Meditación sobre el auge y la decadencia de la Compañía de Jesús …

 Ciencia  No Responses »
ago 032014
 

Venezuela se suma hoy al ciclo de homenajes que en selectos ámbitos del pensamiento y de la cultura se vienen realizando en todo el mundo en los más variados foros, congresos, publicaciones y conferencias sobre la Restauración de la Compañía de Jesús el 7 de agosto de 1814 en la capital de la cristiandad.

Sin lugar a dudas hay encrucijadas que parecen imaginadas para poner a prueba a imaginarios como la tradición, pero también como la corporación que desea pronunciarse a modo de esperanza, a modo de futuro. Ese es el caso de la historia de la Compañía de Jesús y lo trataremos de sintetizar en cuatro grandes hitos.

El primero lo constituye el sueño del fundador. En Iñigo de Loyola se fusionan dos conceptos como son el de viajero y el del peregrino: el esfuerzo humano de la aventura y la psicología del desprendimiento y de la tensión hacia Dios. En última instancia al insertarse en el siglo de los grandes descubrimientos, le hizo sentirse heredero de esa dinámica de sueños, temores y entregas aprendidas en los ejercicios espirituales; y así todos esos compromisos personales estimularon sus iniciativas, le impulsaron a luchar contra el conformismo y propiciaron en él la búsqueda de soluciones originales para problemas inéditos. El camino hacia lo desconocido le obligó a mirar siempre hacia delante y a buscar distinguirse en todas sus acciones.

El segundo hito se refiere a la corporación por él fundada. Dos acciones imprevistas trazarían la historia del éxito de la naciente corporación religiosa y la identificarían con los ideales de los Estados nacionales y con los nuevos espacios del deseo de una sociedad totalmente nueva: las empresas misioneras en los nuevos mundos y el asumir la educación como factor trascendental de cambio.

El embrujo de la “Misión” (1)  los dotó de energías y proyectos ilusorios encuadrados todos ellos en lo que Alfonso Alfaro denomina la cuaterna paradójica. En primer lugar, el compromiso adquirido en la interioridad de la experiencia religiosa. En segundo término, la obediencia que suponía una total disponibilidad de sus personas para la misión y la adquisición de un espíritu de cuerpo, todo lo cual implicaba una sintonía con los ideales de la Orden así como también con los mandatos de los superiores. Como tercer requisito se buscaba una preparación “élite” que facultaba al jesuita para hacer frente a situaciones sin precedentes y sin posibilidad de consulta y deliberación ya que en medio de tantas encrucijadas había que aportar soluciones a retos inesperados. Y finalmente la adaptación, que debía aprender las reglas del juego ajenas, penetrar lo más profundamente posible en el laberinto de imágenes y símbolos desconocidos y de esta forma tratar de precisar lo que divide para poder acentuar lo que une. (2)

Por otro lado, a través de la educación emprendieron los ignacianos el camino de la nueva ciencia y por ello se convirtieron en miembros activos de la República de las letras, de las artes y de las ciencias e hicieron acto de presencia como una empresa de “capitalización intelectual” y de organización institucional, conducida a escala internacional. (3)

El aporte de los seguidores del hombre de Loyola al Renacimiento se centra en el gran reto que suponía crear “el deber de la inteligencia” (4), que consistía en enseñar y en crear ciencia. El descubrimiento del “capital humano” prendió como fuego en las nuevas sociedades renacentistas y de esa forma legitimó su demanda.

En efecto, la disponibilidad del jesuita de los siglos XVI, XVII y XVIII para participar e integrarse en todos los frentes de la ciencia y la cultura hizo que dejaran honda huella en la historia de las gentes. Pero como anota Rafael Olaechea: “Huellas y efectos que causaban, por igual, la admiración y el odio, la oposición y el respeto, la reticencia, la apología o la calumnia (pero nunca la indiferencia) como jamás los ha producido ninguna agrupación católica, al igual que tampoco ninguna ha recibido tantos ataques por parte de los adversarios de la Iglesia católica, ni ha conocido en el interior de ésta tantos sinsabores y humillaciones, incluida la mayor de todas: su supresión en 1773” (5).

En el caso del continente colombino, la acción de los seguidores de Ignacio de Loyola en la educación de las juventudes americanas, su influjo en la formación del pensamiento criollo, su cooperación a la gestación de economías creativas y abiertas, su inserción en la historia de los pueblos aborígenes esparcidos en las que se consideraron zonas marginales de las tierras descubiertas por Colón, su inspiración para plasmar en el arte un barroco criollizado y su ingente producción científica y literaria sobre un mundo nuevo en hombres y libertad, consagran y definen el aporte de la Orden de Ignacio de Loyola a la biografía de este gran Continente.

Y con respecto a las Misiones del Paraguay el escritor judío Fritz Hochwälder (6) plantea que el fin de la utopía nunca puede ser previsto. El núcleo del escritor vienés gira en torno al establecimiento de la justicia y la paz en la tierra.

“La verdad y la paz no son nada si no se encarnan; pero, tan pronto como lo hacen, se ven perseguidas y tienen que refugiarse en el desierto. El hombre aspira sin cesar al reinado de la justicia, pero desde el momento en que éste se perfila en el horizonte, tiene que sacar la espada para defenderlo; entonces la mística, al convertirse en política, se degrada y reniega de sí misma”. (7)

Con el tercer hito nos asomamos a los horizontes que generaron las festividades que hoy celebramos: la muerte y resurrección de la Compañía de Jesús. Dos sentencias de muerte creyeron poner fin a la obra de Ignacio de Loyola.

La primera fue civil y la decretó el absolutismo borbónico al condenar a la pena máxima a la orden fundada por el más universal de los vascos en 1540, pues, deseaba reiterar al mundo que el poder absoluto era incompatible con otros poderes que pudieran socavar los principios sagrados del Estado.

De este modo, a partir de 1759 hasta 1768, los tres grandes océanos serían testigos asombrados del trasiego de centares de hombres, considerados por los funcionarios que los expatriaban como “mercancía no deseada y sin gran valor”, que habían levantado una de las empresas trasnacionales más admiradas en Asia, África, América y Europa.

En el caso de Hispanoamérica el historiador sueco Magnus Mörner conceptualizará: “La expulsión de los jesuitas de la América portuguesa en 1759 y de la América española en 1767 fueron medidas oficiales que sacudieron profundamente la sociedad colonial. Es difícil encontrar otro suceso de la misma magnitud en el curso de la historia de Latinoamérica entre la conquista y la independencia.” (8)

La segunda carta de defunción fue eclesiástica y la firmó en 1773 la máxima autoridad de la Iglesia católica y significaba el entierro definitivo de la institución jesuítica y su consiguiente erradicación de la memoria de sus historias civiles y eclesiásticas.

El 21 de julio de 1773 Clemente XIV sentenció a muerte legal a 22.847 jesuitas (9) dispersos por todo el mundo. De esta formala máxima autoridad de la iglesia católica les expoliaba los bienes materiales y les sentenciaba a pérdida de su identidad religiosa. En verdad sepultaron a la Compañía de Jesús pero no pudieron sepultar ni a sus hombres ni a la cultura jesuítica.

Sin embargo, aquellos proscritos expatriados en los Estados Pontificios se constituyeron el “centro más denso de todo el americanismo europeo” (10) y así se construyeron los fundamentos del tránsito de la conciencia criolla al nacionalismo emergente. De esta suerte se abrieron nuevos caminos para la historia natural, la geografía, la historia e incluso para incursionar la filosofía de la historia (11) y así se levantaron las bases para los estudios científicos de las realidades naturales, sociales e históricas de América elaboradas desde el exilio. (12)

En este contexto es curioso verificar que a través de la obra escrita (13) del Precursor de la Independencia de Venezuela, Francisco de Miranda (14), unos doscientos noventa jesuitas colaborarían en las tareas de la emancipación de las nuevas naciones hispanoamericanas. (15)

El cuarto hito se abre a una nueva historia el día 7 de agosto de 1814. Pío VII restituía la carta de ciudadanía eclesiástica a seiscientos (16) sobrevivientes de aquel ejército deexcombatientes que, aunque náufragos, supieron resistir a todas las fuerzas adversas hasta alcanzar las orillas de la restauración.

Y en el caso concreto de los miembros de la Provincia del Nuevo Reino de los doscientos veintiocho que expatrió Carlos III en 1767 de su lar americano únicamente pudieron ver la aurora de la restauración catorce sobrevivientes.

La “Compañía restaurada” se reinsertaba en el mundo occidental fragmentada, acomplejada y con serios problemas para recuperar su identidad y por ello tuvieron que pasar “por una experiencia dolorosa, ansiosa y difícil” (17). Y hasta el presidente de lo que fue aquella república espiritual y cultural de la “Compañía primigenia” se sentía ahora lejano del centro del poder de la cristiandad con su humilde base de operaciones en la Rusia blanca casi como un rehén del imperio ruso.

Y a partir de ese momento se radicalizaría la posición de los regímenes liberales pues su criterio sería la supresión y no la mera expulsión.

Ciertamente, para los pueblos ibéricos serían las cortes de Cádiz las que fijarían la ruta política del liberalismo contra los jesuitas en el mundo hispánico. Como afirma Manuel Revuelta no fue la Compañía de Jesús la que rechazó al liberalismo, “fue más bien el régimen liberal el que sofocó en España, desde el principio, los brotes de una Compañía que ya había renacido en otras partes. De ese modo parecía establecerse la incompatibilidad entre la Compañía y el régimen liberal, en el que no pocos de los jesuitas supervivientes habían puesto su esperanza, pensando que encontrarían la igualdad y la justicia que les había negado Carlos III”. (18) Y a partir de ese momento se radicalizaría la posición de los regímenes liberales pues su criterio sería la supresión y no la mera expulsión.

El siglo XIX lo podemos describir como un largo trayecto histórico en que se dieron cita la añoranza y la fuerza implacable de la persecución.

Es altamente significativo que los seguidores de Ignacio de Loyola tuvieran que esperar 149 años para reingresar a la patria de Bolívar.

En octubre de 1916 regresaban los jesuitas a Caracas tras 149 años de exilio (18) y de esa forma se superaba el dogma cultural de que el destino común del devenir humano es el olvido y se rompía la teoría de la ley del exilio sin retorno y la de la fatalidad que es la historia de las decepciones, que es tan vieja como Homero.

Una meditación final. Es necesario asumir la conciencia de que las historias interpretadas por los vencidos necesitan de una doble lectura: la primera, debe tener el valor de desentrañar de forma crítica las experiencias vitales a la hora de hacer frente a los poderes constituidos bien civiles, bien eclesiásticos; la segunda, debe erigirse en la clave iluminadora para los resucitados a fin de que no regresen a las huellas que les condujeron a la muerte, pues la quiebra de la memoria histórica permite repetir la derrota de los que perdieron la auténtica carta de navegar.

REFERENCIAS

1. Michael Sievernich comprueba que la voz “Misión” corresponde a la primera generación de jesuitas pues recoge el profundo simbolismo que constituyó para los ignacianos empeñados en dar respuestas a los retos globales que les propiciaba el mundo nuevo. Michael Sievernich, “La Misión de la Compañía de Jesús: inculturación y proceso”, en: José Jesús Hernández Palomo y Rodrigo Moreno Jeria (Coord.). La Misión y los jesuitas en la América española, 1566-1767.Sevilla, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Escuela de Estudios Hispano-Americanos, pp. 265-287, 2005. También en el mundo actual tiene vigencia el referente al espacio mítico que levanta la palabra “Misión” pues apunta a una acción mesiánica, a colonización ideológica o espiritual pues es un modo de exploración. Pero también pueden convertirse en modos de peregrinación, formas de prédica e instrumentos transitorios de colonización (Se sugiere ver el texto de Sandra Pinardi. “De misiones”, publicado el Papel Literario de El Nacional el sábado 15 de julio de 2006).

2. Alfonso Alfaro, “Hombres paradójicos”, 16-17.

3. Luce Giard, “Le devoir d’intelligence ou l’insertion des jésuites dans le monde du savoir”, XIII.

4. Luce Giard. “Le devoir d’intelligence ou l’insertion des jésuites dans le monde du savoir”, en: Luce Giard (dir.). Les jésuites à la Renaissance. Système éducatif et production du savoir. Paris, Presses Universitaires de France, 1995) XI-LXXIX.

5. Rafael Olaechea, “Historiografía ignaciana del siglo XVIII”, en: Juan Plazaola (edit.), Ignacio de Loyola y su tiempo. Bilbao, p.66, 1992.

6. Fritz Hochwälder, Das heilige Experiment. Zurich, 1941. Sur la terre comme au ciel. París, 1952.

7. Charles Moeller. Literatura siglo XX y Cristianismo. Madrid, Editorial Gredos, IV, p. 516, 1958.

8. Magnus Morner. The Expulsion of the Jesuitas from Latin America. New York, p. 3, 1965.

9. Ricardo García Villoslada. Manual de Historia de la Compañía de Jesús. Madrid, Compañía Bibliográfica Española S. A, p. 558, 1954.

10. Miguel Batllori. La cultura hispano-italiana de los jesuitas expulsos. Españoles-hispanoamericanos-filipinos. Madrid, Editorial Gredos, p. 590, 1966.

11. Miguel Batllori. “Presencia de España en la Europa del siglo XVIII”. En: Historia de España. Tomo XXXI. La época de la ilustración. Vol., I: El Estado y la cultura, 1759-1808. Madrid, Espasa-Calpe, 1988, XXV. Antonello Gerbi. La disputa del Nuevo Mundo. Historia de una polémica 1750-1900. México, Fondo de Cultura Económica, 1982.

12. Miguel Batllori. La cultura hispano-italiana de los jesuitas expulsos: Españoles-Hispanoamericanos-Filipinos, 1767-1814. Madrid, Gredos, 1966.

13. Francisco de Miranda. Archivo del General Miranda. Caracas, Gobierno Nacional, 1929-1938, 24 vols.

14. José Luis Salcedo-Bastardo. “Miranda, Francisco de”, en:Fundación Polar. Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas, Fundación Polar, III, pp. 173-179, 1997.

15. Archivo del General Miranda, XV, 98-102.

16. William V. Bangert. Historia de la Compañía de Jesús. Santander, Editorial Sal Terrae, p. 526, 1981.

17. Bangert. Historia de la Compañía de Jesús, 523.

18. Manuel Revuelta, “Las Cortes de Cádiz y los jesuitas: encrucijada entre la Antigua y la Nueva Compañía”, en: Martínez Millán, José, Henar Pizarro Llorente, Esther Jiménez Pablo (coord.), Los Jesuitas. Religión, Política y Educación (Siglos XVI-XVIII). Madrid, Universidad Comillas, III (2012)1859-1906.

19. José del Rey Fajardo. La biografía de un exilio (1767-1916). Los jesuitas en Venezuela: siglo y medio de ausencia.Caracas, Universidad Católica Andrés Bello, 2014. 

 

 

Article source: http://enoriente.com/canales/yvn/38569-meditaci%C3%B3n-sobre-el-auge-y-la-decadencia-de-la-compa%C3%B1%C3%ADa-de-jes%C3%BAs-a-la-luz-del-exilio

Share

Mikel Martínez : «Es difícil que la industria invierta en una vacuna …

 Ciencia  No Responses »
ago 032014
 

Sábado, 2 de agosto del 2014



«Es difícil que la industria invierta en una vacuna contra el ébola»_MEDIA_1

ALBERT BERTRAN

Mikel Martínez (Pamplona, 1976) es uno de los escasos científicos españoles que han investigado con elementos vivos del virus hemorrágico del Ébola. Lo hizo, entre el 2005 y el 2009, en el Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica de Lyon (Francia), que forma parte de la veintena de centros acreditados en el mundo para manipular virus muy letales vivos. En España no es posible realizar estos estudios.

 

-¿Qué aspecto del ébola investigó?

-Me dediqué a descifrar una de las proteínas del virus, un paso imprescindible para averiguar cómo se multiplica y poder diseñar fármacos que curen la infección, o una vacuna. Nada de eso existe para el ébola.

-¿En qué punto están esas investigaciones?

-Algunas están muy avanzadas. Hay interés científico en descifrar el ébola, y bastantes grupos que lo investigan. En comparación con otros virus que causan muchas más muertes, la cifra de científicos centrados en este virus es importante. Dos compañías farmacéuticas han desarrollado modelos que podrían ser utilizados como tratamiento o como vacuna. Pero no han ido más allá de la fase de experimentación básica y con animales. Falta inversión.

 

-¿No las han probado en personas?

-No. Ese paso exige una inversión enorme. Es difícil que la industria invierta en una vacuna contra el ébola y, hasta cierto punto, es comprensible. Es un virus que aparece en forma de brotes imprevisibles. Nunca se sabe a cuánta gente afectará y solo se puede trazar de forma aproximada la zona en que reaparecerá. ¿Qué mercado tiene el ébola para una compañía farmacéutica?

-Entonces, ¿no habrá solución?

-Podría haberla, si se consiguiera la   participación financiera de los poderes públicos. De otra forma, es complicado que cualquier investigación llegue hasta el final. Y me consta que hay sustancias candidatas a ser utilizadas como vacuna o como tratamiento que funcionarían.

-¿Funcionarían?

-Existen evidencias de que algunas podrían ser efectivas como vacuna preventiva o para proteger a los ya infectados. Pero no tengo claro que esas investigaciones lleguen a completarse. La industria, para invertir en algo, tiene que poder estimar cuándo y a cuánta gente podrá vender un producto. Con el ébola no es posible saber nada de eso.

-¿Nunca se ha ensayado en humanos alguna de esas sustancias?

-Una vez. Un científico de Alemania se inoculó en el 2009 una cepa vírica del Ébola cultivada in vitro, y posteriormente se administró un modelo candidato a vacuna. Le fue bien. No se sabe si de haberse contagiado en otras circunstancias hubiera desarrollado la enfermedad.

-¿Porqué sería tan caro estudiar en personas un remedio para el ébola?

-Esos estudios siempre son complejos y muy costosos. Exigen crear tres grupos de individuos a estudiar: en uno pruebas que el fármaco sea seguro, que no cause problemas imprevistos; después, lo administras a personas susceptibles de sufrir la infección, lo que en este caso implicaría saber dónde se va a producir un brote. Y finalmente se da infectados. Con el ébola, esto es dificilísimo.

SEnDSolo existen una veintena de centros autorizados para estudiar el ébola.

-Investigar virus vivos muy letales, sea del Ébola, el Marburg o el de Lasa, entre otros, exige disponer de laboratorios con instalaciones muy costosas, y caras de mantener. Hay una veintena, situados en Francia, Alemania, Gran Bretaña, Suecia, Suiza, EEUU y Canadá. Cualquier experimento allí requiere más tiempo del habitual. El personal ha de pasar controles médicos periódicos y debe recibir formación específica.

-¿Ninguno de esos virus peligrosos que cita tienen remedio médico?

-El virus de Lasa es el único que tiene tratamiento: es la rivabirina, el mismo fármaco que trata la hepatitis C.

-¿Qué evolución espera para el brote que ahora afecta a Sierra Leona, Guinea, Liberia y Nigeria?

-Se acabará controlando, pero no sé cuándo. Hay factores desconocidos: ¿Por qué ha surgido en el oeste de África, y no en el este, como otras veces? ¿Por qué ha alcanzado estas dimensiones? Ya van 730 muertos, una cifra alta en el caso del ébola, aunque muy baja si se compara con las que a diario causan la malaria o la tuberculosis, por ejemplo.

-¿El reservorio del ébola es un murciélago, como se ha dicho?

-Es un misterio. Nunca se ha conseguido aislar el virus en un murciélago de la fruta, pero existen evidencias que indican que ese animal es el portador y lo transmite a primates o a las personas, aunque él no sufre la infección. Pero para tener la prueba, habría que coger a uno de esos murciélagos y aislar en él el virus.

-¿Y con qué virus vivos investigan?

-Con los obtenidos de los enfermos.

-¿Existe riesgo de que el virus del Ébola llegue a Occidente?

-Muy bajo. Hasta ahora, no ha habido ningún caso y si se identificara alguno, se podría controlar de inmediato.

-¿Por qué está tan seguro?

-Porque las condiciones sanitarias y económicas de cualquier país occidental son muy diferentes de las de África. Si allí una infección de ébola mata a cerca del 90% de contagiados, en Europa esa mortalidad sería inferior.

-¿Siendo el mismo virus?

-Sí. Las muertes en África suceden, muchas veces, por la imposibilidad de aplicar los cuidados necesarios. Aquí, a un eventual enfermo se le aplicarían medidas de soporte vital, se le controlarían los fluidos [sangre y demás], recibiría fármacos vasoactivos, tendría control del equilibrio de los líquidos del cuerpo, se vigilaría que no entrara en estado de choque… estaría en una unidad de cuidados intensivos. Aquí, un contagio de ébola sería grave, pero mucho menos que en África.

-¿El control implica al entorno?

-Claro. Familiares, amigos, personas con las que el enfermo hubiera estado en contacto. Así se ha de actuar también en África.

-Una misión complicada…

-Cada vez más, a medida que aumenta el número de muertos. Pero así es cómo se acabará controlando. No es lo mismo estudiar a amigos, compañeros y familiares de 50 o 100 enfermos, que hacerlo con los 730 que han fallecido hasta ahora. Y de cuatro países. El objetivo es difícil, pero se hará.

Article source: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/mikel-martinez-dificil-que-industria-invierta-una-vacuna-contra-ebola-3426155

Share

Las áreas de hematología y vacunas de La Fe de Valencia se …

 Ciencia  No Responses »
ago 032014
 

Las áreas de hematología y vacunas del Hospital Universitari i Politècnic La Fe se han incluido en la red ‘Inspire’ Investigator Networks, Site Partnerships and Infrastructure for Research Excellence, tras superar un estricto proceso impuesto por la compañía biomédica Pfizer, y demostrar su productividad y eficacia en la investigación y desarrollo de fármacos.

Las áreas de hematología y vacunas de La Fe de Valencia se incluyen en la red Inspire por su productividad y eficacia

Así lo ha informado la Generalitat en un comunicado, en el que ha destacado que el reconocimiento como ‘Inspire Site’ sitúa al centro valenciano entre un selecto grupo de organizaciones repartidas por todo el mundo pues la red Inspire está formada por unos 140 centros en todo el mundo, de los que sólo siete están en España.

El proceso de identificación de estos centros singulares es muy selectivo y supone un reconocimiento a la calidad de la investigación que desarrollan. Además, según sus responsables, esta red “permite desarrollar los mejores medicamentos para los pacientes y conseguir una sociedad más saludable”.

A pesar de que el reconocimiento como centro de excelencia ‘Inspire Site’ se ha centrado en las áreas de Hematología y Vacunas, desde la entidad ya se ha instado a seguir trabajando para poder ampliarla a otras disciplinas.

En la inclusión del Hospital Universitari i Politècnic La Fe se ha valorado que, desde su creación en 1968, ha sido un centro singular en España en atención sanitaria e investigación biomédica, pues contó casi desde sus inicios (1973) con un Centro de Investigación asociado al hospital y una plantilla de investigadores propia, con dedicación exclusiva a la investigación.

Así, a lo largo de los años, la investigación biomédica desarrollada en torno al Hospital ha ido consolidándose progresivamente, y al tiempo estrechando su conexión con la actividad clínico-asistencial y ya en 2009 recibió la acreditación como Instituto de Investigación Sanitaria por parte del Ministerio de Ciencia e Innovación y este mismo año ha conseguido la reacreditación, tras superar un exhaustivo proceso de evaluación y auditorías, “lo que avala su trayectoria de excelencia en la gestión integral de la investigación biomédica”.

Paralelamente, Pfizer ha reconocido también la labor de formación acreditada impartida por el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe en Buenas Prácticas Clínicas, lo que ha permitido su inclusión en la red TransCelerate, una entidad creada para acelerar el desarrollo de nuevos medicamentos y que busca mejorar la eficiencia en la gestión y desarrollo de los ensayos clínicos.

Unidad de investigación clínica y actividad biológica

Dentro de las líneas estratégicas del IIS La Fe destaca potenciar la Investigación Clínica. En este sentido, el pasado año se puso en marcha la Unidad de Investigación Clínica y Actividad Biológica (UICAB), un espacio integrado en el Hospital que cuenta con personal especializado para llevar a cabo eficientemente ensayos clínicos bajo los estándares de calidad reconocidos internacionalmente.

Así, el IIS La Fe mantiene activos cerca de 610 estudios clínicos, principalmente en las áreas de oncología, medicina digestiva, neurología y hematología y hemoterapia.

Además, el Hospital La Fe también ha sido acreditado recientemente por el consorcio Innovative Terapies for Children with Cancer (ITCC) como centro coordinador para los ensayos clínicos internacionales de cáncer en niños que se llevan a cabo en España. Esta entidad aglutina a los centros europeos líderes en investigación de nuevos fármacos en oncología pediátrica y fue creado en 2003 con el fin de promover la investigación y potenciar los ensayos clínicos.

Por su parte, la iniciativa ‘Inspire Program’ busca identificar centros de excelencia preferentes para realizar los ensayos clínicos y desarrollar nuevas moléculas, estableciendo un vínculo próximo con ellos y ofreciéndoles soporte desde el punto de vista de calidad y desarrollo.

Consulta aquí más noticias de Valencia.

Article source: http://www.20minutos.es/noticia/2208729/0/areas-hematologia-vacunas-fe-valencia-se-incluyen-red-inspire-por-su-productividad-eficacia/

Share

Francia finaliza la investigación sobre el terreno del vuelo AH5017

 Ciencia  No Responses »
ago 032014
 


EFE / EP

La Gendarmería francesa dio este fin de semana por finalizada la investigación sobre el terreno del vuelo de Air Algérie que se estrelló el pasado 24 de julio en el este de Mali, en la que se incluyen las operaciones de recogida de restos humanos para su posterior identificación.

Según indicó el diario “Le Journal du Dimanche” (JDD), se han recogido más de 1.200 restos, de los que 146 muestras llegaron el pasado viernes a París.

El equipo de la unidad nacional de identificación de víctimas de catástrofes, compuesto por 11 gendarmes y cuatro agentes de la Policía Científica, acudió a Mali dos días después del siniestro para recuperar todos aquellos elementos que pudieran facilitar el reconocimiento de las víctimas.

En el avión, que cubría un vuelo de Air Algérie entre Uagadugu y Argel operado por la compañía española Swiftair, viajaban 116 personas de 15 nacionalidades, incluidos 54 franceses y los seis españoles integrantes de la tripulación.

Las autoridades francesas habían sostenido hasta ahora que en el aparato iban 118 personas, un error que se debía a la cifra total inscrita en la lista de pasajeros facilitada por la aerolínea argelina.

No obstante, según explicó ayer el general Gilbert Diendéré, jefe de la célula de crisis, se ha comprobado que uno de los viajeros, enfermo, anuló su viaje, y que la otra persona, empleada de Air Algérie, finalmente no embarcó.

Los expertos que trabajaron sobre el lugar no vieron más que “cuerpos profundamente fragmentados” y no identificables “con las medidas habituales de la medicina legal”, por lo que la esperanza está puesta en el análisis del ADN, explica en JDD el coronel Touron, del Instituto de Investigación Criminal de la Gendarmería (IRCGN).

El limitado perímetro en el que se han hallado restos materiales, de unas nueve hectáreas, y el tamaño de los mismos, sugieren que el aparato cayó contra el suelo a gran velocidad y prácticamente en vertical.

En la investigación colabora también un conjunto de expertos instalado en el departamento francés de Seine-Saint Denis, centrado en la recopilación de información sobre los desaparecidos, desde la ropa que llevaban el día del accidente hasta su historial médico.

La última etapa consistirá en comparar los datos sobre el terreno con los facilitados por los familiares, algo que tanto los expertos franceses como los argelinos calculan que podría durar semanas, meses “e incluso años”.

Regresan a casa los investigadores españoles

Un total de cinco agentes de la Policía Científica, desplazados a Malí para investigar el siniestro del avión de Swiftair que se estrelló el pasado 24 de julio en el sureste de dicho país, regresan este domingo a España en dos aviones del Ejército del Aire. Su vuelta responde a la decisión de la gendarmería francesa de dar por concluida la investigación sobre el terreno.

En el primero de los vuelos, el equipo ha viajado de Gao –la ciudad más próxima al lugar del accidente– a la capital de Malí, Bamako, en un T-21 del Destacamento Marfil que tiene su base en Dakar (Senegal). Posteriormente, un segundo avión, un Falcon 900 que ha partido de la base de Torrejón por la mañana, ha recogido a los policías en Bamako para devolverlos a España.

El T-21 del Destacamento Marfil volverá ahora a su base de Dakar después de haber sido desplegado temporalmente en Bamako (con autorización del Gobierno de España) para colaborar en el transporte de personal y material entre la capital y Gao durante los trabajos de identificación de las víctimas del accidente de Swiftair, investigación de las causas del siniestro y recuperación de restos.

Article source: http://www.lne.es/internacional/2014/08/03/francia-finaliza-investigacion-terreno-vuelo/1623799.html

Share

El Samsung Galaxy S5 Mini llega a España por 449 euros

 Ciencia  No Responses »
ago 032014
 

EP
El Samsung Galaxy S5 Mini ha llegado a las tiendas de toda España por un precio de 449 euros, según ha anunciado la compañía.

La versión compacta del último gran ‘smartphone’ de la empresa surcoreana se podrá encontrar en los mismos cuatro colores en los que está disponible el Galaxy S5: negro, blanco, azul y dorado. El hermano pequeño del Galaxy S5 tiene una pantalla Super AMOLED de 4,5 pulgadas con resolución de 720 por 1.280 píxeles y sus dimensiones son de 131,1 por 64,8 por 9,1 milímetros.

El terminal pesa 120 gramos, integra un procesador de cuatro núcleos a 1.4GHz. Su capacidad interna es de 15GB de RAM ampliables a 64GB mediante tarjeta microUSB y su RAM es de 1,5GB.

La cámara trasera tiene un sensor de 8 megapíxeles con flash LED y la delantera es de 2,1 megapíxeles. Cuenta con conexión LTE, Wi-Fi, Bluetooth 4.0, NFC, GPS y se ejecuta con el sistema operativo Android 4.4.2.

Se trata de un dispositivo que “incorpora las últimas aplicaciones y herramientas que permiten a los usuarios mantenerse en forma y cuidar de su salud y sacarle el máximo partido tanto a nivel personal como profesional”, dicen desde Samsung.

Al igual que su hermano mayor, el Samsung Galaxy S5 Mini cuenta con la certificación IP67, lo que quiere decir que es resistente al agua y al polvo. Incorpora también el acelerómetro, el sensor de huellas dactilares, giroscopio, pulsómetro y la aplicación de salud S Health.

Article source: http://www.lagacetadesalamanca.es/tecnologia/2014/07/31/samsung-galaxy-s5-mini-llega-espana-449-euros/123983.html

Share
 Posted by at 4:53 pm

El manuscrito de Elkano y la derrota cultural vasca en la Historia …

 Ciencia  No Responses »
ago 032014
 

“lo que en mas avemos de estimar y tener es que hemos descubierto e rredondeado toda la redondez del mundo, yendo por el occidente e veniendo por el oriente…”. Así escribe Juan Sebastián Elkano como corolario de la carta manuscrita remitida al emperador Carlos V que resume la gran epopeya de su circunnavegación, cuando arriba a Sanlúcar de Barrameda el 6 de septiembre de 1522. La subasta de este documento el pasado 2 de julio en Madrid ha generado una polémica que incluso ha trascendido a la prensa de aquella ciudad. Ha sido adquirido por el Ministerio de Cultura y el Archivo de Indias, en aplicación del derecho de tanteo, por una cantidad ínfima, muy inferior al precio de salida establecido por la casa de subastas Abalarte. Esta devaluación ha sido resultado de la maniobra emprendida por dicho Ministerio, que, previo a la puja, remitió por fax un informe que expresa que se trata de “un documento no original, no autógrafo, no manuscrito por Elcano”.

Más allá de la polémica, cabe señalar que, según sepamos, ninguna institución pública (comenzando por el Gobierno Vasco y la Diputación de Gipuzkoa, y terminando por el Ayuntamiento de Getaria, villa natal del ilustre marino), ni académica vasca se ha personado en la subasta, a pesar del conocimiento de la misma a todos los niveles. Esta omisión es, en nuestra opinión, un reflejo del escaso aprecio que sentimos por una parte de nuestro pasado y, por tanto, de muchos de sus protagonistas. Unos personajes, como Juan Sebastian Elkano, que tuvieron un directo y consciente protagonismo en la construcción del mundo moderno, que se caracterizó por su apertura al marco atlántico y transoceánico, superando los estrechos límites del Mediterráneo, considerado por la cosmovisión medieval como el mar central del mundo. Una baja estima y, en ocasiones desprecio, por una época crucial, tanto para la historia vasca como desde el punto de vista de la fundamental aportación vasca a la Historia Universal, que no podemos calificar de otra manera que derrota cultural.

En lo que al documento subastado se refiere, su existencia era de público conocimiento, por haber sido publicado su traducción italiana ya en 1892 en Roma. Posteriormente, traducido al castellano, fue nuevamente publicado en 1920 en Santiago de Chile. Un análisis rápido del manuscrito sugiere que es el resultado de la agregación de dos cartas remitidas por Elkano al emperador, de contenido y datación diferentes, copiadas y redactadas en un único manuscrito “a renglón seguido” por un copista. La caligrafía corresponde a letra procesal de la época.

En cuanto al menosprecio o desinterés por nuestra historia, no podemos calificar de otro modo que de “derrota cultural”. Un rechazo por nuestra historia generada por la política de construcción estatal emprendida por el conservador Cánovas del Castillo allá por la segunda mitad del siglo XIX. Cánovas, además de ser el político que culminó la transformación de la monarquía española en un estado-nación unitario, es el padre de la Historia Nacional de España. Su labor de historiador tenía por objetivo la legitimación de la instauración en 1874 del Estado unitario regido por el régimen de monarquía constitucional de los Borbón. Cánovas forjó la visión pesimista del pasado de España como una de las principales bases justificativas del régimen de la Restauración, que se mostraba como la mejor solución frente a una secular desastrosa historia. Esta interpretación adquirió carta de naturaleza mediante la redacción de la historia nacional y oficial de España, auspiciada por el propio Cánovas.

Elkano y otra multitud de personajes históricos vascos apenas tenían cabida en esta interpretación decadentista de la historia, siendo muchos relegados al olvido y a la amnesia permanentes, y otros, caso de Elkano, minusvalorados. Cánovas escribió que Elkano fue “…modesto maestre, más práctico que científico y antes que capitán aventurero…”; un semblante diametralmente opuesto a la talla del personaje que aparece reflejada en documentos como el que se ha subastado en Madrid.

Con este ninguneo de las aportaciones de vascos como Elkano a la historia universal, aspiraba a otro objetivo político: la supresión de los fueros vasco-navarros, que Cánovas culminó con la ley de abolición foral de 1876. Con la abolición foral, los territorios vasco-navarros, transformados en meras regiones de un Estado unitario, vieron minusvalorado y negado su esfuerzo de cuatro siglos en pos del progreso económico, social y político, dentro, no había otro medio, del marco de un imperio universal, que en contrapartida contribuyeron a construir y mantener. Por supuesto, en este proceso de cambio las aportaciones a la estructura imperial de las viejas instituciones vascas, se debían desterrar de la nueva Historia Nacional de España, por ser una historia muy molesta y peligrosa.

Estos puntos de vista, cuando menos presentistas, de la historia constituyen para nuestro pueblo una verdadera derrota cultural. Son los responsables de que se hayan cuestionado diversos proyectos de desarrollo basados en nuestra rica historia marítima. Constituye un caso paradigmático de esta situación el Plan Estratégico Elkano-Magallanes 500, en su tiempo aprobado por unanimidad por el Ayuntamiento de Getaria, y que al presente se halla en dique seco, sin calafatear, afectado de la “broma” y encallado. De haber progresado el derrotero establecido por este Plan, presumiblemente, hubiera podido ser otro el desenlace de la subasta del documento, poniendo coto al irreversible proceso de dispersión y pérdida de unidades y fondos documentales vinculados con Elkano, iniciado desde el siglo XIX.

Es imperiosa la necesidad de realizar un análisis académico y objetivo de la época de Elkano y de su contexto histórico real, basado en fuentes documentales originales y no en visiones ideológicamente prefijadas y mediatizadas para trazar, dictar y ejecutar determinados discursos históricos sobre Elkano desde el presente.

Es ineludible reconstruir y explicar la vida en la sociedad europea y vasca dentro del universo conceptual y trascendental del pasado, para ubicar, aprehender y entender en su justa dimensión la genialidad vasca en figuras históricas como Elkano, Urdaneta, Iñigo de Loiola, etc. Los análisis de nuestros personajes históricos tampoco deberían estar desvinculados de un conocimiento preciso y riguroso de la historia y geografía clásicas, tal como eran entendidas en aquella época, de la cosmovisión existencial y de aquella percepción cualitativa del hecho espacial y temporal sagrados tan inherente a la época de las grandes navegaciones y descubrimientos del Renacimiento. Este matiz de sentido atemporal, que se soslaya a menudo por imperceptible en el presente mundo literal y lineal, no es baladí para comprender las relaciones entre las diferentes formas y comportamientos culturales y espirituales de aquel mundo Atlántico.

En resumen, para hacer realidad un sentimiento, más allá de su teatralización y mediatización, es esencial conocer, vivenciar y también creer en la hazaña de nuestro personaje histórico y poner en valor su genial aportación a la Historia Universal. No hacerlo así conduce a la ruptura con la memoria histórica y a su reduccionismo solapado. Sería loable que fuésemos capaces de superar este proceder que nos conduce a la dispersión y despersonalización histórica generalizada, a fin de no continuar percibiendo lo que definimos como derrota cultural. Anhelamos proyectar un claro mensaje positivo a la sociedad vasca: el Quinto Centenario de la Vuelta al Mundo (2019-2022) constituye una oportunidad única para que todas instituciones y personalidades de gobierno, universitarias, académicas y de investigación, adquiramos un compromiso de país y una visión de largo recorrido que nos permita volver al origen, a la centralidad y objetividad, y podamos reivindicar nuestra Historia con mayúsculas.

Article source: http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2014/08/03/sociedad/el-manuscrito-de-elkano-y-la-derrota-cultural-vasca-en-la-historia-universal

Share

Valoración bibliográfica del Padre José del Rey Fajardo, sj

 Ciencia  No Responses »
ago 032014
 

Introducción

Cuando el padre Barnola, el año 1974, prologaba la Bio-bibliografía de los jesuitas en la Venezuela colonial, título tercero en el trayecto fundacional de estudios del padre José del Rey Fajardo, aun estando seguro del futuro promisorio que le esperaba a su compañero de religión, no imaginaba, sin embargo, que esas mismas palabras calzarían como las más perfectas para evaluar lo que sería, cuarenta años después, el saldo luminoso de ciencia y saber del estudioso jesuita:

En pocos años la encomiable dedicación a la labor de investigación en la historia de nuestro pasado colonial, el padre José del Rey, S.J., ha alcanzado merecido nombre y aplauso entre quienes trajinan por igual vía, y cuantos se interesan por conocer los orígenes culturales de aquéllas dilatadas provincias que, incorporadas un día en un todo político, vinieron a constituir el país que luego sería la República de Venezuela.

Cumpliendo con puntualidad cada una de las metas de su proyecto personal de investigación (y, posiblemente, siendo en ello el último de los maestros modélicos en la ejecución rectilínea y coherente de un empeño de investigación que se dilata en el tiempo con saldos desarrollados y ascendentes), el padre Del Rey puede decir hoy, año 2014, que su tarea fue un constante y disciplinado esfuerzo por ver realizada una única y potente intención de estudio: la historia cultural de los jesuitas en Venezuela, con énfasis en el período hispánico o colonial (tiempo nutricio de fundación y el momento en donde se echarían las bases de todo lo que después desarrollaría la Compañía de Jesús en el país). Desde el comienzo, el empeño sería comprendido no tanto desde los estrechos límites de nacionalidades que nunca estuvieron claras en el tiempo que estudia, sino desde la propia realidad organizativa de la Compañía en la América Hispana y que reunía en la Provincia del Nuevo Reino de Granada, tanto a Venezuela como a Colombia, pero también a Ecuador, Panamá y Santo Domingo. Esta precisión viene a explicar la amplitud, radio de acción y complejidad investigativa del proyecto de estudio histórico del padre.

Otra consideración capital es la que nos hace sensibles a la naturaleza disciplinaria de la investigación. Como investigador profesional comprende el padre la imposibilidad de evaluar, sin caer en artificios y sin arribar a resultados incorrectos, la historia de los jesuitas en Venezuela desde el ángulo aislado de una sola parcela de estudio. Al contrario, su andadura será una que estará llamada por múltiples intereses y condicionada inteligentemente por las mismas artes y ciencias que recorrieron los padres jesuitas en la fundación misional y educativa. De esta suerte, historiografía, lingüística, etnografía, geografía, bibliografía y archivística, entre otras, se conciertan para lograr descripciones y análisis de sólido aporte para el conocimiento del pasado del país en la dimensión plural del estudio. Nadie crea, en esta dirección, que la materia de investigación es una de impacto parcial o focalizado para el conocimiento del pasado; al contrario, en todo momento se estudia la materia jesuítica y su implicación estrecha con el curso de la historia, lengua y cultura de Venezuela.

Su monumental obra Los jesuitas en Venezuela podría ilustrar lo que ha sido y es el esquema de investigación proyectado y cumplido por el padre Del Rey y podría servir de modelo de lo que llega a ser el estudio erudito llevado con sistema y sentido. Los seis tomos que lo componen resumen, además, la complejidad temática de esta área de la historiografía reconstructiva. Los seis volúmenes que la integran ofrecen el cuadro estructural de una investigación que quiera, por partes iguales, ser documento erudito y nutricio de alto alcance y análisis de saldos de permanencia e inserción cultural. Así, irá presentando como cierre de intereses de estudio que tienen sus mejores adelantos desde los años cincuenta, cuando comienzan a aparecer sus primeros artículos (principalmente, en SIC y en Revista Javeriana), con una regularidad imperturbable, las más de cuatro mil páginas que la conforman, en los seis estudios que, sin dejar de ser independientes (y esto se traduce en una fortaleza más del resultado), edifican el cuerpo de esta historia jesuítica de la cultura venezolana. Las estaciones del recorrido determinan, en sentido pleno, el basamento del ambicioso y logrado esquema de la obra: “Las fuentes”, “Los hombres”, “La tierra”, “El indígena”, “Las misiones” y “Los colegios”. Están señalados con profusión de hallazgos los temas centrales que vienen desde los orígenes de las tareas de estudio de Del Rey y que se proyectan en todas direcciones a todos los ámbitos de exploración e interpretación que han ocupado a este disciplinado e inusual estudioso. Si pudiéramos traducir a otro lenguaje lo que esta obra significa, podríamos indicar que ella alcanza a ser una historia de la historiografía jesuítica en Venezuela y, en igualdad de contenidos y metas logradas, una historia de la referencia y la documentación, una historia de la antropológica, una historia geográfica y misional, una historia de la lingüística y, en definitiva, una de la educación, las humanidades y la cultura toda sobre la acción de la Compañía de Jesús en el país. Cada una de estas áreas de investigación son, en definitiva, las que ha transitado el jesuita y las que han cautivado su constante y sólida vocación de estudio. De esta suerte, José del Rey Fajardo sería, en consecuencia, un historiador de la historiografía, de la lingüística, de la antropología, de la bibliografía, de la geografía, de la educación, de las humanidades y de la cultura en Venezuela.

Enfoquemos la mirada sobre el trayecto lingüístico en la producción de este prodigioso investigador. No es casual que la entrada del padre José del Rey Fajardo a estos estudios haya sido con un título que hace historia en estas parcelas del conocimiento lingüístico: Aportes jesuíticos a la filología colonial venezolana (1971); promedio virtuoso de la lingüística indígena, de los estudios coloniales y de la investigación jesuítica venezolana, tres de los motivos de investigación largamente venerados por el autor. En otra consideración, este estudio maestro creará una auténtica escuela de investigaciones sobre la ciencia colonial indigenista obra de misioneros obligado a la tarea etnolingüística en razón del cumplimiento de la tarea evangelizadora. Para Venezuela, la influencia de José del Rey se percibirá en obras que él inspiró, propició o editó  y que tenían por finalidad revisar y reconstruir los aportes de otras órdenes religiosas (la revista Montalbán, que él creó y dirigió, vendría a convertirse en la fuente auspiciadora de investigaciones indigenistas de primer rango, divulgadas en ediciones separatas que poblaron las bibliotecas nacionales y extranjeras con lo mejor de los estudios indigenistas venezolanos del siglo pasado, obras que siguen siendo piezas de impostergable evaluación). Efectivamente, la sección de los Aportes jesuíticos titulada “Breve síntesis de la historia de la filología indígena elaborada por los Jesuitas” se constituye en paradigma para el estudio de la filología misionera colonial que, muy pronto, fue continuado en investigaciones eruditas sobre el resto de las órdenes religiosas que misionaron en la Venezuela colonial. Publicadas en su mayoría por la Universidad Católica Andrés Bello y bajo la tutela de nuestro autor, serían estos sus títulos: 1) Los Agustinos y las lenguas indígenas venezolanas (1979), de Fernando Campo del Pozo; 2) Labor Franciscana: I. Promoción indígena (1979), de Odilo Gómez Parente; 3) Lingüística indígena venezolana y los misioneros Capuchinos(1981), de Buenaventura de Carrocera. Otros autores vinieron muy pronto a hacer muy consecuente estos estudios. Entre ellos, habría que mencionar a J. A. Ramos Martínez y Cayetano de Carrocera con las Memorias para la historia de Cumaná y Nueva Andalucía (1980), en donde se dedica un capítulo a las producciones antiguas sobre lenguas indígenas de la región historiada, y a Fernando Arellano S.J. con su erudito y monumental trabajo: Una introducción a la Venezuela Prehispánica. Culturas de las naciones indígenas venezolanas (1986).

El repertorio bibliográfico que hoy por primera vez se hace público permitirá seguir las diversas rutas que ha ido consolidando el trabajo de este sabio investigador. Quiere, en definitiva, además de orientar a los interesados en los aportes del padre Del Rey a la cultura del país y al conocimiento de lo que en ella representan los hijos de San Ignacio, servir de constatación de cuánto puede fructificar una vocación de estudio desplegada con sistema y sin flaquezas. También, lo que significa la reunión de métodos profesionales con la pasión del moderno erudito en función de duraderas contribuciones al saber historiográfico nacional y continental. En cierta forma, el presente trabajo quiere entenderse como un primer reconocimiento, vindicativo y gratulatorio.  

Bibliografía

I. Libros

Fuentes para el estudio de las Misiones. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, 1970. (Cuadernos de prosa, 4)

Aportes Jesuíticos a la Filología Colonial Venezolana. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello/ Ministerio de Educación, 1971. (2 vols.)

Bio-bibliografía de los jesuitas en la Venezuela colonial. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, 1974. 590 pp. Prólogo [“Los pasos encontrados…”]: Pedro Pablo Barnola, s.j.

Filósofos y teólogos jesuitas en la Venezuela colonial. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, 1974.

Apuntes para una historia de la cartografía jesuítica en Venezuela. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, 1975.

Misiones jesuíticas en la Orinoquía. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, 1977. Tomo I. Aspectos fundacionales. (Colección Manoa)

La pedagogía jesuítica en la Venezuela hispánica. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1979. 781 pp. (Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, 138)

Los jesuitas y las lenguas indígenas venezolanas. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, 1981.

Fuentes para el estudio de las Misiones jesuíticas en Venezuela 1625-1767). San Cristóbal: Universidad Católica del Táchira, 1988.

La expulsión de los jesuitas de Venezuela (1767-1768). San Cristóbal: Universidad Católica del Táchira, 1990.

La pedagogía jesuítica en Venezuela. San Cristóbal: Universidad Católica del Táchira, 1991. (3 vols.)

Misiones jesuíticas en la Orinoquía (1625-1767). San Cristóbal: Universidad Católica del Táchira, 1992. Homenaje de la Universidad Católica del Táchira a la Compañía de Jesús en el V Centenario del Descubrimiento de América. (2 vols.)

Bio-bibliografía de los jesuitas en la Venezuela colonial. San Cristóbal-Santafé de Bogotá: Universidad Católica del Táchira/ Pontifica Universidad Javeriana, 1995. Segunda Edición.

Hombre, tierra y sociedad. San Cristóbal/Santafé de Bogotá: Universidad Católica del Táchira/ Pontificia Universidad Javeriana, 1996. Tomo I: Topohistoria y resguardo indígena.

Virtud, letras y política en la Mérida colonial. San Cristóbal/Mérida/Santafé de Bogotá: Universidad Católica del Táchira/ Universidad de Los Andes/ Pontifica Universidad Javeriana, 1996. (3 vols.)

Una utopía sofocada: Reducciones jesuíticas en la Orinoquia. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1996. 125 pp. [Discurso de Incorporación como Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia. Discurso de contestación: Rafael Fernández Heres]

Las mentalidades en el Nuevo Reino: La Universidad Javeriana. Tomo II: La Biblioteca en 1767. San Cristóbal/ Santafé de Bogotá: Universidad Católica del Táchira/ Pontifica Universidad Javeriana, 1998. 756 pp.

Las bibliotecas jesuíticas en la Venezuela colonial. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1999. (2 vols.) (Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, 247 y 248).

La biblioteca colonial de la Universidad Javeriana de Bogotá. Santafé de Bogotá/ San Cristóbal: Pontificia Universidad Javeriana/ Universidad Católica del Táchira, 2001. 865 pp.

Catedráticos Jesuitas de la Javeriana colonial. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, 2002. 394 pp.

El aporte de la Javeriana colonial a la cartografía orinoquense. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, 2003. 81 pp.

Virtud y letras en el Maracaibo hispánico. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, 2003. 487 pp.

El Colegio San Francisco Javier en la Mérida colonial. German histórico de la Universidad de los Andes. Mérida: Universidad de Los Andes/ Ediciones del Rectorado, 2003. Presentación: Genry Vargas Contreras. (3 vols. subdivididos en 8 tomos) [En coautoría con Edda O. Samudio A. y Manuel Briceño Jáuregui, s.j.]

Sumario

Volumen I [tomos I y II]: El Colegio de San Francisco Javier en el contexto de la Mérida colonial, por Edda O. Samudio A.

Volumen II [tomos I, II, III y IV]: Biografía del Colegio San Francisco Javier de Mérida (1628-1767), por José del Rey Fajardo.

Volumen III [tomos I y II]: La prelección como elemento metodológico en la enseñanza de las humanidades en el Colegio San Francisco Javier, por Manuel Briceño Jáuregui.

Incluye:

Agudeza y Arte de Ingenio, de Baltazar Gracián, s.j. [“Gracias, entre Barroco y Neoclásico en la Agudeza”, por Ceferino Peralta, s.j.] [Volumen II, tomo IV]

De Institutione Grammatica, de Manuel Álvarez, s.j. [Volumen III, tomo II]

Los jesuitas en Cartagena de Indias 1604-1767. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, 2004. 371 pp.

Entre el deseo y la esperanza: Los Jesuitas en la Caracas colonial. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, 2004. 859 pp.

La “Facultad de Lenguas” en la Javeriana colonial y sus profesores. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, 2004. 207 pp.

Jesuitas, libros y política en el Real Colegio Mayor y Seminario de San Bartolomé. Bogotá: Colegio Mayor de San Bartolomé, 2004. 519 pp.

Un sueño educativo frustrado: Los jesuitas en el Coro colonial. Caracas/Valencia-Venezuela: Universidad Católica Andrés Bello/Universidad Arturo Michelena, 2005. 386 pp.

La enseñanza de las humanidades en los colegios jesuíticos neogranadinos: 1604-1767. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, 2005. 735 pp.

Biblioteca de escritores jesuitas neogranadinos.Bogotá: Editorial Pontificia Universidad Javeriana, 2006. 797 pp.

Los jesuitas en Venezuela. Caracas/ Bogotá/ San Cristóbal: Universidad Católica Andrés Bello/ Pontificia Universidad Javeriana/ Academia Nacional de la Historia/ Fundación Fondo Editorial Simón Rodríguez, 2006-2011. (6 vols.) [Se consignan aquí los datos generales y acumulativos de toda la colección. Sin embargo, cada volumen tiene su temática y sus editores particulares]

Tomo I: Las Fuentes [Caracas/ Bogotá: Universidad Católica Andrés Bello/ Pontificia Universidad Javeriana, 2006. 479 pp.]

Tomo II: Los hombres [Caracas/ Bogotá: Universidad Católica Andrés Bello/ Pontificia Universidad Javeriana, 2006. 608 pp. Anexo: “Léxico de algunos términos peculiares de la Compañía de Jesús que aparecen en los documentos y en los escritos internos”]

Tomo III: Topo-historia [San Cristóbal: Fundación Fondo Editorial Simón Rodríguez/ Lotería del Táchira, 2011. 2 vols.: 404 pp. y 398 pp.]

Tomo IV: Las misiones germen de la nacionalidad [Caracas/ Bogotá: Universidad Católica Andrés Bello/ Pontificia Universidad Javeriana, 2007. 984 pp.] [Enumerado en portada como tomo V]

Tomo V: La república de las letras [Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, 2007. 758 pp.] [Enumerado en portada como tomo VI]

Tomo VI: Nosotros también somos gente. Indios y jesuitas en la Orinoquia [Caracas: Academia Nacional de la Historia, 2011. 697 pp. (Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, 270)]

El mito Schabel. Las antinomias de un jesuita aventurero. Valera: Universidad Valle del Momboy, 2007. 223 pp.

La biblioteca colonial de la Universidad Javeriana comentada. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana/ Archivo Histórico Javeriano, 2008. 756 pp. [Libro colectivo editado junto con Myriam Marín Cortés]

Sevilla y América en la historia de la Compañía de Jesús.  Córdoba: Caja Sur, 2009. 479 pp. [Libro colectivo coordinado junto con José J. Hernández Palomo]

La Universidad Javeriana, intérprete de la “Otredad” indígena (siglos XVII-XVIII). Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, 2009. 190 pp.

Los precursores de la “sociedad del conocimiento” en la Javeriana colonial. Bogotá: Editorial El Búho, 2010. 371 pp.

La Facultad de Lenguas de la Universidad Javeriana colonial y la República de las Letras neogranadinas.Bogotá: Editorial El Búho, 2010. 465 pp.

La respuesta de la Provincia del Nuevo Reino de Granada al reto legado por Ignacio de Loyola a sus seguidores. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, 2011. 58 pp.

La Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Javeriana 1706-1767. Bogotá, Pontificia Universidad Javeriana/ Facultad de Ciencias Jurídicas, 2012. 692 p.

Estudios para una historia venezolana de la lingüística indígena. Caracas: Academia Venezolana de la Lengua, 2012. Prólogo: Francisco Javier Pérez.

Los jesuitas en Mompox 1643-1767. Añoranzas de un pasado cultural. Por José del Rey y Felipe González. Bogotá, Editorial Javeriana, 2013, 636 p.

Libro de Grados de la Universidad y Academia. Actas de la Universidad Javeriana colonial. José del Rey Fajardo (Editor). Bogotá: Editorial Javeriana-Archivo Histórico Javeriano, 2013. 2 vols.

La biografía de un exilio (1767-1916). Los jesuitas en Venezuela: Siglo y medio de ausencia. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, 2014. 402 pp.

II. Libros en coautoría

Apuntes de metodología. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, 1972. 86 p. [En coautoría con Lyll Barceló Sifontes].

Los ficheros del investigador. San Cristóbal: Universidad Católica Andrés Bello Extensión Táchira, 1981, 51 p. Cuadernos Universitarios UCABET [En coautoría con Lyll Barceló Sifontes].

El trabajo científico. San Cristóbal: Universidad Católica del Táchira, 1988, 300 p. [En coautoría con Manuel Briceño Jáuregui y Lyll Barceló Sifontes].

Denis Mesland. Amigo de Descartes y maestro javeriano (1615-1672). Bogotá/ San Cristóbal: Pontificia Universidad Javeriana/ Universidad Católica del Táchira, 2002. 225 p. [En coautoría con Germán Marquínez Argote]. Traducción de los textos franceses: Vicente Albéniz Laclaustra.

Incluye: Parte I: Estudios [Capítulo I: “Apuntes para una biografía misional del P. Dionisio Mesland (1615-1672)”, por José del Rey Fajardo. Capítulo II: “Existencia de Dios y Misterio Eucarístico en las cartas de Descartes a Mesland”, por Germán Marquínez Argote]. Parte II: Documentos [“Cartas de René Descartes al P. Denis Mesland: Traducidas al español”, “Lettres de Rene Descartes au Denis Mesland: Reproducción facsimilar”, “Fragmento del compendio de las Meditaciones redactado por Mesland: texto latino y traducción”, “Vida del Padre Dionisio Mesland, escrita por el P. Pedro de Mercado”, “Carta del P. Juan de Santiago al asistente de Francia”]. Parte III: Fuentes, bibliografía y siglas.

Breve tratado del cielo y los astros, del M. Javeriano Mateo Mimbela (1663-1736). Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana/ Archivo Histórico Javeriano, 2004. 191 p. [En coautoría con Germán Marquínez Argote].

Incluye: Prólogo [sin firma]. Parte I: “Biografía del maestro javeriano Mateo Mimbela SJ”, por José del Rey Fajardo, s.j. Parte II: “La obra escrita del maestro javeriano Mateo Mimbela SJ”, por Germán Marquínez Argote. Parte III: “Textos [Breve tratado del cielo y los astros]”.

Física especial y curiosa del maestro javeriano Francisco Javier Trías (1755). Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, 2005. 275 p. [En coautoría con Germán Marquínez Argote].

Incluye:

Jesuitas, haciendas y promoción social en la Orinoquia. Mérida: Ediciones del Rectorado de la Universidad de Los Andes, 2006. 398 pp. [En coautoría con Edda O. Samudio A.]

Vida, obra y pensamiento del maestro javeriano Juan Martínez de Ripalda (1641-1707).  Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, 2007. 238 pp. [En coautoría con Germán Marquínez Argote]

Los jesuitas en Antioquia 1727-1767. Aportes a la historia de la cultura y el arte. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, 2008, 521 pp. [En coautoría con Felipe González Mora]

El archivo espiritual del maestro javeriano Francisco Javier Trías. Bogotá, Pontificia Universidad Javeriana, Biblioteca General, 2008. 270 pp. [En coautoría con Luz María Cabarcas]

Sevilla y América en la historia de la Compañía de Jesús. Córdoba: Caja Sur, 2009. 479 p. [Coordinadores: José Jesús Hernández Palomo y José del Rey Fajardo].

Educadores, ascetas y empresarios. Los jesuitas en la Tunja colonial (1611-1767). Bogotá-Tunja: Pontificia Pontificia Universidad Javeriana/ Academia Boyacense de Historia, 2010. (2 vols. [I: 559 pp. II: 425 p.]) [En coautoría con Felipe González Mora].

La enseñanza de la Filosofía en la Universidad Javeriana colonial (1623-1767). Bogotá, Pontificia Universidad Javeriana, 2010. 309 pp. [En coautoría con Germán Marquínez Argote].

III. Ediciones

Cassani, Joseph Historia de la Provincia de la Compañía de Jesús del Nuevo Reyno de Granada en la América. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1967. Estudio Preliminar y anotaciones por José del Rey Fajardo, s.j. (Biblioteca Academia Nacional de la Historia, 85)

Coll y Prat, Narciso. Memoriales sobre la Independencia de Venezuela. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 2010. Estudio Preliminar: José del Rey Fajardo, s.j. (Colección Bicentenario de la Independencia).

Gumilla, José. Escritos varios. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1970. Estudio preliminar: José del Rey Fajardo, s.j. (Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, 94).

Pelleprat, Pierre. Relato de las Misiones de los Padres de la Compañía de Jesús en las Islas y en tierra Firme de América Meridional. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1965. Edición y estudio Preliminar por José del Rey Fajardo, s.j. (Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, 77).

Vega, Agustín de. Noticia del Principio y Progresos del establecimiento de las Missiones de Gentiles en el Rio Orinoco, por la Compañía de Jesús. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 2000. 438 p. Estudio introductorio: José del Rey Fajardo y Daniel Barandiarán. (Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia).

IV. Documentarios

Documentos Jesuíticos relativos a la Historia de la Historia de la Compañía de Jesús en Venezuela. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1966. Tomo I. (Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, 79).

Documentos Jesuíticos relativos a la Historia de la Compañía de Jesús en Venezuela. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1974. Tomos II y III. (Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, 118 y 119).

V. Capítulos de libro

“José Cassani”. En Diccionario de historia de Venezuela. Caracas: Fundación Polar, 1988, t. I, pp. 613-614. También en 2ª edición: Caracas, 1997, t. I, p. 731.

“Felipe Salvador Gilij”. En Diccionario de historia de Venezuela. Caracas: Fundación Polar, 1988, t. II, p. 298. También en 2ª edición: Caracas, 1997, t. II, p. 501.

“José Gumilla”. En Diccionario de historia de Venezuela. Caracas: Fundación Polar, 1988, t. II, p. 398. También en 2ª edición: Caracas, 1997, t. II, pp. 616-617.

“Jesuitas”. En Diccionario de historia de Venezuela. Caracas: Fundación Polar, 1988, t. II, pp. 600-603. También en 2ª edición: Caracas, 1997, t. II, pp. 840-844.

“Lingüística” [El estudio de las lenguas indígenas: Siglos XVII-XVIII. La producción europea sobre lenguas americanas. El estudio de las lenguas indígenas: Siglo XIX]. En Diccionario de historia de Venezuela. Caracas: Fundación Polar, 1988, t. II, pp. 702-708. También en 2ª edición: Caracas, 1997, t. II, pp. 962-968.

“Misiones” [Siglos XVI-XVII]. En Diccionario de historia de Venezuela. Caracas: Fundación Polar, 1988, t. II, pp. 947-953. También en 2ª edición: Caracas, 1997, t. III, pp. 181-188.

“Pedro Pelleprat”. En Diccionario de historia de Venezuela. Caracas: Fundación Polar, 1988, t. III, pp. 62-63. También en 2ª edición: Caracas, 1997, t. III, pp. 535-536.

“Juan Rivero”. En Diccionario de historia de Venezuela. Caracas: Fundación Polar, 1988, t. III, p. 439. También en 2ª edición: Caracas, 1997, t. III, pp. 961-962.

“Los colegios jesuíticos en Venezuela y sus hombres (1628-1767)”. En José del Rey Fajardo (ed.). La pedagogía jesuítica en Venezuela. San Cristóbal: Universidad Católica del Táchira, 1991, t. II, pp. 101-131.

“Introducción al estudio de la historia de las misiones jesuíticas en la Orinoquia”. En José del Rey Fajardo (editor). Misiones jesuíticas en la Orinoquia. San Cristóbal: Universidad Católica del Táchira, 1992, t. I, pp. 197-682.

“Los jesuitas y las lenguas indígenas venezolanas”. En José del Rey Fajardo (editor). Misiones jesuíticas en la Orinoquia. San Cristóbal: Universidad Católica del Táchira, 1992, t. II, pp. 5-128.

“Topohistoria misional jesuítica llanera y orinoquense”. En José del Rey Fajardo y Edda Samudio. Hombre, tierra y sociedad. San Cristóbal-Bogotá: Universidad Católica del Táchira/ Universidad Javeriana, 1996, pp. 7-158.

 “Misiones dominicas de Cassanare (1767-1780)”. EnDominicos de Venezuela. 500 años de evangelización[Actas del Congreso Internacional de Historia. Mérida-Caracas, octubre 1998]. Caracas: Conferencia Episcopal Venezolana, 1999, pp. 463-477.

“José Gumilla”. En Charles E. O’Neill y Joaquín María Domínguez. Diccionario histórico de la Compañía de Jesús. Roma-Madrid: Institutum Historicum Societatis Iesu-Comillas, 2001, t. II, pp. 1.848-1.849.

“La concepción geopolítica de las misiones orinoquenses y su ordenamiento poblacional”. En Alfredo Arismendi A. y Jesús Caballero Ortiz (coord.).El derecho público a comienzos del siglo XXI. Estudios en homenaje al profesor Allan R. Brewer Carías. Xxxxxx, 2003, t. III, pp. 3.315-3.338.

 “Aportes para el estudio de cambios y permanencias en las misiones jesuíticas de la Orinoquia”. En José Jesús Hernández Palomo y Rodrigo Moreno Jeria (coord..).La Misión y los Jesuitas en la América Española, 1566-1767: Cambios y permanencias. Sevilla: Consejo Superior de Investigaciones Científicas/ Escuela de Estudios Hispano-americanos, 2005, pp. 117-150.

“Función religiosa, social y cultural de las haciendas misionales en la Orinoquia”. En Edda O. Samudio A. y José del Rey Fajardo, s.j. Jesuitas, haciendas y promoción social en la Orinoquia. Mérida-Venezuela: Universidad de los Andes [Ediciones del Rectorado/ Talleres Gráficos Universitarios], 2006, pp. 215-369.

“José Gumilla, explorador científico de la Orinoquia”. En Juan Plazaola (editor). Jesuitas exploradores, pioneros y geógrafos. Bilbao: Ediciones Mensajero, 2006, pp. 199-243.

“El tunjano Agustín de Vega y su aporte a la historiografía orinoquense”. En Boletín de Historia y Antigüedades, Bogotá, Vol. 93, Nº 835 (2006), pp. 857-884.

“El alma de la identidad jesuítica como fuente histórica primaria”. En Procesos históricos. Revista de historia, arte y ciencias sociales, Nº 10 (2006), pp. Xxxx.

“Los jesuitas alemanes en el Nuevo Reino de Granada. El padre Gaspar Beck (1640-1684) y la primera visión del mundo sáliva”. En Karl Kohut y María Cristina Torales Pacheco (ed.). Desde los confines de los imperios ibéricos. Los jesuitas de habla alemana en las misiones americanas. Frankfurt-Madrid: Vervuert/ Iberoamericana, 2007, pp. 541-603.

“La huella de los jesuitas andaluces en la provincia del Nuevo Reino de Granada”. En Wenceslao Soto Artuñedo (coord.). Los jesuitas en Andalucía. Estudios conmemorativos del 450 aniversario de la fundación de la provincia. Granada: Universidad de Granada, 2007, pp. 515-550.

“Misiones jesuíticas en la Orinoquia: Entre la ilustración y la modernidad”. En Manuel Marzal y Luis Bacigalupo (ed.). Los jesuitas y la modernidad en Iberoamérica, 1549-1773. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú/ Instituto Francés de Estudios Andinos/ Universidad del Pacífico, 2007, pp. 105-128.

 

“Breve bosquejo de la actividad académica en la Javeriana colonial”. En José del Rey Fajardo y Myriam Marín Cortés (ed.). La biblioteca colonial de la Universidad Javeriana, comentada. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana/ Archivo Histórico Javeriano, 2008, pp. 39-45.

“Apuntes para una historia de la iglesia en Venezuela (1945-2005)”. En la Serie Kirche und Katholizismus seit 1945. Mainz: Universidad de Mainz, 2008.

“El Operarius Aethiopum en el colegio de Cartagena de Indias (1604-1767)”. En Libro Homenaje al Dr. Manuel Marzal. Lima: Universidad Católica, 2008.

“Los restos de la modernidad”. En Discursos en la celebración del XXXIV aniversario de la UNET. San Cristóbal: Universidad Nacional Experimental del Táchira, 2008, pp. 6-20.

“El Operarius Aethiopum en el colegio de Cartagena de Indias (1604-1767)”. En José Jesús Hernández Palomo y José del Rey Fajardo (coord..). Sevilla y América en la historia de la Compañía de Jesús. Córdoba: Caja Sur, 2009.

“El director de estudios superiores (o canciller) en la Universidad Javeriana colonial”. En José María Guibert Ucín (coord.). Cooperativismo, empresa y universidad.In memoriam de Dionisio Aranzadi Tellería S.J.Bilbao: Instituto de Estudios Cooperativos/ Universidad de Deusto, 2010, pp. 345-359.

“La autonomía como intérprete de la libertad”. En La rebelión de las Provincias. El libro Bicentenario de la Provincia de Mérida. Mérida: Comisión Bicentenaria de Mérida, 2010, pp. 9-24.

“Geografía, territorio y nacionalidad: Misiones jesuíticas en la Orinoquia”. En José Martínez Millán, Henar Pizarro Llorente y Esther Jiménez Pablo (coord.).Los jesuitas. Religión, política y educación (siglos XVI-XVIII). Madrid: Universidad Autónoma de Madrid/ Universidad Comillas, 2012, t. III, pp. 1.357-1.398.

“El Colegio Máximo y la Manzana jesuítica de Santafé 1604-1767. El Proyecto intelectual, social y moral”. En Facultad de Arquitectura y Diseño. Iglesia de San Ignacio en Bogotá 1610-2012. Bogotá, Pontificia Universidad Javeriana, 2012, 8-27.

VI. Prólogos, prefacios, presentaciones, introducciones, notas editoriales y estudios preliminares

“Estudio preliminar”. En Pierre Pelleprat. Relato de las Misiones de los Padres de la Compañía de Jesús en las Islas y en Tierra Firme de América Meridional. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1965, pp. IX-LXI. (Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, 77)

[“Presentación”]. En Montalbán, Caracas, Nº 1 (1972), pp. 5-6. [Firmada junto con Efraín Subero].

“La Gramática guajira de Olza-Jusayú”. En Jesús Olza y Miguel Ángel Jusayú. Gramática de la lengua guajira(Morfosintaxis). San Cristóbal: Universidad Católica del Táchira, 1986, pp. 7-11.

“Consideraciones sobre el hombre y la lengua tuneba”. En María Elena Márquez, Berichá (Esperanza Aguablanca) y Jesús Olza. Gramática de la lengua tuneba. San Cristóbal: Universidad Católica del Táchira, 1988, pp. 5-28.

“Nota del editor”. En Misiones jesuíticas en la Orinoquia (1625-1767). San Cristóbal: Universidad Católica del Táchira, 1992, t. I, pp. 5-6.

“Introducción”. En Jesús Olza Zubiri, Conchita Nuni de Chapi y Juan Tube. Gramática moja Ignaciana (Morfosintaxis). San Cristóbal/ Caracas: Universidad Católica del Táchira/ Universidad Católica Andrés Bello, 2002, pp. 1-28.

“Consideraciones sobre la evolución de la lingüística guajira”. En Jesús Olza y Miguel Ángel Jusayú.Diccionario sistemático de la lengua guajira. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, 1988, pp. V-XVII.

VII. Artículos en revistas

“El ensueño de un jesuita aventurero”. En Sic, Caracas, 1956, pp. 378-382.

“El P. José Gumilla: Un sociólogo audaz y un americanista olvidado”. En Revista Javeriana, Bogotá, Nº 246 (1958), pp. 3-21.

“¿Denis Mesland, introductor del cartesianismo en América?”. En Latinoamérica, México, Nº 10 (1958), pp. 102-104.

“Jesuitas defensores de Guayana”. En Sic, Caracas, 1958, pp. 174-176.

“Trujillo, encrucijada jesuítica”. En Sic, Caracas, 1958, pp. 319-322.

“Mesland-Monteverde. Aclaraciones a un malentendido histórico”. En Sic, Caracas, 1963, pp. 166-167.

“Gumilla y su obra literaria”. En Sic, Caracas, Nº 257 (1963), pp. 323-324 y 333.

“Venezuela, Descartes y Denis Mesland”. En Sic, Caracas, 1963, pp. 473-475.

“Venezuela y la ideología gumillana”. En Sic, Caracas, Nº 262 (1964), pp. 74-76.

“Apuntes para una historia socio-económica de los Llanos venezolanos”. En Sic, Caracas, 1964, pp. 122-127.

“1764-1964: Maracaibo y un centenario inédito”. EnSic, Caracas, 1965, pp. 468-470.

“Un escrito inédito del P. Gumilla: La Biografía del P. Cavarte”. En Sic, Caracas, 1966, pp. 124-126.

“Catalina de Rusia y las lenguas indígenas venezolanas”. En Sic, Caracas, Nº 306 (1968), pp. 286-287.

“Colaboradores venezolanos al Catálogo delle Lingue de Hervás y Panduro”. En Sic, Caracas, Nº 309 (1968), pp. 4221-423.

“Conspiradores y aventureros en el siglo XVIII venezolano”. En Sic, Caracas, Nº 317 (1969), pp. 310-312.

“Los jesuitas extranjeros que trabajaron en las misiones venezolanas”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 209 (1970), pp. 91 y ss.

“Jesuitas españoles en la misión del Orinoco”. EnBoletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 211 (1970), pp. 383 y ss.

“La génesis del Orinoco ilustrado”. En Boletín Histórico, Caracas, Nº 24 (1979), pp. 357-364.

“Gumilla y sus criterios históricos”. En Revista de Historia, Caracas, Nº 29-30 (1971), pp. 5-23.

“Jesuitas criollos que trabajaron en las misiones llaneras”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 215 (1971), p. 458 y ss.

“Jesuitas españoles en las misiones llaneras”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 217 (1972), pp. 97 y ss.

“Los jesuitas en el Maracaibo colonial”. En Montalbán, Caracas; Nº 1 (1972), pp. 469-484.

“Los Archivos de la Provincia del Nuevo Reyno de Granada de la Compañía de Jesús”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 224 (1973), pp. 617 y ss.

“Filósofos y teólogos jesuitas en la Venezuela colonial”. En Montalbán, Caracas, Nº 3 (1974), pp. 7-51.

“La Biblioteca del Seminario de San Bartolomé en 1767”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 230 (1974), pp. 316 y ss.

“Los jesuitas en la historia de la educación de Coro”. EnBoletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 242 (1978), pp. 325 y ss.

“El proceso fundacional del colegio jesuítico de Caracas (1731-1752)”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 244 (1978), pp. 743-750.

“Un manual de urbanidad y cortesía para estudiantes de humanidades (1762)”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 246 (1979), pp. 389-400.

“El archivo y biblioteca del colegio jesuítico de Maracaibo, inventariados en la expulsión de 1767”. EnBoletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 247 (1979), pp. 573 y ss.

“El patrimonio económico del colegio jesuítico de Maracaibo hispánico”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 249 (1980), pp. 73-112.

“Carta del director”. En Montalbán, Caracas, Nº 14 (1983), pp. 7-8.

“Tricentenario del nacimiento de José Gumilla”. EnBoletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 276 (1986), pp. 110 y ss.

“La Universidad del Táchira. Doctorado Honoris a J. A. de Armas Chitty”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 296 (1991), pp. 27 y ss.

“La presencia científica de la Universidad Javeriana en la Orinoquia (1625-1767)”. En Theologica Xaveriana, Bogotá, Nº 42 (1992), pp. 331-360.

“Presentación de la obra La pedagogía jesuítica en Venezuela, 1628-1767”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 299 (1992), pp. 25 y ss.

“Precisiones biográficas venezolanas en torno al jesuita cartesiano Denis Mesland (1615-1672)”. En Montalbán, Caracas; Nº 26 (1993), pp. 13-33.

“La misión del Airico, 1695-1704”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 302 (1993), pp. 49-68.

“Introducción a la topohistoria misional jesuítica llanera y orinoquense”. En Paramillo, San Cristóbal, Nº 11-12 (1992-1993).

“Antoine Boislevert (1618-1669), fundador [de la Misión] de los Llanos de Casanare”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 308 (1994), pp. 81-104.

“Miguel Alejo Schabel, s.j. Escritor, aventurero y misionero”. En Boletín Universitario de Letras, Caracas, vol. 1 (1994), pp. 169-196.

“Una década sin rostro (1700-1710) de las misiones casanareñas”. En Universitas Humanística, Bogotá, Nº 23 (1994), pp. 86-93.

“Las escoltas militares en las misiones jesuíticas de la Orinoquia (1661-1767)”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 311 (1995), pp. 35-69.

“Una utopía sofocada: reducciones jesuíticas en la Orinoquia” [Discurso de incorporación como Individuo de Número]. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 316 (1996), pp. 15 y ss.

“La enseñanza de las humanidades en el colegio colonial jesuítico de Caracas según su biblioteca”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 316 (1996), pp. 131 y ss.

“El mundo intelectual y simbólico del misionero orinoquense”: En Estudios eclesiásticos, Madrid, Vol. 73, Nº 287 (1998), pp. 591-619.

“La cultura, el libro y las lecturas de los misioneros casanareños”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 322 (1998), pp. 213 y ss.

“Apuntes para una biografía de Felipe Salvador Gilij (1721-1789)”. En Montalbán, Caracas, Nº 32 (1999), pp. 105-115.

“El aporte misionero a los saberes en las reducciones casanareñas y orinoquenses”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 336 (2001), pp. 68 y ss.

“La biblioteca colonial de la Universidad Javeriana de Bogotá”. En Paramillo, San Cristóbal, Nº 21 (2001), pp. 5-866.

“El Cardenal Quintero: luz, crisis y resurrección”. EnBoletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 339-340 (2002), pp. 31 y ss.

“Los jesuitas en las raíces de la colombianidad. IV Centenario de la llegada de los jesuitas a Colombia”. EnBoletín de Historia y Antigüedades, Bogotá, Vol. 91, Nº 825 (2004), pp. 259-300.

“Misiones jesuíticas en la Orinoquia: Entre la ilustración y la modernidad”. En Estudios eclesiásticos, Madrid, Vol. 79, Nº 308 (2004), pp. 97-128.

“Los jesuitas en las raíces de la colombianidad”. EnRevista Javeriana, Bogotá, Nº 709 (2004), pp. 32-41.

“Algunos contextos que deben ser tenidos en cuenta por la historia local”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 355 (2006), pp. 45 y ss.

“La música en las reducciones jesuíticas orinoquenses”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 357 (2007), pp. 19 y ss.

“Marco conceptual para comprender el estudio de las misiones jesuíticas en la América colonial”. En Apuntes. Revista de Estudios sobre Patrimonio Cultural, Bogotá, Vol. 20, Nº 1 (2007), pp. 8-33.

“La presencia de Venezuela en la cultura italiana de fines del siglo XVIII”. En Procesos históricosRevista de historia, artes y ciencias sociales, Mérida-Venezuela, Nº 13 (2008).

“Lorenzo Hervás y Panduro”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 362 (2008), pp. 169-180.

“Los jesuitas en la historia espiritual de Tunja”. EnRepertorio Boyacense, Tunja, 2008.

“Los jesuitas y las raíces de la venezolanidad”. EnRevista Provincia, Mérida, 2008.

“La cátedra de Sagrada Escritura en la Universidad Javeriana colonial”. En Boletín de Historia y Antigüedades, Bogotá, Vol. 96, Nº 845 (2009), pp. 321-344. 

“Palabras pronunciadas con ocasión de la muerte de Rafael Fernández Heres”. En Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Nº 372 (2010), pp. 21 y ss.

“El mirray o la cultura del contacto en los llanos colombo-venezolanos”. En Cuadernos Unimetanos, Caracas, Nº 21 (2010), pp. 4-8.

“Discurso sobre las Humanidades”. En Boletín de la Academia Venezolana de la Lengua, Caracas, Nº 203-204-205 (2010-2011-2012), pp. 267-279.

“La enseñanza del castellano en el Colegio San Francisco Javier de Mérida, 1628-1767”. En Actual Investigación, Mérida, Nº 71 (2011), pp. 29-62.

“La olvidada ‛Escuela Jesuítica’ en la Italia prerromántica. De la conciencia criolla al nacionalismo emergente (la Provincia del Nuevo Reino de Granada)”. En IHS. Antiguos jesuitas en Iberoamérica[Universidad de Córdoba], Córdoba-Argentina, Vol. 1, Nº 2 (2013), pp. 3-33.

VIII. Sobre José del Rey Fajardo

Barceló Sifontes, Lyll. “Presentación”. En Montalbán[Universidad Católica Andrés Bello], Caracas, N° 26 (1993), pp. 7-12. [Número especial: Cuadragésimo Aniversario Universidad Católica Andrés Bello, 1953-1993].

Barnola, Pedro Pablo. “Los pasos encontrados…” [Prólogo]. En José del Rey Fajardo. Bio-bibliografía de los jesuitas en la Venezuela colonial. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, pp. 5-8.

Brewer-Carías, Allan R., Alberto Baumeister Toledo y Pedro Nikken. “Prólogo”. En Libro homenaje al P. José del Rey Fajardo. Caracas: Editorial Jurídica Venezolana, 2005, t. I, pp. 25-27.

Hernández Heres, Rafael. “Discurso de contestación”. En José del Rey Fajardo. Una utopía sofocada: Reducciones jesuíticas en la Orinoquia [Discurso de Incorporación como Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia]. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1996, pp. 127-132.

Martín Riego, Manuel. “Sevilla y América en la historia de la Compañía de Jesús. José Jesús Hernández Palomo y José del Rey Fajardo (coords.). Córdoba, Caja Sur, 2009. 479 p.”. En Escuela Abierta, Sevilla, Nº 13 (2010), pp. 177-179.

Millares Carlo, Agustín. “Pelleprat, Pierre, S. J. Relato de las misiones de los padres de la Compañía de Jesús en las Islas y Tierra Firme de América Meridional. Estudio preliminar por José del Rey, S.J. Caracas, Italgráfica, 1965. LXI + 112 pp. ; ils. (Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, 77)” [Reseña]. EnRecensiones [Universidad del Zulia], Maracaibo, Nº 2-3 (1966), pp. 117-118.

Pérez, Francisco Javier. “Biografía de un colegio, historia de una voluntad”. En Papel Literario [El Nacional], Caracas, 30/ 7/ 2005.

Pérez, Francisco Javier. “La república de las letras”. EnEl Nacional, Caracas, 31/ 3/ 2008; “Escenas”, p. 2.

Pérez, Francisco Javier. “Una virtuosa relación: indios y jesuitas”. En El Nacional, Caracas, 12/ 12/ 2011; “Escenas”, p. 2.

Pérez, Francisco Javier. “Prólogo”. En José del Rey Fajardo. Estudios para una historia venezolana de la lingüística indígena. Caracas: Academia Venezolana de la Lengua, 2012, pp. 3-9.

Pérez, Francisco Javier. “El universo indigenista de José del Rey”. En El Nacional, Caracas, 27/ 8/ 2012 y 17/ 9/ 2012; “Escenas”, p. 2.

Porras Cardozo, Baltazar E. “El padre Del Rey en mis recuerdos”. En Allan R. Brewer-Carías, Alberto Baumeister Toledo y Pedro Nikken (coordinadores).Libro homenaje al P. José del Rey Fajardo. Caracas: Editorial Jurídica Venezolana, 2005, t. I, pp. 31-32.

Rivas Dugarte, Rafael Ángel y Gladys García Riera. “José del Rey Fajardo”. En Diccionario de escritores venezolanos. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello/ Americana de reaseguro, 2012, t. I, pp. 397-399.

[Sin autor]. “P. José del Rey: Premio Nacional de Historia”. En Jesuitas de Venezuela, Caracas, Nº 14-15 (1990), p. 21.

[Sin autor]. “Los jesuitas en Venezuela. Tomo I: Fuentes” [Reseña]. En Jesuitas de Venezuela, Caracas, 2ª Etapa, Nº 2 (2007).

[Sin autor]. “Los jesuitas en Venezuela. Tomo II: Los hombres” [Reseña]. En Jesuitas de Venezuela, Caracas, 2ª Etapa, Nº 2 (2007).

Subero, Efraín. “Cercanía del padre Del Rey”. En Allan R. Brewer-Carías, Alberto Baumeister Toledo y Pedro Nikken (coordinadores). Libro homenaje al P. José del Rey Fajardo. Caracas: Editorial Jurídica Venezolana, 2005, t. I, pp. 33-39.

Vargas Contreras, Genry. “Presentación”. En José del Rey Fajardo, Edda O. Samudio A. y Manuel Briceño Jáuregui. El Colegio San Francisco Javier en la Mérida colonial. German histórico de la Universidad de los Andes. Mérida: Universidad de Los Andes/ Ediciones del Rectorado, 2003, vol. I, t. I, pp. VII-VIII.

Velilla, Julio. “Carta a los lectores”. En Montalbán, Caracas, Nº 15 (1984), pp. 7-8.

 

 

Article source: http://www.el-nacional.com/papel_literario/Valoracion-Padre-Jose-Rey-Fajardo_0_457154307.html

Share

Juan Diego Cordón

 Ciencia  No Responses »
ago 032014
 

No corren buenos tiempos en nuestro país, pero aún con esta coyuntura económica tan desoladora, hay un joven jerezano que decide luchar para poner en el mercado una idea innovadora.Este es el caso del Grupo Hespérides Biotech S.L., una sociedad que nació de la idea de cuatro alumnos biotecnólogos de la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla), cuando cursaban el tercer curso de la licenciatura. ‘Speriens’  es el primer producto desarrollado por el Grupo Hespérides, aunque de momento se encuentra en plena fase de comercialización. Es una bebida innovadora, refrescante y sin precedentes en el mundo, es por ello que ha obtenido numerosos premios: Primer Premio del VI Concurso Emprendedores Universitarios, Premio Proyecto Empresarial en 2008 o el Primer Premio Trophelia España 2010, entre otros.Hablamos con Juan Diego Cordón (28), natural de Jerez y socio del Grupo Hespérides Biotech S.L., que este pasado mes de junio ha viajado hasta Dinamarca  para representar en Copenhague a su empresa en el Euroscience Open Forum 2014, uno de los foros más importantes del mundo en cuanto  a investigación e innovación científica se refiere, y que ha celebrado en la capital danesa su sexta edición.

P – ¿Qué es Speriens?

R – Para nosotros Speriens es el primer producto que desarrollamos, fue el que nos hizo nacer y crecer como empresa. Es una bebida que no tiene precedentes en el mercado, por definición es una bebida fermentada de zumo de naranja, como el vino que viene de la uva o la cerveza que viene de la cebada, pues Speriens es la fermentación de zumo de naranja.
Es un producto muy refrescante, con sólo dos grados de media de alcohol y con un concepto muy natural ya que no tiene conservantes, ni aditivos y es un producto ideal sobre todo para mujeres que rechazan un poco el concepto de la cerveza y que buscan ese concepto de salud y baja graduación alcohólica, y eso es lo que nosotros aportamos.

P – ¿Os han puesto facilidades para comercializar el producto?

R – Ese ha sido el punto más complicado. En el desarrollo de cualquier producto es lo más difícil, llegar al mercado y comercializar el producto. Ahí es muy difícil y más si eres una empresa pequeña y tienes pocos recursos y poco conocimiento del sector, pero es cierto que nosotros hemos tenido ayudas a la hora de desarrollar, en la parte de I+D. Y ahora sí que estamos en esa fase de comercialización en la que las perspectivas son a nivel internacional, pero el camino a recorrer es muy complicado.

P – ¿Tiene España una actitud emprendedora?

R – Realmente en España no existe una cultura emprendedora. Quizás ahora con la crisis, todo el mundo piensa en emprender, pero no porque veamos por la calle mensajes que te animen a emprender significa que en España ya somos todos emprendedores. El hecho de que haya más autónomos puede ser el resultado de aquellas personas en desempleo que buscan labrarse su propio futuro, pero hay que verlo en perspectiva y estudiarlo a largo plazo. Se han propuesto ayudas para facilitar la creación del empleo autónomo, pero es más importante que ese empleo dure más de 6 meses y que luego sea real.
La diferencia entre un desempleado y un emprendedor es la actitud, porque todo el mundo puede emprender desde su persona y hacerse crecer como profesional, pero luego en la realidad es muy difícil y en España es muy complicado montar un negocio, por muy sencillo que sea.

P – Ahora vienes de presentar la bebida en Dinamarca. ¿Cómo ha sido la experiencia?

R – Muy buena. Se trata de un Congreso, que es un foro europeo de ciencia que se celebra anualmente que se llama ESOF. Es un congreso que aglutina a científicos a nivel europeo y también a políticos y algunas empresas. Tiene el perfil para hablar de ciencia, transferencia de tecnología. Tiene una gran repercusión, de hecho la inauguración la hicieron Durao Barroso y la Reina de Dinamarca.

P – Allí disfrutaste de la oportunidad de ofrecer una charla a los asistentes y contar tu experiencia. ¿En qué consistió?

R – Mi charla, que traducida al español, sería algo así como “innovadores científicos no convencionales”, estaba formada por tres personas. La primera era una emprendedora que había montado su empresa en la Universidad, luego un directivo de una farmacéutica que trabajaba con nuevos proyectos de vacuna para la India y finalmente yo, como emprendedor que había pasado de una investigación en la Universidad a montar mi empresa. Fue una mesa redonda en la que cada uno presentó un poco su empresa y su camino como emprendedor y luego hubo un debate abierto con el público allí asistente.

P – ¿Además de contar tu experiencia, presentaste la bebida?

R – Sí, por suerte pude presentar Speriens y luego tuve la oportunidad de hacer una cata para todo el mundo, de la que salí muy contento porque a la gente le gustó mucho. Y finalmente estuve reunido con el equipo de I+D de Carlsberg, ya que el Congreso tuvo lugar en su sede central.
Estuve presentando con ellos el producto y mi empresa, a ellos le pareció bastante interesante y me pidieron un poco un resumen para presentárselo a la gente de innovación.

Y es que no está todo inventado ni mucho menos, y este jerezano junto con todo su equipo de trabajo están intentando que Speriens sea más que nunca una realidad.

Article source: http://entrevistas.masjerez.com/juan-diego-cordon/129

Share

Cambios profundos en la ciencia española, lo pide Europa…

 Ciencia  No Responses »
ago 032014
 

En una mañana cálida de verano, con la vista puesta ya en unas urgentes vacaciones, resulta difícil decir algo nuevo sobre la ciencia en España… Llevamos una larga temporada describiendo las carencias actuales y futuras, denunciando atropellos y obviedades, argumentando posibles soluciones para consolidar lo logrado hasta ahora y mejorar las perspectivas de la ciencia en éste país. Hemos firmado manifiestos y pegado con cinta adhesiva cartas abiertas a las puertas de un Ministerio que no lleva la palabra ciencia en su nombre y que es reticente a la crítica. Hemos pasado etapas reivindicativas con manifestaciones y actos de rebeldía y protesta. Nos ha hervido la sangre al ver a nuestros mejores científicos abandonar el país, unos por ser jóvenes y carecer de futuro laboral aquí y otros por ser prestigiosos y recibir ofertas muy estimulantes fuera de España.


En esta mañana de finales de Julio corre una brisa fresca. Se publica en la revista Science un breve comentario sobre un informe europeo con un análisis y varias recomendaciones para encarrilar la ciencia de nuestro país. El informe no dice nada que no supiéramos. No dice nada que no hayamos dicho ya. Pero dice mucho, lo dice sin paños calientes y lo dice a petición del propio Ministerio de Economía y Competitividad. El frescor de primera mañana y el olor a verano nos hace creer que quizá por ello el informe tenga repercusión y el Ministerio se decida a hacer algo. La Secretaria de Estado, Carmen Vela, dice que el informe es coherente y que el esfuerzo que se plantea es razonable. No sabemos qué significa eso realmente, pero creamos por un momento que el único partido político que no ha firmado la carta por la ciencia y que ostenta la mayoría absoluta se decide a seguir las recomendaciones.


En el informe elaborado por el comité del área de investigación e innovación europea (European Research Area and Innovation Committee, ERAC) se plantean cambios estructurales importantes. No sólo que hay que incrementar la inversión en ciencia, pasando del 0,61%  a al menos un 0,70 % del producto interior bruto (ojo que esto supone renunciar a menos de la mitad del objetivo de Lisboa establecido en un 3% del PIB), si no que hay que mejorar la gestión de los fondos, hay que dar continuidad a los programas más allá de los breves periodos de gobierno de uno u otro partido (el famoso pacto de Estado que hemos estado pidiendo desde hace años) y hay que instaurar una cultura de incentivos y apoyos basada en el rendimiento demostrable de cada grupo o institución académica o científica. El incremento de los recursos, siendo necesario, debe basarse en una adecuada planificación estratégica que contemple un horizonte temporal de al menos 10 años y sustentado en un amplio consenso político. Se destaca la fragmentación y aislamiento de los grupos e instituciones dentro del ámbito nacional, la escasísima movilidad geográfica e institucional del personal científico, la precaria planificación estratégica, el incumplimiento de programas de consolidación de investigadores jóvenes (la llamada tenure-track position, planteada y prometida desde hace más de tres años, por ejemplo, e incluida explícitamente en los compromisos de estabilización de los contratos Ramón y Cajal que luego muchas veces no se materializan), y algunas cuestiones más que resultaran familiares a todos los que leemos o escribimos sobre estos temas.


El informe enfatiza la necesidad de un cambio “cultural”, es decir, en la forma en la que se hacen las cosas, se planifican, se evalúan, se financian. Indica la importancia de implantar sistemas de evaluación internacional que sean la base para distribuir los fondos de investigación en función de la excelencia y el rendimiento, de revisar y cumplir los compromisos internacionales en materia científica y de aceptar que los fondos deben dirigirse en una proporción creciente a los grupos e instituciones de mayor calidad y rendimiento. Ya hemos comentado otras veces que dicho cambio en la inversión no tiene porqué concentrarse en unos pocos grupos e investigadores. De hecho, los grupos y centros de tamaño medio son los más productivos, por lo que no es razonable centrarse exclusivamente en los grandes. Pero este cambio sí debe estar íntimamente ligado tanto a la productividad como a la rendición de cuentas sobre los resultados obtenidos por cada centro, departamento o grupo de investigación. Preocupa no sólo el qué sino el cómo: se plantea la transición a una carrera científica no basada en el funcionariado, pero si no estamos bien conformes con cómo se realiza la contratación sobre la base de los méritos, no podemos estarlo tampoco con cómo se procederá con los despidos, en el caso de que lleguen a darse.


Ese cambio cultural no debe aplicarse sólo a los sistemas de evaluación, sino también a la implicación del tejido empresarial en la investigación científica y tecnológica. El informe resalta la baja capacidad de I+D e innovación de las empresas españolas, significativamente más baja per cápita que en el resto de los países del entorno europeo. También retrata la limitada conexión entre empresas tecnológicas e universidades, que frena la transferencia de conocimiento y la competitividad de la industria española. Es obvio que la política de dedicar la mayor parte de los fondos de investigación para empresas a créditos blandos que en su mayoría no se ejecutan no da ni dará frutos tangibles. Hace falta un cambio radical en las propias empresas, tanto en su estructura productiva como en su nivel de inversión en I+D+i –en departamentos propios y mediante convenios con las universidades y centros de investigación.


Aunque aún es de mañana, el sol comienza a apretar. Respiremos hondo, carguémonos de ilusión y optimismo, pero estemos preparados para el sofoco y el calor. No olvidemos el país en el que vivimos, aunque a veces es saludable cerrar por un momento los ojos y soñar. Soñar con unas vacaciones y con un buen regreso. Soñar con un nuevo estado de las cosas donde lo público se defiende, se mejora, se incentiva. Soñar con un clima político en el que es posible generar consensos sobre asuntos de estado que eviten los vaivenes presupuestarios y programáticos en áreas clave. Soñar con un país que respeta el trabajo continuado, que apoya a los innovadores, y que demuestra la confianza en los que estudian e investigan mediante cambios estructurales profundos que potencian su labor. 


Article source: http://www.eldiario.es/cienciacritica/Informe-ciencia_espanola-cambios_6_287031313.html

Share

El hospital La Fe de Valencia, reconocido como centro "Inspire site …

 Ciencia  No Responses »
ago 032014
 

REDACCIÓN
El
Hospital Universitari i Politècnic La Fe ha sido reconocido como
“Inspire Site” en las áreas de hematología y vacunas. Este
reconocimiento sitúa al centro valenciano entre un selecto grupo de
organizaciones repartidas por todo el mundo tras superar un estricto
proceso impuesto por la compañía biomédica Pfizer, y demostrar su
productividad y eficacia en la investigación y desarrollo de fármacos.

La
red INSPIRE (Investigator Networks, Site Partnerships and
Infrastructure for Research Excellence) está formada por unos 140
centros en todo el mundo, de los que sólo siete están en España. El
proceso de identificación de estos centros singulares es muy selectivo y
supone un reconocimiento a la calidad de la investigación que
desarrollan. Según sus responsables, esta red “permite desarrollar los
mejores medicamentos para los pacientes y conseguir una sociedad más
saludable”.

El reconocimiento como centro de excelencia “Inspire
Site” se ha centrado en las áreas de Hematología y Vacunas, aunque desde
la entidad ya se ha instado a seguir trabajando para poder ampliarla a
otras disciplinas.

En la inclusión del Hospital Universitari i
Politècnic La Fe se ha valorado que, desde su creación en 1968, ha sido
un centro singular en España en atención sanitaria e investigación
biomédica, pues contó casi desde sus inicios (1973) con un Centro de
Investigación asociado al hospital y una plantilla de investigadores
propia, con dedicación exclusiva a la investigación.

A lo largo
de los años, la investigación biomédica desarrollada en torno al
Hospital ha ido consolidándose progresivamente, y al tiempo estrechando
su conexión con la actividad clínico-asistencial. En 2009 recibió la
acreditación como Instituto de Investigación Sanitaria por parte del
Ministerio de Ciencia e Innovación y este mismo año ha conseguido la
reacreditación, tras superar un exhaustivo proceso de evaluación y
auditorías, lo que avala su trayectoria de excelencia en la gestión
integral de la investigación biomédica.

Paralelamente, Pfizer ha
reconocido también la labor de formación acreditada impartida por el
Instituto de Investigación Sanitaria La Fe en Buenas Prácticas Clínicas,
lo que ha permitido su inclusión en la red TransCelerate, una entidad
creada para acelerar el desarrollo de nuevos medicamentos y que busca
mejorar la eficiencia en la gestión y desarrollo de los ensayos
clínicos.

Unidad de Investigación Clínica y Actividad Biológica La Fe

Dentro
de las líneas estratégicas del IIS La Fe destaca potenciar la
Investigación Clínica. En este sentido, el pasado año se puso en marcha
la Unidad de Investigación Clínica y Actividad Biológica (UICAB), un
espacio integrado en el Hospital que cuenta con personal especializado
para llevar a cabo eficientemente ensayos clínicos bajo los estándares
de calidad reconocidos internacionalmente.

En este sentido, el
IIS La Fe mantiene activos cerca de 610 estudios clínicos,
principalmente en las áreas de oncología, medicina digestiva, neurología
y hematología y hemoterapia.

Recientemente, el Hospital La Fe ha
sido también acreditado por el consorcio Innovative Terapies for
Children with Cancer (ITCC) como centro coordinador para los ensayos
clínicos internacionales de cáncer en niños que se llevan a cabo en
España. Esta entidad aglutina a los centros europeos líderes en
investigación de nuevos fármacos en oncología pediátrica y fue creado en
2003 con el fin de promover la investigación y potenciar los ensayos
clínicos.

La iniciativa “Inspire Program” busca identificar
centros de excelencia preferentes para realizar los ensayos clínicos y
desarrollar nuevas moléculas, estableciendo un vínculo próximo con ellos
y ofreciéndoles soporte desde el punto de vista de calidad y
desarrollo.

Article source: http://www.elperiodicodeaqui.com/noticias/El-hospital-La-FeValencia-reconocido-como-centro-Inspire-site-en-hematologia-y-vacunas/67969

Share