feb 052014
 

Son las 22 horas y el barco Steve Irwin se encuentra en medio de una tormenta en pleno Océano Antártico. A mediados de diciembre zarpó desde Melbourne y ahora está en la latitud 63º, en pleno santuario de ballenas. La temperatura ronda los -5ºC. A apenas tres millas de distancia (unos cinco kilómetros), se encuentra el objetivo de los activistas de la organización conservacionista radical Sea Shepherd que viajan a bordo del Irwin: el buque factoría japonés Nisshin Maru, donde los cazadores de ballenas descuartizan y congelan los ejemplares que han atrapado previamente con los tres rápidos arponeros que forman parte de su flota.

«Lo tenemos rodeado. Otro de nuestros barcos, el Bob Barker, está por delante. Mientras estemos aquí no pueden cazar y nos quedaremos patrullando hasta que se vayan para asegurarnos de que no atrapan más ballenas». Al otro lado del teléfono se encuentra la española Eva Hidalgo (Barcelona, 1989), uno de los activistas que participan en la operación Relentless (Implacable), la décima campaña de Sea Shepherd contra la caza de ballenas. Ella es la coordinadora científica y una de las encargadas de cubierta del Steve Irwin, uno de los tres barcos que han mandado a la Antártida para enfrentarse un año más a los japoneses, a los que acusan de cazar ilegalmente ballenas bajo el pretexto de investigaciones científicas.

Sangre en la cubierta del ‘Nisshin Maru’ tras ser descuartizada una ballena. Fue tomada desde un helicóptero.

TIM WATTERS

Durante el verano austral (de diciembre marzo aproximadamente), estos gigantes del océano se concentran en esta zona para alimentarse y coger fuerzas para migrar hacia el norte. Desde hace años, estas aguas también son el escenario de una guerra entre los cazadores japoneses y los activistas de Sea Shepherd. En la campaña anterior, se produjeron violentos enfrentamientos y dos de los barcos de los conservacionistas estuvieron a punto de volcar por las embestidas de los nipones: «Nuestra táctica el año pasado fue impedir que el buque factoría pudiera repostar [en otro barco de bandera panameña que no forma parte de la flota japonesa] y se pusieron muy violentos. Impedimos que el buque factoría repostara El Bob Barker se llevó lo los golpes más fuertes. Tuvieron que lanzar incluso una llamada de socorro», recuerda.

Este año se están repitiendo los enfrentamientos y ambos bandos se acusan mutuamente de realizar maniobras peligrosas. El Gobierno japonés ha pedido esta semana a Holanda (bajo cuya bandera navegan los barcos de Sea Shepherd), que tome medidas, pues asegura que las acciones de los ecologistas ponen en peligro a sus cazadores.

Hidalgo se defiende: «No usamos la violencia y nunca herimos a nadie. Nuestra técnica más eficaz es engancharnos a la parte trasera del buque factoría para evitar cualquier intento de transferir ballenas [desde los arponeros que las cazan]». Admite que el pasado han usado otras tácticas, como los cañones de agua y el lanzamiento de bombas fétidas, que al entrar en contacto con la carne de ballena la hace inviable para el consumo. También responde a aquellos que les llaman “ecopiratas”. Para la activistas, “los únicos piratas son los cazadores japoneses”.

«La operación del año pasado, Tolerancia Cero, fue nuestra mejor campaña. Salvamos 932 ballenas», asegura. Y es que de los 1.035 ejemplares que Japón estaba autorizado a cazar con fines científicos, sólo atrapó 103, una cifra que tiene la obligación de facilitar y de la que se desprende la estimación de los ecologistas. Este año, calculan, han debido cazar ya una decena.

Tres ballenas capturadas en el buque nipón ‘Nisshin Maru’.

TIM WATTERS

Desde su helicóptero, captaron imágenes de una ballena que estaba siendo descuartizada en el barco: «Ver ballenas descuartizadas de cerca es estremecedor», señala Hidalgo. Fotografiaron también otros tres cadáveres que iban a correr la misma suerte.

A principios de enero de este año, lograron sacar a los nipones del santuario de ballenas, pero una vez fuera les perdieron el rastro porque no pudieron darles alcance. Tres semanas después, fueron los restos de vísceras que encontraron en el mar los que les ayudaron a localizar de nuevo al Nisshin Maru. Fue el 25 de enero. Desde entonces, no lo pierden de vista.

Hace ya tres años y medio que Hidalgo entró en contacto con Sea Shepherd. Fue en el Puerto de Barcelona, donde sus activistas hicieron escala durante la campaña para proteger el atún rojo en el Mediterráneo. Comenzó echándoles una mano en la limpieza del barco y haciendo tours en castellano. De un día para otro (literalmente) decidió dejarlo todo para unirse a ellos: «Dos días antes de que zarparan para Australia, me propusieron unirme a ellos», recuerda Hidalgo, que no dudó en dejar su vida en Barcelona y aparcar sus estudios de Biología para trasladarse a la otra punta del globo. «No me lo pensé dos veces. Era lo que siempre había querido hacer. Si estaba estudiando Biología era precisamente para proteger activamente la naturaleza y los océanos».

Desde entonces ha participado en seis campañas: cuatro en la Antártida para evitar matanzas de ballenas, una en el Mediterráneo para proteger el atún rojo y otra en las Islas Feroe contra la matanza de calderones. En la campaña de este año hay otros tres españoles: la fotógrafa canaria Iraultza Darias, el catalán Ian Col Rafel, en cubierta, y el ingeniero Alfonso Díaz. Todos son voluntarios y no reciben un salario.

La vida en el barco

La tripulación del Steve Irwin, en el que está Hidalgo, está compuesta por 39 personas. Las acciones para evitar la caza de ballenas, a veces de noche, marcan la jornada así que no hay horarios establecidos. En un día rutinario, no obstante, el despertador suena a las 8. «Como tripulación de cubierta, nos repartimos las tareas de limpieza, que son bastante aburridas. Pero también nos encargamos de llevar a cabo las acciones, de usar las lanchas rápidas. Dedicamos mucho tiempo a los entrenamientos para asegurarnos de que sale todo bien». Las tres comidas que se sirven son veganas (es decir, sin productos de origen animal). «La comida es deliciosa y nunca me he sentido débil. Todos estamos sanos», afirma. Disponen de varios aparatos para hacer deporte, como una bici estática y una cinta para correr. Y también usan vídeos para hacer aerobic. Por la noche ven películas, tocan música o charlan entre ellos.

Asegura que su familia siempre la ha apoyado y es su pilar. Pero hace un año y medio que no va a Barcelona y admite que también hay algunos momentos de cansancio y mucho frío: «Ahora estamos bien pero a veces llegamos a los -40º C y con el viento la sensación térmica es de -70º C», relata. Pese a a todo, se muestra más que satisfecha de su labor en el barco.

Este año además, es la coordinadora del proyecto científico: «Durante los avistamientos de ballenas tomamos fotos para identificarlas y compararlas con las de otros catálogos. También estamos realizando grabaciones de ballenas jorobadas con micrófonos submarinos. Como estudiante de Biología para mí es crucial compaginar el activismo con la investigación. ¿De qué sirve estudiar un ecosistema si uno usamos ese conocimiento para evitar la explotación de esas especies?», se pregunta.

«Lo mejor de todo es haber conocido a tantos activistas que me han inspirado tanto. Hay gente de todos los lugares del mundo», explica. «Aquí nadie es un superhéroe, cada persona tiene su trabajo y su familia en casa. Bajamos a la Antártida porque estamos convencidos de que podemos detener la caza de ballenas. Y lo hacemos porque vemos que ningún gobierno hace nada para protegerlas», critica. «Es un sentimiento muy fuerte que nos hace sentir como una familia».

Noticias Agibilis

Article source: http://www.elmundo.es/ciencia/2014/02/05/52eff4ace2704e252f8b4583.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.