feb 192014
 

Teodoro Vives Soteras (1926), codirector del Observatorio de Calar Alto (Almería) entre 1984 y 2003, fue una figura de referencia en la astronomía española de la segunda mitad del siglo XX. Trabajó en la Universidad de Minas Gerais de Brasil, en Reino Unido y en Alemania antes de regresar a España. Fue un gran experto en astronomía de posición, materia sobre la cual ejerció la docencia universitaria y publicó un manual que ha contribuido a formar varias generaciones de profesionales en España. Fue también un pionero de la fotometría fotoeléctrica en nuestro país.

Aparte de su labor docente en las universidades Complutense y de Granada, Vives desempeñó un papel central en la historia del Observatorio de Cartuja en Granada, del que fue director y cuyas instalaciones e investigación modernizó. Este observatorio se integró posteriormente en la Universidad de Granada. Vives erigió su Estación de Alta Montaña del Mohón de Trigo en Sierra Nevada.

El centro de Cartuja fue germen del Instituto de Astrofísica de Andalucía y de los observatorios ligados a esta entidad: el de Sierra Nevada y el Centro Astronómico Hispano Alemán, más conocido como Observatorio de Calar Alto. Gracias a la gestión de Teodoro Vives se establecieron colaboraciones con el Observatorio de Greenwich y con el Max-Planck-Institut für Aeronomie, que han decidido en gran medida la investigación actual del Instituto de Astrofísica de Andalucía. Su actividad internacional le hizo merecedor de la Medalla al Mérito de la República Federal de Alemania.

Teodoro Vives fue sacerdote jesuita, aunque luego abandonó esta orden y contrajo matrimonio. A su labor científica y académica unía una cultura inmensa y un aprecio especial por la divulgación científica de calidad, lo que le llevó a publicar varias obras de divulgación de la astronomía dirigidas a públicos de distintos niveles y que figuran en las bibliotecas de multitud de apasionados de la astronomía, tanto profesionales como aficionados. Entre las últimas actividades públicas de Teodoro Vives se encontró su aceptación de la presidencia de honor de la Asociación de Amigos del Observatorio Astronómico de Calar Alto.

La pérdida del profesor Vives, fallecido el 11 de febrero de 2014 en Almería, ha entristecido a toda la comunidad astrofísica española: la herencia científica de quienes ejercen la disciplina en este país es relativamente corta. Se remonta a unos pioneros en el siglo XX, tan pocos que se pueden contar con los dedos de una mano. Uno de ellos, sin lugar a dudas, fue Vives.

David Galadí-Enríquez es astrónomo, jefe del departamento de Astronomía en el observatorio de Calar Alto.

Noticias Agibilis

Article source: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/02/18/actualidad/1392762268_933948.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.