feb 052014
 

Los sucesivos recortes en los fondos públicos de I+D, derivados de la crisis económica, han dejado a la ciencia y a los científicos españoles heridos de muerte. La desaparición de proyectos en desarrollo por falta de recursos y el estancamiento de las convocatorias de nuevas iniciativas provocan que la maquinaria científica esté atascada y que cada vez más investigadores tengan que irse fuera. En el caso de Marian Mellén, que EL CORREO eligió como Alavesa del Mes en febrero de 2013 por sus logros en la prestigiosa Universidad Rockefeller de Nueva York, su marcha fue, en origen, un paso más de su postdoctorado. La vitoriana, doctora ‘cum laude’ en bioquímica y biología molecular, contó su experiencia en el programa ‘Conexión Samanta’, emitido anoche en Cuatro. Ella fue una de las protagonistas elegidas por Samanta Villar para su programa ‘Investiga como puedas’, donde se ponen en evidencia las numerosas trabas a las que tiene que hacer frente la investigación científica.

Esta ‘fuga de cerebros’, de la que Mellén forma parte, está suponiendo una gran pérdida económica y un indiscutible desperdicio de talento para el país. No en vano, todo lo que estos científicos descubran, inventen y patenten llevará ‘label’ extranjero, a pesar de todo el dinero público que el Estado ha podido invertir en su formación. “Soy española, pero tengo más que firmado que todo lo que descubra pertenece a Rockefeller, y Rockefeller es Estados Unidos. Realmente, no es ciencia española”, apostilló Mellén, formada en el campus de la UPV en Leioa, y en facultades de Madrid y Roma.

En consecuencia, todos sus avances en la investigación sobre el síndrome de Rett, una de las causas más comunes del autismo femenino y que afecta a una de cada 10.000 niñas, tendrán patente estadounidense. “Toda la inversión, la inyección de dinero que se ha puesto, el que una persona llegue aquí desde España para hacer investigación, es brutal”, enfatizó la joven bioquímica, que reside en Nueva York desde hace tres años.

En su aventura americana le acompaña su marido Luis Quevedo, licenciado en Biotecnología, aunque profesionalmente se dedica al periodismo científico. Dirige y presenta un programa de divulgación que se emite en el canal NTN24 y que se puede ver en toda América. En el reportaje, Quevedo mostró un ejemplar de EL CORREO y recordó el reconocimiento que este periódico le hizo a su esposa el pasado año [video]. Del mismo modo, explicó que en una ocasión él mismo ha informado sobre los avances en las investigaciones que lleva a cabo su mujer, a raíz de que ésta publicara un artículo en la prestigiosa revista científica Cell.

“Futuro incierto”

Como se explicó en el programa, Mellén aterrizó en la ‘Gran Manzana’ tras realizar su tesis doctoral en el Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC, en Madrid. Al terminar, decidió continuar su prometedora carrera fuera de España y recaló en la Universidad Rockefeller, la primera institución en los Estados Unidos dedicada exclusivamente a la investigación biomédica y cuyo prestigio está avalado por los 24 premios Nobel asociados al centro desde su fundación en el año 1901. Ella y el equipo del que forma parte han sido los artífices de un descubrimiento sin precedentes: la detección de un mecanismo en el ADN que se perfila como determinante en el desarrollo del síndrome de Rett.

Como recordó Mellén desde su laboratorio, tradicionalmente, la estancia en el extranjero ha sido un periodo fundamental para que científicos como ella puedan completar su formación. Sin embargo, lo que antes era una fase puntual, previa al regreso para desarrollar proyectos de innovación y líneas de investigación punteras en casa, ante la falta de oportunidades se ha convertido en una etapa más prolongada en el tiempo, incluso en un viaje sin billete de vuelta. “De hecho, aquí todavía siguen investigadores de anteriores generaciones a la mía, que ya deberían ser jefes o incluso tener su propio laboratorio en España”, destacó.

Para muchos, el retorno podría significar un “suicidio profesional”, como reconoció uno de sus compañeros. Con apenas 30 años, Mellén admitió que su “futuro es incierto” y que, de momento, no le han ofrecido “nada” en España y, por lo tanto, no se plantea regresar. En la actual coyuntura, lo de volver “es una utopía total”, según le confesó a la periodista. “De hecho, los pocos que han obtenido una beca Ramón y Cajal -las ayudas que el Gobierno concede a investigadores de prestigio- ahora mismo no tienen dónde ejercer”, zanjó.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.elcorreo.com/alava/20140205/local/espanola-pero-todo-haga-201402050732.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.