feb 222014
 

Ochenta científicos argentinos viajarán a partir de marzo a diferentes países para profundizar su formación en el marco de BEC.AR, un programa de la Jefatura de Gabinete de Ministros que desde 2012 otorga becas a profesionales de ciencias naturales y exactas, ingenierías y otras áreas de desarrollo de tecnología e innovación productiva.

María Graciela Molina, una ingeniera en sistemas de 36 años, es una de las profesionales que viajará explicó que trabaja “en un equipo de investigación en la Universidad Nacional de Tucumán desarrollando software para radares geofísicos”.

“Esto es -continuó- el diseño de equipo instrumental para la mediciones ionosféricas, que es la parte alta de la atmósfera terrestre”.

La científica, que viajará el 3 de marzo a Roma donde trabajará en el Istituto Nazionale di Geofísica e Vulcanología (INGV), aseguró que “en nuestro campo la posibilidad de especializarse afuera es fundamental”, y dijo que “el objetivo es a mi regreso poder desarrollar la versión argentina de estos radares”.

Por su parte, Mary Luz Mojica Pisciotti, una física colombiana nacionalizada argentina, estará entre abril y junio en el Instituto de Nanociencia de Aragón, en Zaragoza, España, realizando mediciones complementarias para su doctorado.

“Nosotros trabajamos con nanopartículas magnéticas y estamos desarrollando su aplicación para el tratamiento de tumores y de patologías oftálmicas como el desprendimiento de retina y el retinoblastoma”, detalló.

En este caso, el valor de su estadía en el exterior es la utilización de equipamiento de alta tecnología que le permitirá realizar mediciones con mayor nivel de precisión.

Mary Luz llegó a la Argentina en 2008, gracias a una beca del Instituto Balseiro, y desde entonces no sólo se quedó a vivir en Bariloche, en Río Negro, sino que pidió y obtuvo la nacionalidad argentina.

“En mi caso el gran valor del lugar al que voy es que trabajaré con un equipo que hace años investiga fenoles, lo que en Argentina todavía es muy incipiente”, contó el ingeniero biomédico de la Universidad Nacional de Córdoba, Lucas Colombo.

Parte de la primera camada de egresados de esta carrera en 2010, Colombo es hoy becario de CONICET y se encuentra abocado al desarrollo de biosensores enzimáticos para la detección de compuestos, en este caso de fenoles.

El objetivo tras la vuelta de Madrid “sería poder con mi equipo desarrollar medidores más allá de la investigación básica, es decir, hacer alianzas estratégicas que nos permitan llevar nuestras investigaciones al mercado”, anticipó.

El programa BEC.AR fue creado en 2012 y tiene como meta para los próximos cuatro años lograr que unos mil profesionales hayan recibido alguna formación en el exterior.

Los 80 becarios que hoy estuvieron reunidos junto al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, realizarán lo que se denomina “estadías cortas” en el exterior en el marco de sus doctorados, pero el programa ofrece además maestrías de uno y dos años, especializaciones y visitas técnicas a empresas en otros países de varios meses.

“Para nosotros éste es un acto de mucha importancia porque implica profundizar el proceso de formación de profesionales calificados en áreas estratégicas para el desarrollo del país”, sostuvo Capitanich al encabezar el acto con la nueva camada de 80 becarios que partirán desde marzo.

Los becarios también fueron felicitados públicamente por Roberto Salvarezza, titular del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICET), organismo que participó de la selección de los becarios que resultaron elegidos entre dos mil postulantes de todo el país.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.losandes.com.ar/notas/2014/2/21/ochenta-cientificos-argentinos-viajan-exterior-perfeccionarse-768931.asp

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.