mar 152014
 

da2 yo, tu, ella

Marcelle Lacroix directora de SummaMarcelle Lacroix directora de Summa

Marcelle Lacroix directora de SummaMarcelle Lacroix directora de Summa

Marcelle Lacroix directora de Summa

Marcelle Lacroix directora de Summa

Marcelle Lacroix directora de Summa

Marcelle Lacroix directora de Summa

Marcelle Lacroix directora de Summa

right


VERÓNICA MARTÍN | Santa Cruz
Reportaje fotográfico: JAVIER GANIVET

Marcelle Lacroix tiene un nombre francés pero un indiscutible acento argentino. Así la definieron una vez y así la volvemos a definir en este Yo, tú, ella. Habla de lo que más le gusta hacer: la divulgación científica a través del juego y las actividades lúdicas. Es la directora de Summa, una empresa que pretende sembrar la semilla del amor por la ciencia y que trabaja para centros escolares y para Museos de Tenerife, entre otras instituciones.

-¿Llegó a Canarias huyendo de la crisis económica en Argentina?

“Llevo 13 años aquí. Me trasladé antes de que la crisis llegara a mi país. En esa ocasión, el problema económico no tuvo mucho que ver con mi traslado pues yo ya estaba aquí en el año 2000 y la crisis comenzó en el 2001. Fue una decisión personal. Nos vinimos con la idea de conocer nuevos mundos”.

-¿Y cómo decidió dedicarse a la divulgación científica? ¿Era algo que hacía en Argentina?

“Soy bióloga y técnico en laboratorio. En mi país trabajaba en un laboratorio de investigaciones embriológicas del Consejo Nacional de Investigaciones (Conicet). Allí estuve 10 años y me dediqué a realizar análisis y fotografía científica. Cuando tuve mis primeros hijos [tiene cuatro] dejé este empleo y empecé a estudiar turismo…”.

-¿De la biología al turismo?

“Sí, esto es lo curioso. Que en mis prácticas comencé a trabajar en el departamento de organización de eventos en un hotel y es ahí donde desarrollé la otra parte de mi trayectoria profesional que, posteriormente, me ha servido para mi futuro laboral”.

-¿Cuándo unió ambas habilidades?

“Cuando llegué a Tenerife me di cuenta de que podía unir ambos conceptos -todos mis conocimientos científicos y la capacidad de organizar eventos- y creé Summa”.

-¿Qué significa?

“Precisamente el nombre de la empresa viene de sumatoria. De la idea de sumar ambas dos cosas y el logotipo original es el símbolo de sumatoria”.

-¿Qué opina de los recortes en investigación en España?

“Los recortes en investigación, entre otras cosas, provoca una fuga de cerebros importante para España. Eso influye directamente en el desarrollo científico y tecnológico del país. Una o varias generaciones de científicos pueden emigrar en busca de mejores condiciones laborales”.

-¿Cómo se enseña la ciencia para que sea divertida?

“La ciencia tiene solo una forma pero el modo de enseñarla es lo que varía. Yo uso muchos ejemplos con experimentos y ejemplos para que el público pueda ver algo tangible. En el caso de Summa, no nos dedicamos a dar clase, siempre son materias extracurriculares pero con contenidos científicos y está claro que todas las materias pueden ser divertidas. Hasta la astronomía la contamos de una manera lúdica para que, en una simple sesión, los participantes salgan sabiendo localizar en el cielo las principales constelaciones de invierno a través del Cinturón de Orión”.

-¿Con este tipo de acciones se pueden inculcar las vocaciones científicas? ¿Cómo?

“Estamos convencidos. Por ello, con el fin de diseñar actividades en el ámbito educativo que puedan contribuir a aumentar las vocaciones científicas de los adolescentes realizamos investigaciones sobre psicología, sociología y didáctica de la ciencias y tecnología con profesionales especializados. Espero que estas semillas que hoy plantamos, mañana den su fruto. Las vocaciones científicas se pueden incentivar de muchas formas: con visitas a museos, charlas con investigadores, libros, documentales y juegos didácticos. Yo utilizo mucho la experimentación para mis talleres de divulgación. Debemos educar sobre la base del conocimiento científico pero de manera dinámica, abierta, lúdica y muy participativa”.

-¿Es importante que los jóvenes se acerquen a la ciencia de esta forma?

“Hay que dejar que los niños piensen y luego, hagan. Que experimenten, que se equivoquen y que vuelvan a hacer… De la ciencia depende el conocimiento y la innovación. Por eso debemos acercarla a los niños y a los no tan niños porque les abre la mente y les enseña a pensar. Una cosa que tratamos de hacer es acercar el científico al público general, que lo vean como alguien más cercano que pueda responder muchas de nuestras preguntas y que los niños les puedan cuestionar desde algo muy simple a lo más complicado…”.

-¿Su experiencia le dice que este tipo de materias interesa muy al contrario de lo que podría parecer por generaciones anteriores donde las ciencias eran algo con fama de complejo y aburrido?

“Les encanta. Tenemos un montón de actividades con niños en los Museos de Tenerife y en los propios colegios donde realizamos talleres de ciencia, alimentación sana o arte. Los niños salen sumamente contentos y participan muchísimo en todas las actividades”.

-¿Se les ha quitado esa alergia a la ciencia?

“Sin duda. Antes se pensaba que la ciencia era algo muy elitista pero cada vez hay más escolares que se fascinan con los animales o la arqueología… La idea es crear en los niños y en los adolescentes el interés por la ciencia. Por ejemplo, hay que enseñarles que en Canarias hay un cielo especial para entender la calidad para la astrofísica. La ciencia crea interés, desarrolla capacidades de asombro y promueve la creatividad…”.

-¿Es más fácil llegar a los más pequeños o a los adolescentes?

“Trabajar con niños de más de ocho años es mejor porque, aunque parezca que no atienden, se quedan con todo y al día siguiente te sorprenden con algunas preguntas de lo que abordaste el día anterior. Los adolescentes son un reto y de hecho ahora vamos a poner en marcha un taller de periodismo científico que creo que les va a parecer muy atractivo”.

-¿Cual es el método que utiliza?

“La mayoría de la actividades que programamos utilizan el juego y la experimentación. Festejamos cumpleaños con base científica en el Museo de la Naturaleza y el Hombre… todo con contenido pero con una carga lúdica bastante fuerte…”.

-¿En la divulgación científica hay modas?

“Nosotros desde hace 10 años seguimos la misma línea: astronomía, física y química… esto no puede pasar de moda porque es la base de los currículums escolares. Nuestras actividades no cambian según la moda”.

-¿Cuál es el top ten de los intereses de los chicos?

“La biología marina y los monstruos les encanta; los meteoritos interesan aunque en eso influyen mucho las noticias: cuando cayó el meteorito de Rusia había más interés”.

-¿Qué es lo más difícil de explicar en ciencia a los niños?

“Lo que más le cuesta asumir son las fechas y la evolución. Todo lo que tiene que ver con tiempos no lo manejan muy bien y tampoco suelen entender que los dinosaurios no existían en Canarias… luego les fascina el vulcanismo, las momias…”.

-¿Cree que en la sociedad española falta cultura científica?

“Creo que sí. Falta, sobre todo, que la cultura que está tanto en la universidades como en los museos llegue más al público en general. Falta que la gente sepa que existen esos centros de conocimiento y que tengan un contacto más cercano con este tipo de instituciones. En los últimos años se está haciendo mucho pero falta aún más”.

-¿Qué propondría en este sentido para que fuera más cercano?

“En este momento la cultura científica está llegando a un nivel de la población con recursos medios y tendría que llegar un poco más abajo, a todo tipo de estratos. Por ejemplo, las poblaciones de las periferias se quedan fuera de muchas de estas cosas. No hay que llevar estas actividades solo a los mejores colegios sino a todos. Por eso estamos trabajando en Añaza con un equipo de participación ciudadana y hemos logrado que haya parte de ciencia en las actividades del barrio”.

-¿Lo más esencial de la ciencia es la creatividad?

“Hay una frase de Carl Sagan que decía que la ciencia más que un conjunto de conocimientos es la suma de una manera de pensar. Nosotros jugamos mucho con la creatividad y les hacemos a los niños desde crear nuestras propias constelaciones hasta construir un insecto basándose en ciertas características”.

-¿Cuáles son las actividades de Summa?

“Trabajamos con Museos de Tenerife en todos los talleres extraescolares y organizamos las acampadas en el Museo de la Naturaleza y el Hombre. Además, trabajamos en divulgación de Astronomía a través de Esfericum que es una proyecto específico sobre esta materia. Al mismo tiempo colaboramos con la editorial Santillana en materias extraescolares pero en el ámbito escolar”.

-Es lo que se denomina ahora una emprendedora, ¿Cómo decidió montar su propia empresa?

“Al llegar a Canarias, al intentar encajar en una cosa u otra, me planteé la opción de montar mi propio negocio en divulgación científica. Me encontré con gente que me ayudó muchísimo como Guillermo Martínez que era en ese momento gerente del Recinto Ferial y ahora está en Idecco. Los comienzos no fueron fáciles pero empecé así a trabajar para algunos clientes como CajaCanarias, Emmasa, haciendo dinamización de bibliotecas…”.

-¿Nunca se le ocurrió trabajar por cuenta ajena?

“Me gustar mucho la independencia y manejar mis tiempos y formas”.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.diariodeavisos.com/2014/03/marcelle-lacroix-la-ciencia-nos-abre-mente-nos-ensena-pensar/

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.