mar 272014
 

Si la discoteca es uno de los escenarios más recurrente para el cortejo entre humanos, los pasos de baile equivalen a la apertura de la cola de los pavos reales, los golpes de pecho de los orangutanes o el pecho hinchado de los palomos (o las tres cosas a la vez). La leyenda reza que observando a un hombre bailar pueden extraerse conclusiones sobre sus capacidades amatorias. Sin haber llegado a demostrar científicamente tal punto, un equipo de investigadores de las universidades de Northumbria (Reino Unido) y Gottingen (Alemania) ha descubierto cuál es la coreografía que más atrae a las mujeres. (Mientras la investigación en España retrocede diez años, verbigracia de los recortes presupuestarios, existen lugares en el mundo donde existe capital para documentar y diseccionar los movimientos de cadera del macho humano.)

Así, los científicos europeos pidieron a 30 hombres que bailaran durante 30 segundos a su libre albedrío y grabaron todos sus pasos mediante un complejo sistema de captura de movimientos. A continuación, las 30 coreografías fueron utilizadas para animar digitalmente un avatar con aspecto de dummy (ya sabe, los muñecos que se utilizan en las pruebas de accidentes de los coches). La idea era neutralizar variables como el aspecto físico o el estilismo (ya que puede dar pistas sobre el nivel socioeconómico del sujeto) para que no influyesen en la valoración de las mujeres.

Los investigadores analizaron y midieron la velocidad y tipo de movimientos que realizaba cada sujeto con cada una de sus extremidades. Finalmente, invitaron a 37 mujeres a visionar y puntuar las grabaciones del cero al siete. Y llegaron a las siguientes conclusiones:

-Las mujeres puntúan con notas más altas a los bailarines que muestran movimientos más amplios y variados de cabeza, cuello y torso.

La velocidad del juego de piernas también cuenta. Y se valora, especialmente, el giro de la rodilla izquierda. Una mala noticia para el 80% de la población que es diestra. De hecho, los hombres que hacían girar solo su rodilla derecha recibieron peores puntuaciones.

Los movimientos de los brazos no importan. Algo ciertamente discutible ¿Merece la misma puntuación ‘el egipcio’ que ‘la inmersión’? Las chicas del equipo olímpico de natación sincronizada tendrían mucho que decir al respecto.

Los científicos europeos aseguran que su estudio demuestra que los movimientos de los hombres al bailar “lanzan señales fiables sobre su salud, cualidades genéticas y su historia personal”.

¿Qué conclusiones debemos sacar entonces sobre la relevancia como agente evolutivo de Christopher Walken?

Noticias Agibilis

Article source: http://elpais.com/elpais/2014/03/25/icon/1395771063_720504.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.