feb 222014
 

Klaus Desmet

  • Brujas (Bélgica), 1970

    – Catedrático de la Universidad Carlos III en Getafe, adonde llegó en 1998

    – Licenciado por la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), hizo el doctorado en la Universidad de Stanford (EE.UU.)

    – Ha colaborado con el Banco de España y con las universidades de Illinois y Princeton

    – Ganó el premio August Lösch en el 2010 por sus contribuciones en ciencia regional

    – Compagina su actividad en la Universidad Carlos III con la de investigador del Center for Economic Policy Research (Reino Unido)

El cambio climático no sólo preocupa a especialistas en medio ambiente, físicos de la atmósfera, empresarios turísticos o aficionados al esquí. También preocupa, de manera creciente, a sociólogos y economistas que estudian los efectos que tendrá en las personas y cómo minimizarlos.

Dado que el cambio climático afectará de manera distinta a regiones distintas, si todo el mundo se queda a vivir en su lugar de origen, algunas poblaciones resultarán muy perjudicadas, observa Klaus Desmet, de la Universidad Carlos III, en una investigación que ha realizado junto a Esteban Rossi-Hansberg, de la Universidad de Princeton (EE.UU.). Pero si se permite la libre circulación de personas y bienes a través de las fronteras, el cambio climático podrá gestionarse con mínimos traumas. Desmet ha atendido a La Vanguardia desde la Universidad de Stanford (EE.UU.), donde está pasando un año sabático.

¿El cambio climático llevará a la decadencia de algunas regiones y al auge de otras?
Será una historia de perdedores y ganadores. Algunas regiones caerán en la decadencia, y otras conocerán un auge. Pero esto no es nada nuevo. Hace 7.000 años el desierto del Sáhara era una sabana verde y había granjas con vacas, ovejas y cabras, y durante la época romana el norte de África era el granero del imperio.

¿España será ganadora o perdedora?
Los efectos serán más dramáticos en latitudes más extremas, en las regiones ecuatoriales y las zonas polares. En España el impacto será limitado, aunque algunos sectores, como el del vino en el centro y el sur del país, podrían sufrir.

El periodo cálido medieval, entre los siglos IX y XIV, cuando las temperaturas subieron unos dos grados, es revelador. Había viñedos en el sur de Noruega e Inglaterra exportaba vino a Francia.

¿Qué regiones saldrán beneficiadas?
En Europa, si no permitimos los movimientos migratorios, el norte resultará beneficiado y el sur, perjudicado.

¿África volverá a ser el continente más castigado?
Es un continente en buena medida ecuatorial, y es más frágil al cambio climático que muchos otros lugares del mundo. Por esto, es probable que en Europa nos tengamos que acostumbrar a los refugiados climáticos.

¿Los pobres se volverán más pobres y los ricos, más ricos?
En la medida que las latitudes más ecuatoriales ya son las más pobres hoy, el cambio climático puede incrementar las disparidades económicas, sobre todo si las políticas migratorias siguen siendo muy restrictivas. Pero los países del norte tendrán necesidad de inmigrantes.

¿Prevé una catástrofe humana si el cambio climático se gestiona mal?
El cambio climático aumentará las presiones migratorias y no puede negarse que exista riesgo de conflictos. Pero estamos hablando de cambios muy graduales, lo cual es una gran ventaja porque nos dará tiempo para adaptarnos. Y probablemente la distribución geográfica de la población mundial en el año 2200 será muy distinta a la de hoy. De hecho, los cambios en los últimos 200 años también han sido enormes. Esto sugiere que el mundo tiene la capacidad de adaptarse.

¿Cree que los países que se puedan ver beneficiados se volverán más proteccionistas?
Hay que distinguir entre el comercio y la migración. En general el comercio beneficia a todos. Por lo tanto, los suecos serán los primeros en querer vender sus vinos al resto del mundo. La migración es un tema más complicado, y es posible que los países beneficiados quieran poner barreras en sus fronteras. Por otra parte, si entre un 50% y un 80% del centro de Siberia es tierra fértil para la agricultura a finales de siglo, se necesitará mucha mano de obra.

Si se toman las medidas adecuadas, ¿el cambio climático podría ser incluso beneficioso para la humanidad?
Según nuestro análisis, en un mundo ideal en que la gente pueda vivir donde quiera, el cambio climático no sería ni bueno ni malo desde un punto de vista económico. Con un desplazamiento medio de la población de unos mil kilómetros hacia el norte en el próximo siglo, el cambio climático dejaría de ser un problema económico, Pero en un mundo con restricciones migratorias e impedimentos al comercio, los efectos serán muy desiguales, con ganadores y perdedores.

¿Qué debería hacerse para evitar que el cambio climático aumente las desigualdades?
Hay que actuar en diferentes frentes a la vez. Es necesario reducir las emisiones a través de acuerdos internacionales e invertir en nuevas tecnologías. Y las negociaciones internacionales sobre migración y comercio serán más necesarias que nunca. Los países del norte tendrán que elegir entre aceptar más inmigración o participar en acuerdos para frenar el cambio climático.

¿Es partidario de facilitar las migraciones?
La historia de la humanidad es la historia de las grandes migraciones. La gente siempre ha buscado mejores oportunidades fuera, y el cambio climático será una razón más. A corto plazo las migraciones pueden ir acompañadas de conflictos. Pero a largo plazo serán muy beneficiosas.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.lavanguardia.com/vanguardia-de-la-ciencia/20140222/54401588723/politicas-migratorias-restrictivas-agravaran-efectos-cambio-climatico.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.