mar 282014
 

Los 1.250 kilómetros que separan Oxford del Parque Científico de Madrid no han sido un obstáculo para que Manuel Fuertes haya sido capaz de abrir en esta enclave la única oficina que Isis Innovation posee en la Europa continental. El director general de esta división española se muestra firmemente defensor de la ciencia de su país natal pero reclama un compromiso más serio por parte de las administraciones para ser capaces de canalizar todo el conocimiento gestado en las universidades y los centros de investigación.

«En España se sigue considerando a la ciencia como un coste y no como una inversión y hoy en día el modelo económico es distinto: si no innovas y creas productos y servicios completamente nuevos, el crecimiento de un país está limitado. El modelo económico de producir trabajando más horas ya no funciona y de eso ya se han dado cuenta hasta en países como China», asevera Fuertes.

Fuertes, que asegura pasar solo tres días al mes en España, es consciente de la situación por la que atraviesa la investigación en el país y sostiene que «la innovación juega un rol muy importante, porque si no innovas, alguien en otro país lo hará y se llevará a tu cliente».

‘Debemos adaptarnos cuanto antes’

El ejecutivo sostiene que estamos ante un nuevo modelo que va más allá del capitalismo y que se centra en la economía del conocimiento. «Hubo una revolución industrial y luego llegó la economía de los servicios y España llegó tarde a las dos. Ahora estamos ante un modelo basado en el conocimiento y debemos adaptarnos cuanto antes», recalca.

En los últimos meses los términos emprendedor e innovación acompañan muchas notas de prensa, pero Fuertes considera que «en España son palabras ya desgastadas. Muchas grandes empresas han desarrollado programas de emprendimiento pero en su mayoría están vacíos de contenido». En este sentido, el responsable asegura que el mayor problema al que se enfrenta el sistema español es que «se confunde al verdadero innovador con el que pretende innovar. Cuando un Gobierno otorga subvenciones por igual al que pretende innovar que al que realmente logra un hallazgo importante para la ciencia, el sistema pierde eficacia. Si seguimos subvencionando a todos por igual, seremos siempre un país de mediocres. Hay que apostar solo por los caballos ganadores, aunque sean pocos».

Al hilo de esta apuesta por los referentes, Fuertes considera más que necesario que las universidades españolas se posicionen para encontrar una especialización concreta. «En EEUU hay diez universidades pioneras en la biotecnología pero porque se ha apostado por ellas desde la administración. En España tenemos muchas trabajando en lo mismo y es mejor que centren sus esfuerzos en destacar por algo en concreto».

Isis Innovation, que además de las oficinas de Oxford y Madrid, posee delegaciones en EEUU, China, Japón o Singapur, nació hace tres décadas como oficina de trasferencia tecnológica de la Universidad de Oxford pero ahora también se dedica a ofrecer estos servicios de comercialización del conocimiento a terceros.

La Tercera Misión de los investigadores

«Cualquier universidad tiene un papel muy importante, lo que se conoce como Tercera Misión, que la sociedad pueda disfrutar de los resultados de investigación, que estos resultados no se queden en los laboratorios», agrega Fuertes. Además, señala que «en España los incentivos para los científicos van ligados a sus publicaciones más que con las patentes que consigan o las empresas que creen».

Las diferentes administraciones han llevado a cabo importantes inversiones en los últimos años para crear nuevos nodos del conocimiento, como parques científicos y tecnológicos que están repartidos por toda la geografía española. «Tenemos laboratorios donde nos hemos gastado un verdadero dineral y ahora están infrautilizados. Los parques científicos son esenciales porque reducen el gap que existe entre la industria y la universidad, pero no podemos seguir dejando que nuestros científicos se vayan de España. No tiene sentido seguir invirtiendo en formación para luego tener los laboratorios vacíos. El conocimiento yace en las universidades o centros como el CSIC, porque muy pocas empresas investigan realmente», asegura el ejecutivo.

Políticas reales

Fuertes sostiene que en España hay importantes desequilibrios en este sentido por la falta de incentivos en comparación con lo que sucede en otros lugares. «Hay países como Reino Unido, Singapur o China que están incentivando proactivamente la innovación, pero con políticas reales, no solo con fotos. Desde Isis Innovation estamos ayudando al gobierno de China a comprar tecnología que se crea en Europa pero que luego se desarrolla allí. En España es todo lo contrario. ¿Qué necesidad tiene un emprendedor de pasar por tantos pasos para crear una sociedad?», se cuestiona.

Como receta para ordenar toda esta estructura, Fuertes sugiere «fijarse en países que realmente lo están haciendo bien, porque aquí el único problema que existe es la enorme burocracia porque tenemos a algunos de los mejores científicos del mundo y hay que dejarles hacer lo que mejor saben, que es innovar, y no preocuparse por los papeles».

Apps frente a patentes científicas

Ante la masiva creación de empresas vinculadas con las apps para móviles, Manuel Fuertes considera que «no podemos comparar un hallazgo científico con una patente de software de una aplicación, y el 90% de las start ups en España son de este tipo. Las apps son la herramienta de los países pobres porque con una idea y un ordenador ya es suficiente». El responsable de Isis Innovation en España asegura que «en Londres estamos desincentivando las inversiones en aplicaciones, porque todos los fondos de capital riesgo del mundo dieron un retorno del 4% el año pasado, frente al 40% de los ligados a la biotecnología». Además, Fuertes culpa a las administraciones de esta situación porque muchas «se dedican a pasear a algunos de los creadores de estos sistemas e intentan inventar su propio Silicon Valley, pero no hay herramientas fiables que puedan predecir el futuro de una aplicación. Es un segmento que se sirve mucho de las corazonadas», agrega. Frente a esta situación, Fuertes considera necesario apostar por empresas que trabajen en hallazgos científicos relevantes «aunque las inversiones y el talento es necesariamente mayor que en el caso de las aplicaciones móviles».

Noticias Agibilis

Article source: http://www.elmundo.es/economia/2014/03/28/533541a4268e3e94408b456e.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.