ene 292014
 

Que la ciencia no gusta demasiado a los niños es casi una obviedad. La cuestión es, ¿por qué? La primera Escuela de Ciencia en España se propone ahora desde Valencia enganchar a los más pequeños poniéndoles a diseñar sus propios videojuegos, crear robots o incluso programar.

Science Fantasy es uno de los proyectos ganadores de Lanzadera, el programa de apoyo a emprendedores de Juan Roig. Su objetivo, fomentar la curiosidad por la ciencia y promover el talento innovador de los niños y jóvenes con talleres y cursos para jóvenes de 8 a 17 años sobre tecnología o informática.

Esta empresa joven con experiencia en la divulgación de la ciencia basa su metodología de enseñanza en la educación personalizada. Así que el lema de la compañía no puede ser otro: “Cada alumno es único y tiene su propia forma de aprender y descubrir el mundo”.

Eso sí, la Escuela de Ciencia es quien pone las herramientas. Por ejemplo, ¿hay quien tiene claro con qué personajes y misiones le gustaría jugar? El curso sobre diseño de vídeojuegos es para él. Los amantes de Lego tienen también su propio taller con el que desarrollar las habilidades de investigación científica mientras se aprenden los conceptos tecnológicos para poner a andar un robot. Y los científicos propiamente dichos no podían dejar de tener su espacio en este laboratorio. Los más pequeños pueden desde investigar el propio ADN hasta desarrollar nuevas fórmulas químicas, además de iniciarse en los misterios del universo.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2014/01/28/52e7db23268e3e8e258b4579.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.