mar 052014
 

Más noticias de: csic, economía, I+D, I+D+i, política científica, recortes

Republicar



La expedición Malaspina es uno de los últimos grandes proyectos científicos españoles.Ampliar


La expedición Malaspina es uno de los últimos grandes proyectos científicos españoles. / CSIC

LEER


IMPRIMIR

Desde hace años, los presupuestos para investigación en España son un complejo entramado de partidas que esconden una burbuja creciente. La diferencia entre el dinero presupuestado, el que se aprueba en el Congreso de los Diputados, y el efectivamente gastado, es muy diferente, llegando la disparidad a superar los 2.000 millones de euros. En 2012, por ejemplo, se dejó de gastar el 45% de lo presupuestado originalmente, es decir, 2.282 millones de euros. El dato, difundido hoy por la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce), confirma una práctica que este Gobierno ha heredado del anterior y así sucesivamente: inflar los presupuestos con créditos que nunca se conceden, en parte porque las empresas no los piden.

III RELACIONADA
Las subvenciones para investigación civil suben un 6% y se quedan en niveles inferiores a 2006

Más: #recortes

Hay otros datos preocupantes en el informe de la Cosce La inversión en I+D+i en los Presupuestos Generales del Estado 2014. Por ejemplo, que el supuesto aumento del presupuesto para investigación civil es en realidad un estancamiento. Teniendo en cuenta los datos de inflación previstos por el propio Gobierno, el presunto incremento de la I+D civil (de un tímido 1,26%) se queda realmente en una reducción del 0,04%, es decir, niveles estancados en los de 2013. “Estamos pasando del batacazo que se experimentó entre 2008 y 2012 a un encefalograma plano”, ha señalado José Molero, uno de los autores del análisis, quien ha insistido que “el boom de la inversión” en I+D+i que comenzó en la anterior legislatura y continúa en esta se hizo a base de esos préstamos que, en una gran proporción, se dejan sin gastar. En los presupuestos, “las cifras reales están ocultas”, ha incidido Molero.

En todos los presupuestos de este año, el único aumento sustancial lo experimenta la I+D militar, con un crecimiento del 39,47% destinado a suplir los recortes experimentados en ejercicios anteriores.

También es preocupante las situación de las becas para los investigadores más jóvenes, esos que se supone formarán la masa crítica del sistema de ciencia español en el futuro próximo. Según el informe, las becas para investigadores jóvenes FPU (concedidas por el Ministerio de Educación) y las FPI (que concede el Ministerio de Economía) han subido su cuantía en los presupuestos de este año. Pero la subida no es suficiente para paliar la caída que llevan experimentando desde 2009 (unos 10 millones de euros anuales). Así, la dotación de ambos programas de becas son aún inferiores a la que existía en 2006.

La visión general es que España sigue en niveles de hace casi diez años en cuanto a investigación. “Seguimos como en 2005, y aunque son buenas noticias que se detenga el descenso del presupuesto, hace falta una apuesta mucho más decidida”, ha señalado Carlos Andradas, presidente de la Cosce.

Créditos para el CSIC

El informe ha sido presentado en rueda de prensa en Madrid. El presidente denunció otro espejismo presupuestario. Si se suma al presupuesto de 2013 los créditos extraordinarios que el Gobierno aprobó para evitar la quiebra del CSIC, el mayor organismo público de investigación del país, la cifra es mayor que los presupuestos para 2014.

Posiblemente este año las instituciones de I+D público también vivan pendientes de propinas extraordinarias destinadas a salvarlas en el último momento, es decir, lo contrario a un panorama previsible y multianual básico para el correcto funcionamiento de la investigación. “Estamos abocados a que este año haya de nuevo créditos extraordinarios”, ha alertado Andradas.

Según el informe, en 2012 quedaron 2.282 millones de euros presupuestados sin gastar, es decir, que el porcentaje de no ejecución del presupuesto llegó al 45%. Es un porcentaje récord incluso comparada con años anteriores, según el informe, que se basa en este aspecto en los datos públicos de la Intervención General del Estado y que está disponible en la web. La gran mayoría de los fondos no ejecutados corresponden a créditos, pero también hay importantes sumas correspondientes a subvenciones, es decir, contribuciones a fondo perdido que se han dejado de gastar. Andradas recordó que en 2012 se dejaron de gastar 172 millones de euros de subvenciones, como ya adelantó Materia respecto a los datos provisionales. Ese dinero que estaba presente en los presupuestos aprobados por el Parlamento”puede corresponder a alguna convocatoria de proyectos de investigación que finalmente no fue publicada”, ha destacado Andradas.

Y más allá del dinero, el sistema de I+D en España también sufre grandes problemas estructurales, según detalla el informe. Entre ellos está la falta de una Agencia Estatal de Investigación prevista en la Ley de la Ciencia aprobada en 2011 y que lleva más de un año de retraso en su creación. Además, han señalado los portavoces de la Cosce, faltan políticas que integren todos los ámbitos relacionados con la I+D: educación, sanidad, infraestructras, administración, etc.

Republicar


Archivado en: csic, economía, I+D, I+D+i, política científica, recortes

Noticias Agibilis

Article source: http://esmateria.com/2014/03/05/la-investigacion-civil-espanola-se-queda-en-encefalograma-plano/

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.