mar 062014
 

La Ciencia aún no se cree que España haya dado ya los primeros pasos hacia la recuperación económica, como asegura el Gobierno de Mariano Rajoy. Al menos no hasta que se note en la asignación presupuestaria para I+D+i. El dinero dedicado a Investigación, Desarrollo e Innovación ha sufrido una serie de constantes recortes desde 2009, que no ha mejorado en absoluto el tibio aumento presupuestario de 2014.

“Seguimos estando como en 2005″, ha asegurado Carlos Andradas, presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) durante la presentación del Informe ‘La inversión en I+D+i en los Presupuestos Generales del Estado 2014′. “Hace falta una apuesta mucho más decidida“, opina Andradas.

Las conclusiones del informe revelan que en grandes cifras el escenario ha mejorado levemente con un aumento presupuestario del 3,60% con respecto al año 2013. Pero, según los autores del informe, si se descuenta la inflación prevista por el propio Gobierno, el incremento es de un 2,27%.

“La foto se ha movido tan poco que es un poco descorazonador”, afirma José Molero, catedrático de Economía Aplicada en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense de Madrid y coautor del informe. La asignación total para la I+D+i en España ha sido este año de 6.146 millones de euros, 213 millones más que en 2013. Sin embargo, los autores recuerdan que veníamos de años en los que la cantidad total para investigación y ciencia superaron los 9.000 millones en los años 2008, 2009 y 2010 y bajaron drásticamente a partir de ese año hasta los 5.932 millones en 2013.

“Este incremento en 2014 supone un leve cambio en la tendencia, pero teniendo en cuenta el fortísimo deterioro acumulado en años anteriores es un cambio insuficiente”, dice Molero.

La investigación militar se come toda la subida

Además, según los autores del informe, si se profundiza en el análisis de los presupuestos por partidas se percibe lo poco significativo que ha sido el incremento de este año. Casi la práctica totalidad del aumento se debe a la subida de la asignación para la I+D militar, cuyo aumento ha sido de más de un 39% con respecto a 2013. “El cambio de 2014 ha sido en investigación militar y es porque la bajada que había sufrido en años anteriores había sido demoledora”, explica José de No, investigador del Centro de Automática y Robótica del CSIC.

Los fondos llamados no financieros, las subvenciones, también han aumentado en términos generales un 6,47% con respecto a 2013. Pero uno de los mayores problemas de las cifras de la I+D+i en España surge precisamente cuando se atiende a las otras partidas, las llamadas de fondos financieros, es decir, prestamos destinados a las empresas principalmente. Los fondos financieros suponen el 60% del total presupuestado, pero, por increíble que parezca, una parte muy importante de estos fondos se queda año tras año sin gastar, de forma que vuelve a las arcas del Estado sin que el sistema de Ciencia y Tecnología se vea beneficiado de ninguna forma.

“En datos de ejecución presupuestaria no estamos en 2005, sino que estamos más atrás”, asegura José Molero. La realidad es que, aunque la asignación para I+D es tan sumamente justa que obliga al Gobierno a conceder créditos extraordinarios a organismos como el CSIC para evitar la quiebra técnica, cada año quedan miles de millones de euros presupuestados para ciencia sin gastar. En 2012, por ejemplo, más de 2.200 millones de los 6.600 presupuestados se quedaron sin gastar. La mayor parte de estos fondos corresponde a prestamos (fondos financieros), pero ese año concretamente 170 millones destinados a subvenciones también se quedó sin asignar, lo cual es una cantidad más que considerable para un sistema de ciencia en el que el Plan Nacional de Investigación que vertebra la ciencia pública tiene una dotación de 270 millones.

Y la situación no tiene visos de mejorar en los años sucesivos. Aún no se han conocido los datos de ejecución presupuestaria de 2013, pero los autores del informe aseguran que a mes de noviembre no se habían adjudicado ni el 25% de los fondos financieros para ese año. “Lo que no se puede es ir dando bandazos”, dice José de No. “El efecto acumulado de estos recortes en investigación, desarrollo e innovación es devastador”, afirma De No.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.elmundo.es/ciencia/2014/03/05/5317517e268e3e34238b4580.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.