mar 012014
 

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas pasa su peor momento y, junto con él, la ciencia española, la investigación de nuestra nación, el futuro y el porvenir de nuestra sociedad.

En 2013 se propusieron tan solo cinco plazas para los ciento veinticinco centros del consejo. Una verdadera vergüenza que tendría que lastimar los oídos de quien escuchara tal cifra.

Si repasamos un plan que acaban de presentar advertimos, con la sorpresa del incrédulo, que durante 2014 y 2015 no emitirán ni una sola beca. Que durante los próximos dos años no habrá contrato predoctoral alguno.

Al final la tenebrosa frase de Unamuno, que inventen ellos, se pone en práctica por unos conservadores que se han especializado en conservar lo malo de nuestras costumbres, los peores hábitos de nuestra sociedad.

Ya ocurrió hace unos meses cuando el Gobierno de la Nación tuvo que destinar un crédito extraordinario para evitar la quiebra del CSIC. Un error de previsión, un parche inadmisible, una situación como digo vergonzosa.

Porque sin ciencia no hay innovación, y, sin ésta, no hay futuro. La ciencia es la base sobre la que se construye una nación hecha con cimientos de realidad y vigas de razón y pensamiento.

El plan es tan ambicioso que pretende que en 2017 el centro principal de la investigación española alcance los niveles de hace una década. No hay peor ambición que la de la mediocridad y la negligencia.

Se agotan nuestros científicos y marchan fuera de un país que no les quiere. Un lugar cuyo gobierno sólo cree en la propaganda y nada en el futuro de sus hijos, el porvenir de la ciencia y la labor impagable de los investigadores.   @AntonioMiguelC

     VOLVER A LA PORTADA

Noticias Agibilis

Article source: http://www.diarioprogresista.es/la-ciencia-en-quiebra-46785.htm

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.