feb 042014
 

La ciencia es la búsqueda de la verdad, frente a la irracionalidad de los mitos y el fraude de las supersticiones. Su objetivo es comprender y explicar el mundo, independientemente de si lo que descubre pueda molestar a alguien.

Ya sabemos a lo que tuvo que enfrentarse Galileo cuando defendió que la Tierra no era el ombligo del Universo, sino que orbitaba alrededor del Sol como los demás planetas; o el escarnio que padeció Darwin cuando anunció que los seres humanos no éramos hijos de Adán y Eva, sino de los monos. Pero por mucho que se empeñen las santas inquisiciones en negar la realidad, como dijo el sabio padre de la astronomía moderna, “eppur si muove” [y sin embargo, se mueve]. Por mucho que algunos insistan en despreciar o silenciar la evidencia, el mundo sigue y seguirá girando.

La semana pasada, cuando escuché el inolvidable y emocionante discurso de despedida de Pedro J. Ramírez, volví a acordarme de la mítica frase de Galileo que resume como ninguna la misión de la ciencia, y también del mejor periodismo. Nuestro (ahora ya) ex director nos recordó que EL MUNDO siempre había investigado cualquier noticia de interés público, “sin tabúes, ni cotos vedados, ni zonas de sombra, ni sanctasanctórums”.

El periodismo de investigación comparte con la ciencia el objetivo de descubrir la realidad de las cosas y comprobar qué está pasando bajo la alfombra de las apariencias, le pese a quien le pese. Y quizás precisamente por eso, EL MUNDO, bajo el liderazgo de Pedro J., siempre ha apostado no sólo por el periodismo de investigación, sino también por el periodismo científico.

En septiembre de 2002, el director de este periódico decidió crear la primera sección diaria de Ciencia en la prensa española. Hasta entonces, los temas de Ciencia se encontraban muy diluidos y minusvalorados en todos los periódicos de nuestro país, típicamente dentro de las llamadas secciones de Sociedad (un cajón de sastre en el que las noticias científicas compartían un mismo espacio con una mezcla variopinta de sucesos y asuntos sociales).

Esto implicaba que no había un editor y un equipo de redactores especializados en la cobertura diaria de la información científica. Además, al tener que compartir un mismo espacio limitado con noticias de muchos otros campos, los temas científicos con frecuencia se quedaban relegados o excluidos. Pero aquel día, el director de EL MUNDO impulsó un hito pionero en la historia de la prensa española al establecer un espacio fijo con la cabecera Ciencia en la que trabajarían periodistas dedicados únicamente a cubrir las noticias de este campo fundamental en cualquier sociedad del siglo XXI.

Ante nuestros lectores, la creación de una sección diaria de Ciencia lanzaba el mensaje de que las noticias científicas tenían suficiente importancia e interés como para merecer un espacio propio, al igual que las secciones tradicionales de política nacional e internacional, economía, cultura y deportes. Desde el principio, tuve el privilegio de hacerme cargo de este proyecto, y recuerdo que algunos colegas escépticos pronosticaron que la aventura duraría poco, porque la Ciencia “no daba de sí” ni generaba suficientes noticias de interés como para llenar una sección diaria.

Pero hoy, más de una década después, las secciones de Ciencia ya no se consideran una extravagancia en la prensa española, sino una pieza fundamental en la estructura informativa que debe ofrecer cualquier periódico moderno digno de ese calificativo. Por eso, ahora que a Pedro J. también le ha tocado sufrir una persecución por atreverse a buscar la verdad como a Galileo y a Darwin, es de justicia agradecerle el servicio que hizo a la difusión del conocimiento científico en la sociedad a través de las páginas de EL MUNDO.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.elmundo.es/ciencia/2014/02/04/52f0c8d2268e3ec75d8b4572.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.