mar 172014
 

Una investigación científica publicada en la revista Stroke: Journal of the American Heart Association y recogido por la plataforma española Jano, revela que cada 15 minutos de retraso en la administración de un medicamento anticoagulante tras un accidente cerebrovascular roba a los supervivientes alrededor de un mes de vida sin discapacidad. Y por el contrario, adelantar un minuto el tratamiento supone el incremento de 1,8 días de vida saludable.

En muchos los procesos que generan una situación de urgencia médica, la velocidad es la atención médica puede marcar la diferencia entre la vida y muerte. Pero la rapidez también puede marcar una mejor recuperación, como es el caso que ocupa. El mensaje de una nueva investigación científica realizada por el equipo de expertos de neurología en la Universidad de Melbourne, en Australia, es muy claro: “ahorrar un minuto, ganar un día”. Uno de los autores del trabajo, el profesor Atte Meretoja, afirma que “incluso pequeñas reducciones en los retrasos del tratamiento podrían beneficiar a los pacientes en el largo plazo”.

Los servicios de emergencia médicos y los hospitales “tienen la capacidad de reducir significativamente los retrasos en la respuesta y el tratamiento retrasos”, asegura este investigador. “En el tratamiento del accidente cerebrovascular, cada minuto que se ahorre da a los pacientes días de vida saludable”, insiste Meretoja. Los científicos han desarrollado la investigación gracias a la “evidencia de los principales estudios combinados sobre disolución de coágulos existentes hasta la fecha y aplicaron esa información a 2.258 pacientes con consecutivos ictus de Australia y Finlandia para calcular cuáles habrían sido los resultados de estas personas si hubieran sido tratadas más rápida o más lentamente”, cuenta el experto.

Según la revista Jano, “los servicios de atención de derrames cerebrales más rápidos del mundo, en Helsinki, Finlandia, Melbourne y Australia, tardan un promedio de 20 minutos desde la llegada al hospital hasta el inicio del tratamiento”. Por el contrario, “la mayoría de los centros estadounidenses, australianos y europeos tardan entre 70 y 80 minutos en administrar el fármaco”, recoge la plataforma española.

Meretoja explica que el tratamiento anticoágulo “funciona igual de bien, icon independencia de la raza, el origen étnico o el género. La velocidad de restauración del flujo sanguíneo al cerebro es crucial para la supervivencia de las células cerebrales en todas partes”, dice el experto.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.ideal.es/granada/20140317/mas-actualidad/ciencia/ictus-vida-menos-cada-201403170903.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.