mar 172014
 


Vicente Montes

Los avances científicos son terreno abonado para la especulación. Numerosos han sido los autores que se han concedido el placer de imaginar el mundo futuro y aventurar escenas fantásticas de avanzada tecnología. Tal ejercicio tiene el inseparable riesgo de fallar estrepitosamente. Juan Scaliter logra, sin embargo, con atino, en Exploradores del futuro (Debate) sortear los defectos más facilones que pueden achacársele a una obra de “prospectiva científica”. No crean que ése es un “palabro”, porque la idea de identificar sectores científicos emergentes para detectar futuros nichos económicos constituye un permanente motivo de debate entre la comunidad investigadora.

Scaliter tiene una amplia trayectoria como divulgador y periodista científico. Reúne las cualidades que se le deben exigir a su oficio: curiosidad, afán por resultar comprensible y una pluma ágil. En Exploradores del futuro acierta tanto en el tono (constituye un libro divertido, plagado de anécdotas personales y de entrevistas a los protagonistas de las líneas de investigación más punteras) como en el fondo: trata de ser riguroso y original. Y, además, mantiene una actitud crítica con el calvario que actualmente sufre la investigación científica en España, al tiempo que muestra lo que sucede en este campo en otros países del mundo.

La ciencia es cada vez más compleja y difusa: las relaciones entre disciplinas se mezclan para permitir así afrontar de manera más creativa nuevos problemas. La pregunta sobre la vida en otros planetas ha convertido a astrónomos en biólogos y a informáticos en bioquímicos. ¿Podremos explotar en un futuro próximo la riqueza minera de los asteroides? Suena a ciencia ficción, pero negocios como éste comienzan a cobrar sentido, como la empresa Planetary Resources, en la que han invertido el cineasta James Cameron o el ejecutivo de Google Larry Page, y a la que asesoran astronautas y científicos.

Implantes neuronales, ordenadores con la misma capacidad que un cerebro humano, computadoras que detectan patrones y enseñan a los científicos a entender sus propios descubrimientos, archivos genéticos de todas las especies existentes, bebés a la carta, roedores inmortales y personas que logran vivir mil años son algunas de las alucinantes propuestas sobre las que especulan los científicos que protagonizan los descubrimientos que pueden cambiar el futuro. Scaliter dedica además parte del libro a analizar las nuevas fórmulas de educación gracias a los cursos abiertos masivos por internet, que permiten a miles de personas en todo el mundo formarse gratuitamente con las mejores universidades del planeta.

En definitiva, una lectura apasionante y con los pies en la tierra que merece la pena aunque sólo sea por cobrarse la cerveza a la que el autor asegura invitar a todos sus lectores si logra beneficios gracias a su interlocución para impulsar una patente sobre la vida extraterrestre. Y de paso, uno logra con la lectura el gratificante asombro de descubrir que a veces la realidad supera lo imaginado.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.lne.es/cultura/2014/03/17/asombro-vuelta-esquina/1557807.html?utm_medium=rss

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.