mar 042014
 

¿Es posible llevar 16 años en la cárcel por algo que no se ha hecho? No sería la primera vez, y David Villafañe y sus abogados están convencidos de que su caso es un fallo del sistema de Justicia. Tanto, que se han querellado contra tres magistrados del Tribunal Supremo por prevaricación, al entender que mantienen preso a David injustamente y a sabiendas.

El caso de este hombre viene de 1995, cuando le acusaron de asesinato por la muerte de su novia en Guecho (Vizcaya). Una mañana ella apareció muerta, asfixiada según dictaminó la autopsia. Pero dos recientes informes forenses aseguran que la joven falleció de muerte natural, y por tanto no pudo asesinarla nadie.

Aunque David siempre mantuvo su inocencia, fue condenado a 20 años y se agotaron todos los recursos posibles. Pero hace apenas dos años empezó a ver la posibilidad de demostrar su inocencia: la medicina legal ha avanzado mucho y pidió un informe pericial al médico forense Vicente Herrero.

Y este informe llega a una conclusión sorprendente: la novia de David falleció de muerte natural porque sufría una miocarditis. “Se descarta que haya existido una asfixia violenta homicida, dado que las características por las que se considera la misma no tienen suficiente consistencia científica”, expresa el informe.

Problema de salud congénito

Es decir, un problema de salud congénito mató a la chica y no una mano ajena. Supuestamente, con estos datos ya no hay delito. “Se confirma la causa de la muerte como secundaria a una miocarditis infecciosa, que origina una grave arritmia cardíaca y la llamada muerte súbita en persona joven», añade Herrero.

El abogado y ex fiscal de la Audiencia Nacional Ignacio Gordillo representó a David en un recurso de revisión ante el Tribunal Supremo con la nueva prueba del informe forense, que además explicaba que en la autopsia original hubo teorías equivocadas sobre la causa de la muerte.

Pero la Sala de lo Penal del TS desestimó ese recurso, según explica Guillermo Salvá, otro de los abogados de David, “sin ningún argumento científico, sólo exponiendo razones que nada tienen que ver con la prueba presentada, como que ‘no se pueden tomar los recursos de revisión como una tercera instancia’ o cosas por el estilo”, explicó.

Esta respuesta les ha llevado a presentar una querella contra los magistrados Juan Saavedra, Luciano Varela y Juan Ramón Berdugo por un presunto delito de prevaricación. La entrada en el registro del TS se produjo hace 10 días, y ahora queda esperar una respuesta del Tribunal.

La querella, un ‘problema’

Esta querella, explica Salvá, “es un problema, ya que supone acusar a tres magistrados de muy alto nivel, y casi nadie se atreve a hacerlo, pero era nuestro deber”. El asunto les ha costado trabajo incluso antes de empezar, porque tres procuradores se negaron, incluso por escrito, a llevar la querella, y al final tuvieron que pedir que les asignaran uno de turno forzoso en el Colegio Oficial de Procuradores.

Para “reforzar” sus argumentos, David y su abogado han decidido presentar un segundo informe forense, éste firmado por el catedrático de Medicina Legal Luis Frontela, uno de los forenses con más prestigio de España. Ese nuevo informe, en casi un centenar de páginas y otras tantas de anexos, ratifica punto por punto el anterior, y además de apoyar la versión de que la mujer murió de muerte natural, destaca ampliamente todos los errores de la investigación original.

“El informe de la autopsia número 794/95, del 29 de noviembre de 1995, contiene tantos errores, por afirmaciones que son contrarias al estado de la ciencia médico-legal, que invalidan que sean ciertas las conclusiones a las que llegaron los forenses”, afirma Frontela.

Mientras, David lleva tanto tiempo en la cárcel que, aunque en su día hizo dos huelgas de hambre que casi acaban con él, tiene decidido que no quiere indultos ni beneficios penitenciarios, sino que se le absuelva del crimen. Aunque ya podría estar libre, se niega a salir de la cárcel sin que se le declare inocente.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.elmundo.es/espana/2014/03/03/5314db02268e3e17768b457f.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.