feb 222014
 

La lógica se impone, si la dieta variada es buena para los humanos por qué no también para los animales, y más concretamente para las aves, y especificando aún más para el cernícalo vulgar (Falco Tinnunculus).

Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales y del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), han llevado a cabo un estudio con estas rapaces de alas color bermejo, y han descubierto que una dieta que incluye mayor diversidad de presas mejora la condición física y la capacidad del sistema inmunitario en los pollos.

Uno de sus autores, el investigador Juan Antonio Fargallo, ha explicado a Efeverde que en la dieta de estas aves, muy fáciles de ver en el campo español, influye más la diversidad que la cantidad de alimentos, y que las mejores parejas, las que ponen antes y más número de huevos, ofrecen a sus crías una dieta más variada y abundante.

También ha destacado cómo la composición de su dieta (nicho trófico) varía según la disponibilidad de alimento cada año.

Así, se ha visto que estos pequeños rapaces que miden entre 34 y 38 centímetros y pesan unos 200 gramos, buscan nutrientes más que alimentos, y en su estrategia adaptativa, el cernícalo vulgar, que es especialista en roedores, consume también insectos, reptiles y anfibios.

Pero en invierno, cuando no hay insectos, ni reptiles, los cernícalos subsisten casi a base de topillos, ya que son los únicos roedores con suficiente actividad diurna para ser depredados por esta especie.

De ahí que el ave que hoy nos ocupa haya vuelto a ser propuesta como eficaz método para el control de las plagas de este roedor en los cultivos.

Se trata de sustituir al cernícalo por el consabido veneno, un método, que ONG, cazadores y científicos, denuncian como agresivo y dañino porque provoca la muerte de gran cantidad de especies silvestres, sean protegidas o cinegéticas.

La polémica se ha centrado estos días atrás en los campos de Castilla y León y ONG como SEO/BirdLife, WWF España, SECEM, ACENVA, GREFA y la Federación de Caza de la citada comunidad han mostrado su oposición al uso de veneno por sus consecuencias sanitarias sobre la biodiversidad y el patrimonio cinegético.

El investigador Fargallo también defiende la utilidad de los cernícalos en el combate contra los topillos y señala experiencias similares llevadas a cabo con éxito en Israel.

Los venenos que han usado en la plaga del 2007 (clorofacinona y bromadiolona) y los que quieren usar ahora (bromadiolona) son rodenticidas anticoagulantes muy persistentes en los tejidos y en el medio, añade.

Y según la misma fuente, lo impregnan en grano de cereal y lo meten en las huras (madrigueras) o lo esparcen por el campo y los más curioso es que los topillos no comen grano, son herbívoros.

Pero volviendo al cernícalo, hay que destacar además su facilidad para nidificar en casi cualquier lugar: grietas de rocas o edificios, huecos de árbol, nidos de córvidos, pero también directamente sobre el suelo.

Otra característica es que cuando caza permanece en vuelo estacionario, casi inmóvil, entre 10 y 20 metros de altura sobre el terreno, esperando avistar alguna presa (a esto se le llama cerner) y cuando aparece, se precipita en picado hacia ella.

Y ante todas estas habilidades, cabe preguntarse por qué este ave es sinónimo de persona ignorante o ruda.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.eldiario.es/politica/Dieta-variada-cernicalos_0_231676968.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.