abr 012014
 

La inauguración de la sede del Instituto de Investigación Sanitaria Incliva -adscrito al Hospital Clínico- sirvió ayer para denunciar las circunstancias que acompañas a la financiación de la actividad científica en la Comunitat. Los responsables de la fundación anunciaron a los medios de comunicación que buena parte de los investigadores del Incliva renuncian a percibir el beneficio económico que les correspondería por el resultado de su trabajo. Ese dinero se destina a mantener la investigación del centro.

Los científicos defendieron la necesidad de la investigación en un momento de «recortes» y reclamaron la actualización de la ley de mecenazgo para facilitar las donaciones en favor de la ciencia. El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, fue el encargado de inaugurar el centro. En su presencia, el director general del Incliva, el profesor Rafael Carmena, consideró «necesario repetir que la investigación no es una cuestión de prestigio, sino una necesidad para el desarrollo de nuestras potencialidades y la consecución de la prosperidad y la salud».

Carmena tras calificar la labor investigadora de «necesidad» para la sociedad» hizo hincapié en que «es particularmente doloroso ver cómo los recortes golpean desde hace unos años la comunidad científica española».

Las palabras del director general fueron más allá y reivindicaron el papel del Incliva, que tiene en marcha 303 ensayos y 86 proyectos de investigación. Aseguró que el edificio que ayer se inauguró «es el símbolo de que la investigación sanitaria merece un apoyo incondicional». Desde esta afirmación lanzó el guante a los poderes públicos al afirmar que pese a las dificultades actuales, marcadas «por los recortes económicos recabamos su ayuda para al menos mantener lo conseguido, lo demás corre de nuestra cuenta».

Como «botón de muestra» para describir el estilo de trabajo del Incliva destacó que «se ha construido en un terreno generosamente cedido por la Universitat». La financiación ha corrido a cargo de los contratos de investigación generados por el trabajo de los científicos «sin subvenciones públicas y sin préstamos». Y destacó que, bajo esas circunstancia, «a fecha de hoy, está pagado en su totalidad». Ha costado unos tres millones de euros.

El director general y también el director médico, el doctor Josep Redón, revelaron que buena parte de los investigadores que reciben sueldo por su trabajo clínico o docente renuncian a cobrar el 30% que les correspondería por su labor investigadora en favor de la institución. Con ello se contrata personal de apoyo y se adquiere material. Esta cesión supone cerca de un millón de euros de los tres de fondos que genera el desarrollo industrial.

Este modelo de financiación permite afrontar cada año. El presupuesto para 2014 asciende a siete millones, uno más que el año pasado, según el director financiero del instituto, Juan Luis Huguet. El incremento es posible gracias a los ensayos que se consiguen. El 40 % del presupuesto llega de fondos de la industria. A ello se suma la cesión del beneficio que correspondería al personal. La Generalitat para este año ha previsto una partida de 150.000 euros: «Es el apoyo a los compromisos de investigación que tienen un reconocimiento por su gran calidad en el Instituto Carlos III», destacó Huguet.

La descripción de la situación que atraviesa la actividad científica llevó el profesor Carmena a solicitar la actualización de la Ley de Mecenazgo para incentivar las donaciones privadas. El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, destacó que el Consell ha mantenido el presupuesto en investigación – 12’5 millones- pese a la «infrafinanciación» que padece la Comunitat. Fabra recalcó que el Consell trabaja por un nuevo modelo de financiación.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.lasprovincias.es/v/20140401/comunitat/cientificos-fundacion-clinico-cobran-20140401.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.