mar 192014
 

Brasil ha afirmado estar “examinando con simpatía” la candidatura de España para formar parte del Consejo de Seguridad de la ONU como miembro no permanente en el periodo 2015-2016, pero ha evitado comprometer su voto favorable a nuestro país.

En rueda de prensa conjunta con su colega español, José Manuel García-Margallo, el canciller brasileño, Luiz Alberto Figueiredo, ha señalado que aunque existe una “simpatía natural” entre países como España y Brasil a la hora de respaldar las candidaturas que presenta cada uno, “no siempre se puede dar apoyo mutuo”.

Figueiredo, que ha calificado de “excelente” las relaciones bilaterales, ha dicho que Brasil está “examinando con toda simpatía” la candidatura de España al Consejo de Seguridad y ha dicho que, como la votación es en octubre, aún tienen “tiempo” para estudiar este tema.

Es habitual que los países iberoamericanos se apoyen unos a otros cuando presentan candidaturas e iniciativas en organismos internacionales. Por eso no gustó nada a Brasil que España, en tiempos del anterior Gobierno socialista, presentara a Miguel Angel Moratinos como candidato a dirigir la FAO, compitiendo con el brasileño José Graziano da Silva, que finalmente resultó elegido.

En la actualidad, todos los países iberoamericanos, con la única excepción de Brasil y Cuba, han prometido votar a favor de la candidatura de España al Consejo de Seguridad, aunque como el voto es secreto, siempre puede haber sorpresas. Según fuentes diplomáticas familiarizadas con este proceso, en torno a un 20 por ciento de los apoyos comprometidos por un país candidato a entrar en el Consejo de Seguridad no se concreta el día de la votación.

España compite con Nueva Zelanda y Turquía para dos vacantes en el Consejo de Seguridad que quedarán libres para el mismo grupo de países al que pertenecen los tres.

Con la visita de Figueiredo a España, su primera de carácter oficial, España y Brasil han inaugurado la Comisión Ministerial de Diálogo Político entre ambos países, que prevé encuentros bienales de los ministros de Exteriores, de forma alterna en cada país.

A este encuentro seguirá una reunión en mayo entre los ministros de Defensa y otras en los campos de Educación, Ciencia y Tecnología, y Asuntos Consulares.

España ve posibilidades de avanzar en la cooperación con Brasil en materia de circulación del talento y estudiará con sus contrapartes cómo superar ciertos obstáculos para la movilidad de profesionales altamente cualificados, como son las dificultades en materia de homologación de títulos o para el establecimiento en el otro país por parte de profesionales colegiados.

El Gobierno español también tiene intención de presentar a Brasil un listado de centros de excelencia españoles para que estudie si tiene interés en financiar algún proyecto de investigación.

Brasil es uno de los socios más importantes de España en América Latina y el destino de casi el 50 por ciento de las inversiones españolas en la región, lo que sitúa a España como el segundo inversor extranjero en este país, con alrededor de 65.000 millones de euros, solo por detrás de EEUU.

La balanza se inclina hacia España

Por primera vez, además, la balanza comercial entre ambos países es favorable a España y los intercambios comerciales han superado los 7.000 millones de euros.

Para preparar el Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 Brasil lanzó un plan de modernización de sus infraestructuras a 25 años por 53.250 millones de euros, en el que empresas españolas –todas las grandes tienen presencia en Brasil– están muy interesadas.

El proyecto mastodóntico de unir Río de Janeiro y Sao Paulo a través de la alta velocidad –en el que tienen interés consorcios de España, Francia y Alemania– está aplazado y no se espera que se retome hasta después de las elecciones de octubre. El proyecto genera rechazo entre parte de la opinión pública, que ve prioritario solucionar antes los atascos en la megalópolis de Sao Paulo, donde los embotellamientos suelen alcanzar los 200 kilómetros.

Pero al margen de esta monumental obra, hay numerosos contratos que se han adjudicado ya empresas españolas (varios aeropuertos) y otros con posibilidades.

Navantia, por ejemplo, aspira a vender seis buques (cinco patrulla y uno de apoyo) en una operación que podría alcanzar los 6.000 millones de euros mientras EADS Casa se ha presentado a un concurso para suministrar cinco aviones. Por no hablar de la explotación de los yacimientos presal descubiertos frente a las costas de Brasil y que se licitarán en un futuro próximo.

España ha hecho en los últimos años un esfuerzo notable de visitas de alto nivel a Brasil, adonde han viajado el Rey, el Príncipe, Rajoy y el ministro García-Margallo.

Junto a los intensos lazos económicos, España aspira a establecer una relación “privilegiada” con Brasil que permita la concertación con esta potencia emergente en los grandes asuntos globales, señalan fuentes diplomáticas españolas.

En la conversación entre ambos ministros, han estado las negociaciones en marcha para concluir un acuerdo de libre comercio entre la UE y Mercosur –Margallo ha dicho haber recibido de su colega noticias “esperanzadoras”– la situación en Cuba y Venezuela, Siria, Irán, el Sahel y el conflicto entre Rusia y Occidente a cuenta de Crimea.

Noticias Agibilis

Article source: http://www.elmundo.es/america/2014/03/19/53297a76e2704e6b1b8b4576.html

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.