La comunicación del agro está en debate después del paro rural

 Ong social  Comentarios desactivados en La comunicación del agro está en debate después del paro rural
ago 312015
 

Miguel Ruberto/ Especial para UNO

miguelruberto@gmail.com

Luego del fracaso de la última medida de fuerza del sector productivo, no debería llamar la atención a la dirigencia de las entidades gremiales, la poca respuesta del resto de la sociedad. No existe una estrategia de comunicación.

La agricultura en general y varias economías regionales están en situación de quebranto. La caída de los precios internacionales de las principales materias primas, y un dólar “atrasado” para las exportaciones, está llevando a muchos productores a una situación que se hace insostenible. Esto lo saben productores, dirigentes del sector y también los funcionarios de gobierno, que en público no lo reconocerán como es obvio, y menos a dos meses de las elecciones generales.

El tema que debería preocupar a los dirigentes agropecuarios no es la falta de diálogo con el gobierno; es más alarmante la falta de conocimiento que la sociedad tiene sobre esta situación.

El acompañamiento que tuvo el reclamo del sector en 2008, por el aumento a las retenciones, se fue diluyendo. Por estos días, cuando la coyuntura económica es más complicada que hace siete años, los reclamos quedaron fuera de la agenda pública y a nadie pareciera interesarle.

¿Alguien tiene la culpa?

Es cierto que la salida de Federación Agraria (conducida por Omar Príncipe) de la Mesa de Enlace restó a las otras tres entidades la capacidad de movilización que tienen los federados; pero también es cierto que desde hace mucho tiempo en la mesa de enlace se pasa más tiempo en discusiones internas que diseñando una estrategia que le permita lograr un espacio más importante en la agenda pública.

La comunicación

En Argentina y el mundo, salvo los denominados medios “grandes”, en general se subestiman los temas vinculados con la producción y por lo tanto en su staff no es sencillo encontrar un periodista agropecuario. Con seguridad hay un cronista (o dos) de espectáculos, esta información es más “taquillera”.

Las empresas o entidades del sector agropecuario hacen lo mismo. En Entre Ríos son contadas las que incorporan a un comunicador especializado, para que se ocupe de algo tan básico como es informar. Si existiera una estadística de inversión en este rubro, demostraría la escasa o nula importancia que se le da al tema.

En su gran mayoría los periodistas agropecuarios desarrollan su actividad en forma independiente y deben destinar más tiempo a conseguir publicidad para sostener sus espacios que a la labor profesional. Aquí también es bueno decir que la inversión privada y estatal es muy limitada y el esfuerzo para sostener un producto comunicacional es enorme y desgastante.

Ahora bien, hacer que los temas del agro sean más accesibles y atractivos al público general no es solo responsabilidad de los periodistas. Los referentes de cada eslabón de las cadenas agroalimentarias y los dirigentes de sus entidades gremiales, deberían ser sus principales voceros, para eso hay que entender la comunicación y luego planificar una estrategia a desarrollar. “El campo”, tiene el gran desafío de contar sus “historias”, para que el resto de la sociedad comprenda al sector cuando hace sus reclamos. Me permito compartir una interesante nota publicada en un medio español (Ver extracto en esta misma página) y que tiene que ver con la biotecnología y cómo se desarrolló una estrategia de comunicación para que la sociedad comprenda el aporte de la biotecnología en la producción de alimentos. La comunicación fue la clave.

(*)Periodista Agropecuario, conductor del programa Campo en Acción de las radios LT 15 y LT 14 y presidente de la Asociación Entrerriana de Periodistas Agropecuarios (AEPA).

Biotecnología y referéndums

Hace pocos años dirigí una tesis doctoral que analizaba la actitud del consumidor frente a los nuevos alimentos, entre ellos los modificados genéticamente. Los resultados mostraron cómo el desconocimiento acerca de la biotecnología, los alimentos transgénicos o la ingeniería genética es, al menos, preocupante. Porcentajes elevadísimos de la población afirmaron que jamás consumirían un producto lácteo en cuya elaboración haya sido empleado un microorganismo ni comerían un tomate que llevase genes. A pesar de estas sorprendentes respuestas (decenas de derivados lácteos se elaboran usando microorganismos y todos los tomates llevan genes), la mayoría de la población encuestada no tenía reparos al afirmar rotundamente que estaba absolutamente en contra de la biotecnología y de los alimentos transgénicos.

El rechazo de la población a los productos transgénicos va asociado a un desconocimiento de los conceptos más básicos de biotecnología y las consecuencias son devastadoras para el sector biotecnológico. La falta de cultura científica, unida a la presión ejercida por determinados colectivos, ha provocado que, a diferencia de otros continentes donde la ingeniería genética está a la orden del día, muchas empresas biotecnológicas hayan tenido que abandonar la UE por motivos que poco tienen que ver con el debate científico.

¿Quiénes son los responsables de esta caótica situación? ¿Es el consumidor culpable de su falta de conocimientos? ¿Hay solución posible? Para dar respuesta a estas preguntas voy a contarles una historia que ocurrió hace 17 años en Suiza y de la que, según los resultados mostrados en la tesis anteriormente citada y las posturas actuales de determinados partidos políticos, hemos aprendido muy poco.

En 1998, una iniciativa popular llamada ‘Iniciativa para la Protección Genética (IPG)’, formada principalmente por grupos ecologistas, algunas ONG y el Partido Verde, logró que el gobierno suizo convocara un insólito referéndum en el que el pueblo debía decidir, ni más ni menos, si frenaban los avances de la ingeniería genética.

Basándose en los posibles riesgos de la biotecnología, IPG logró que fuese el pueblo suizo quien decidiera en referéndum sobre tres importantísimos aspectos: la prohibición de todos los animales transgénicos, la prohibición de todos los trabajos de campo con plantas transgénicas y la prohibición de la concesión de patentes asociadas a la modificación genética de animales y vegetales. Los primeros sondeos fueron demoledores para el futuro de la biotecnología. Una amplia mayoría de la población suiza estaba en contra de la ingeniería genética. Además de los enormes intereses económicos en juego, se calcula que entre 4.500 y 5.000 científicos, y en total unos 40.000 empleos estaban en la cuerda floja. A la biotecnología le quedaban pocos meses de vida. La situación era de alto riesgo y solamente un giro de 180 grados podía provocar un cambio en el panorama… y este llegó de la única forma posible.

Investigadores, profesores, académicos y otros profesionales que empleaban la ingeniería genética como herramienta decidieron dejar la ‘torre de marfil’ en la que trabajaban diariamente, totalmente alejada de la sociedad, y participaron de forma activa en el debate. ¿Cómo? Echando mano de la divulgación científica. Los biotecnólogos salieron a la calle para establecer puentes de entendimiento entre sus conocimientos especializados y una población que difícilmente puede seguir el acelerado ritmo de los descubrimientos científicos si no se les explica claramente. Impartieron charlas a la gente explicando los beneficios de sus investigaciones, participaron en debates en los medios de comunicación, organizaron jornadas destinadas al gran público citando las ventajas e inconvenientes de los transgénicos… incluso convocaron una conferencia de prensa en la que todos los suizos galardonados con un Premio Nobel apoyaron la biotecnología.

Durante las semanas previas al referéndum, los biotecnólogos le contaron al pueblo suizo algo que hoy en día es necesario volver a repetir. A lo largo de la historia las modificaciones genéticas siempre han estado presentes gracias a los procedimientos clásicos de mejora genética animal o vegetal que han dado lugar a especies con mejor aspecto, sabor o aroma. La ingeniería genética solamente es una herramienta que provoca modificaciones genéticas mucho más precisas seleccionando cuidadosamente los genes que deben ser modificados.

Extracto de nota publicada en el diario La Verdad de Murcia, España, por José Manuel López Nicolás; profesor del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Murcia.

Controles sanitarios

Hay que recordar que los alimentos transgénicos no han provocado ningún problema de salud. De hecho, los controles sanitarios que se les exigen son infinitamente superiores a los que pasan los alimentos convencionales y ningún transgénico sale al mercado sin los pertinentes informes de las autoridades oficiales. Tampoco, a diferencia de lo que muchos creen, han aparecido problemas medioambientales como consecuencia del uso de la ingeniería genética mayores a los surgidos con la agricultura tradicional. Además, no solamente la alimentación es susceptible a este tipo de tecnología. La insulina que se administran los diabéticos procede de la ingeniería genética. El algodón que se emplea en la mayoría de la ropa o en los billetes de euro es transgénico. En la industria de los productos de limpieza muchísimos detergentes utilizan en su composición enzimas procedentes de modificaciones genéticas… y podríamos seguir enumerando decenas de productos de uso diario donde los transgénicos están presentes.

Pues bien, durante varias semanas los biotecnólogos suizos les contaron todas estas cosas a sus compatriotas empleando la divulgación científica como arma. Por fin, el 7 de junio de 1998 Suiza decidió en referéndum el futuro de la biotecnología. Los sondeos previos dieron un vuelco espectacular en las urnas. La iniciativa popular contra las manipulaciones genéticas solo fue apoyada por el 33,4 % de los votantes, mientras el 66,6% decidió dejar abierta la puerta a los organismos modificados genéticamente. A pesar de que no creo que los referéndums populares sean la mejor opción para decidir sobre el progreso de la ciencia, sino todo lo contrario, los resultados permitieron respirar a los científicos helvéticos y gracias a ellos Suiza es actualmente uno de los países europeos punteros en biotecnología.

En definitiva, la sociedad es capaz de entender los más complicados aspectos científicos si se le explica con un lenguaje asequible.

 

Article source: http://www.unoentrerios.com.ar/laprovincia/La-comunicacion-del-agro-esta-en-debate-despues-del-paro-rural-20150831-0013.html

Share

ENCUENTROS EN EL FIN DEL MUNDO

 Ciencia  Comentarios desactivados en ENCUENTROS EN EL FIN DEL MUNDO
ago 312015
 

El viento golpea. No hay que perder tiempo. Es necesario trepar por una escalera de soga al rompehielos ruso Vasily Golovnin. Entre la bruma, la escalera que pende de la mole en movimiento se tambalea. Con las herramientas de trabajo al hombro, suben los peldaños de cuerda. Falta poco. Da vértigo.

Antes de decidir emprender este viaje al fin del mundo, los artistas sabían que quizá les pesaría el aislamiento: la señal de Internet es errática, a veces nula; el celular muere. Hay que cumplir rutinas y horarios militares de la base y estar preparado: son muchas las posibilidades de quedarse más tiempo del mes previsto inicialmente. No hay certezas: la vuelta a casa depende del clima.

Viaje al sur del sur para crear. Eso es lo que vivieron un grupo de artistas locales y extranjeros que participaron de las campañas a la Antártida, una residencia artística que organiza el Programa de Arte de la Dirección Nacional del Antártico (DNA), desde hace una década. Sur Polar VI, arte + ciencia en la Antártida, con curaduría de Andrea Juan, reúne obras de los artistas que participaron de las campañas en 2014 y 2015. Es una muestra multidisciplinaria e itinerante: una selección de las ediciones anteriores se exhibió, entre otros países, en China, Australia, Inglaterra y España.

Las bases de la Antártida son una especie de no lugar habitado sólo por residentes temporarios de distintas latitudes. El paisaje bellísimo y al tiempo hostil, y la experiencia compartida dejaron marca profunda en los artistas. Uno de los principales desafíos, cuentan los intrépidos viajeros, fue establecer una buena relación con militares y científicos, quebrar prejuicios. Se sumaron a las tareas diarias: hicieron turnos para la limpieza de habitaciones y baños, se convirtieron en ayudantes de cocina, amasaron pan y hasta colaboraron en la descarga de víveres. Se estableció un muy buen vínculo y hasta hubo una obra a dúo entre una de las artistas y una científica.

Hace más de cinco años que Erica Bohm trabaja en el proyecto “El cristal perfecto”, en base a un modelo matemático ideal. En la Antártida, creó cristales en forma sintética junto a Jéssica Chiarandini, bióloga marina de la DNA, que trabaja en la base con un equipo que analiza muestras de agua. Con un microscopio digital, Bohm tomó fotografías de cristales de cloruro de sodio y agua marina: para ella, un micromundo “de ciencia ficción”.

Proyecto luz: objeto-sujeto es una instalación que reúne una serie de registro de viaje, fotografías con luz plomiza tomadas por Pablo Mehanna, y una investigación de Pablo La Padula, artista y doctor en biología. En una mesa de trabajo como la de los laboratorios, La Padula, actualmente con muestra en La ira de Dios, desplegó su investigación de percepción cromática basada en encuestas a artistas, científicos y militares que convivieron en la expedición en la Base Carlini. Las fotos y los resultados de la investigación revelan una Antártida distinta de esa visión de postal que La Padula define como colonialismo ecológico. Una imagen que busca legitimar una postura política: “Responde a un concepto de ecología y de medio ambiente del primer mundo enfocado en que el tercer mundo sea una reserva natural para ellos”.

Pero, ¿qué ves cuando ves la Antártida? En la instalación es posible analizar gráficos y estudios colorimétricos, y confrontarlos con las fotos, todas tomas directas. Hibridación pura, la obra de La Padula y Mehanna es un mix entre abordaje racional y sensitivo. No encaja en ningún molde: en el laboratorio, la investigación recibiría críticas, al tiempo que para el arte contemporáneo –para el conceptual, claro– la obra no resulta amigable.

Las imágenes de las bases Carlini y Esperanza se suceden: camas cucheta, casitas de barrio utópico en el que todos se conocen y no hacen falta llaves, casino de militares como único lugar de reunión, capilla, ausencia de moneda. Y el paisaje de hielo cerúleo en todo su esplendor. En enero no hay noche. Esos días eternos resultan ideales para el urbanita workaholic. Algunos artistas cenaban y volvían a sacar fotos. La luz era perfecta. Salían aunque el viento diera miedo.

A diferencia de la Base Carlini con habitaciones con cuchetas, la Base Esperanza es un barrio pequeño con casas. No hay puertas con llaves: a modo de picaporte se usan manijas de las que tenían las heladeras antiguas. El sábado es “día de pizza”. Se turnan para cocinar y comparten velada en el casino con cumbia y cuarteto, acompañado con infaltables cerveza y fernet. Aunque racionalizado como todos los alimentos en la base, ese día el alcohol se saborea sin mayores limitaciones. En la Base Carlini, el sábado hay fiesta impostergable con bachata y tragos varios. Hay que atenerse a una regla: las damas sólo pueden bailar hasta dos temas con cada caballero. Es que hay casi cuatro veces más hombres que mujeres.

“Traslaciones sonoras” es una instalación con objetos, sonido y luz, de Mariana Corral y Guadalupe Pardo. Con una serie de cajas de plástico transparente muy resistente, que se usan para el traslado de víveres a la Antártida, las artistas crearon una obra que exhibe el mecanismo interno. En las bases, esos cajones sirven para guardar ropa, llevar objetos, se los ve en las casas apilados, en el casino. En ellas se trasladan también muestras que recolectan los científicos: es un mobiliario clave. Cuando el espectador pasa cerca de la instalación, se escucha el crujido de témpanos milenarios que se derriten en la costa, también el sonido del viento. Son registros capturados en la Antártida con un dispositivo piezoeléctrico, procesados y reconstruidos con softwares de programación. El viento es tan fuerte que a veces se lleva por delante cuerpos y cosas. Impide salir hasta que se amansa.

Desnuda, apenas cubierta con una manta, Natacha Voliakovsky permaneció a la intemperie en una performance supervisada por un médico de la base. El viento y el frío arremetió contra su cuerpo. Esa misma manta grisácea, precaria, que se usa para cubrir las cuchetas, está plantada en una de las paredes con la inscripción del gimnasio de la base: “Para realizar un gran cambio en tu cuerpo se necesita coraje”.

Hipnóticas, las fotografías de Nicolás Trombetta son escenas cinematográficas y al tiempo deslumbrantes pinturas. Es curioso: apenas uno ve sus fotos en sala recuerda paisajes del romanticismo nórdico. Si bien aquí no hay huellas de esa angustiante atracción del abismo, la potencia de la naturaleza es la misma. Esa magnificencia estremece.

Artista viajero, Trombetta, que está exponiendo en la galería parisina Fait Maison, arrancó con sus exuberantes retratos pop en Mar de Ajó. Con clima onírico, en las series “Ser Nube”, “Ser Tierra” y “Nueva Atlántida”, naturaleza y hombre se fusionan. En sus series posteriores, la naturaleza irrumpe amenazante. Siguió con viajeros imaginarios en el hotel Boquitas Pintadas cuando ya estaba deshabitado. Con luz cálida y envolvente, construye escenas que son enigmas. Les da vida a personajes que luego habitan sus obras.

Trombetta creó un personaje ficcional llamado el errante: en la Antártida, se caracterizó (con mameluco de vellón y guata, diseñado por él mismo) y encarnó a una criatura deshumanizada, impredecible. Deja rastros, desata remolinos de nieve, se arrastra como extraño animal, desaparece. Apenas se deja ver: su figura es difusa, siempre fuera de foco. En estas fabulosas fotos performáticas todo es verosímil. No hay artilugios técnicos.

Aun cuando el viento pegaba con furia, cámara en mano, Trombetta salía a recorrer la zona cercana a la base. Por cuestiones de seguridad, solo está permitido alejarse un kilómetro a la redonda: nunca solo. Es que perderse o sufrir un accidente puede devenir en final trágico. Hay un médico y un enfermero, sí, pero la vuelta fugaz a casa no es tarea sencilla. Además, hay que ser híper cuidadoso: se corre el riesgo de dañar fauna y flora. Entre el sonido del viento que aturde, Trombetta dispara su cámara. Sus fotos más documentales son frescas, eluden la precisión de la toma controlada. Uno teme toparse con el errante.

Ya sobre el final del viaje hubo cambio de rumbo para los artistas que hacían pie en Base Esperanza y tenían que regresar a nuestras pampas. Como el clima impidió anevizar, el rompehielos Vasily Golovnin, que reemplaza al Irízar, los llevó a la Base Marambio. Pero allí no había camas disponibles. Gentil, el capitán del buque les ofreció quedarse hasta que pudieran llevarlos nuevamente a la base.

Sin pausa, dos helicópteros del buque abastecían a las bases. Mariana Corral y Guadalupe Pardo hicieron un video donde registraron la vida en altamar, el trabajo de descarga de víveres y combustible, y carga de deshechos. Por las noches, el buque descansaba sobre el campo de hielo. No lo anclaban. Luego, avanzaba embistiendo monumentales témpanos. La cuarta noche de viento huracanado, el capitán argentino y el capitán ruso acordaron apagar las luces de proa. Hubo silencio. Desde la cubierta, las artistas proyectaron su video sobre el interminable campo de hielo. Durante dos horas, la tripulación se vio reflejada en los témpanos. Más tarde, en una ceremonia compartida, brindaron con vodka y fernet.

Sur Polar VI: Arte + Ciencia en la Antártida se puede ver en el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur, en el Espacio Memoria y Derechos Humanos (Ex ESMA), Avenida del Libertador 8151, de miércoles a viernes 9 a 17; sábados, domingos y feriados de 12 a 20 hasta el 27 de septiembre. Gratis. Las residencias para artistas se realizan en Base Marambio, Carlini o Esperanza, de enero a marzo. La convocatoria finaliza el 1 de octubre. Más información en www.dna.gov.ar/DIVULGAC/CULTURA/CON VART16.PDF

Article source: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-10871-2015-08-31.html

Share

Taller conjunto NEWCOM#/COST sobre comunicaciones …

 Ciencia  Comentarios desactivados en Taller conjunto NEWCOM#/COST sobre comunicaciones …
ago 312015
 

El JNCW 2015 está organizado conjuntamente por el proyecto financiado por el 7PM NEWCOM# (Network of Excellence in Wireless Communications) y el proyecto anteriormente conocido como ICT COST Action 1004 (Cooperative Radio Communications for Green Smart Environments). Desde noviembre de 2012, el proyecto NEWCOM# ha realizado investigaciones interdisciplinarias y de larga duración sobre la vanguardia de la comunicación inalámbrica. Entre sus investigaciones se encuentra la búsqueda de los límites de las redes de comunicación, las comunicaciones oportunistas y cooperativas o las redes y las comunicaciones eficientes desde el punto de vista energético y de ancho de banda.

Este taller ofrecerá a las comunidades de NEWCOM# y COST IC1004 la oportunidad de difundir sus resultados científicos. La participación y la remisión de artículos está abierta a todo el mundo, tanto si participan en estas acciones como si no. La fecha límite para enviar artículos es el 4 de septiembre mientras que la fecha límite para inscribirse como autor es el 25 de septiembre.

Para más información, consulte:
http://www.newcom-project.eu/index.php?option=com_contentview=articleid=159Itemid=210

Article source: http://cordis.europa.eu/event/rcn/142034_es.html

Share

Laboratorio en Coiba planteará nuevas bases sobre ciencia y vida …

 Ciencia  Comentarios desactivados en Laboratorio en Coiba planteará nuevas bases sobre ciencia y vida …
ago 312015
 
españolCiencia-Tecnología

PANAMA, 30 ago (Xinhua) — El laboratorio que se construye en la isla de Coiba, la más grande en el Pacífico en América Central, dará una nueva perspectiva a la comunidad científica nacional e internacional, reconoció el secretario nacional de la estatal Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt) de Panamá, Jorge Motta.

En entrevista con Xinhua, y en ocasión de un encuentro esta semana en un hotel de la capital panameña para impulsar el desarrollo del laboratorio, Motta reconoció la importancia de que científicos nacionales se nutran de la experiencia de especialistas en Estaciones como la Charles Darwin, en Galápagos, y de Estaciones en España y en Costa Rica.

La de origen volcánico isla de Coiba (de unos 493 kilómetros cuadrados) que queda en el Parque Natural del mismo nombre, en los distritos de Montijo y Soná, en la provincia de Veraguas, con una superficie de 270.125 hectáreas (216.543 de las mismas marinas), pasó de ser un penal a ser declarado patrimonio de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en el año 2005.

Se estima que en las aguas que rodean el Parque hay más de 800 especies, lo que tuvo en cuenta la Unesco al hacer la declaratoria.

El laboratorio en Coiba (Estación Científica en el Parque Nacional Coiba), de acuerdo con Motta, lleva en su construcción un 20 por ciento de avance, y empezó a construirse cerca de 10 años después de concebirse la idea, y cuya inversión se estima que será al final de siete millones de dólares.

El emprendimiento comenzó con un capital semilla del Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CYTED) y el apoyo también de Panamá.

La Estación estará ubicada en el sitio denominado la Ceiba, y dispondrá de cuatro laboratorios, tinas para trabajar con especies marinas, estación de buceo, vivero, 14 habitaciones, oficinas administrativas y cubículos de trabajo, salón de conferencias, cocina y comedor, muelle, estación meteorológica y generación eléctrica a través de paneles solares, se informó preliminarmente.

El secretario de la Senacyt consideró que será muy importante el impacto que tendrá la operación de la Estación en Coiba para las investigaciones marinas en el Pacífico, y al haber en el área una gran cantidad de compuestos que podrían ser de utilidad para el hombre, y la posibilidad de atraer al área turismo ecológico y científico.

Explicó que la idea es que a la Estación puedan ir científicos nacionales e internacionales a trabajar en diferentes áreas, y explicó que el laboratorio podría tener capacidad para albergar a 10 científicos, o más, porque puede crecer mucho, aunque en su primera fase podría albergar como cuatro, según expresó.

Motta estimó posible que se establezca una conexión a través de redes entre el laboratorio en Coiba y la Estación Charles Darwin, y cuyo personal tiene mayor experiencia, o con quienes trabajan en la isla Cocos, en Costa Rica, o con científicos en Colombia y España.

El representante de la Senacyt reconoció que en la estación en Coiba se podría trabajar en temas como el cambio climático, o en relación con la variabilidad de especies.

Motta reconoció que como, dijo la ministra de Ambiente de Panamá, Mirei Endara, Coiba es la joya de los Parques Nacionales de Panamá, y tiene mucho que ofrecer.

“La estación podría ser importante para saber cómo la naturaleza puede afectar la vida del país y de otras partes, y ver temas claves también ante efectos como los de El fenómeno meteorológico de El Niño, entre otros.

  • Líderes enamorados
  • Finaliza el LV certamen Miss Internacional de China en Pekín
  • Panda gigante de Washington podría dar a luz pronto
  • “Go Away Mr. Tumor” lidera taquilla china
  • Beijing aplica restricciones
    de tráfico par-impar
  • Resuelven el misterio de la sonrisa
    de la ‘Mona Lisa’
  • ¡Cásate conmigo,
    Chen Qiaorong!
  • Encuentran en la costa de Florida
    350 monedas de oro
  • Una increíble piscina al vacío unirá
    dos edificios en Londres

ImprimirFavoritoCorregire-mailComentarios

Joven mexicana adiestra bacterias para lavar la ropa
China se impone a Cuba 3-0 en Copa Mundial de voleibol femenil
Jamaica derrota a EEUU en 4x400m femenil
Keniano Kiprop gana oro en 1.500 metros varonil en Campeonato Mundial de Atletismo en Beijing
Canciller venezolana rechaza ingerencia de EEUU en asuntos con Colombia
Unos 120.000 manifestantes rodean Dieta japonesa en protesta por reforma seguridad
Concluyen dos días de protestas en Kuala Lumpur, Malasia
Originales peinados durante el Mundial de Atletismo de Pekín
Atletismo: Bolt gana cuarto oro consecutivo en 200m
Un dron graba a un hombre tomando el sol sobre un aerogenerador eólico

Article source: http://spanish.peopledaily.com.cn/n/2015/0831/c92121-8943700.html

Share

"Mendoza está en la frontera de la investigación espacial"

 Ciencia  Comentarios desactivados en "Mendoza está en la frontera de la investigación espacial"
ago 312015
 

Desde el inicio de los tiempos, el hombre ha sentido una atracción especial por las estrellas y el espacio exterior. El científico argentino Daniel Golombek creció rodeado de hombres de ciencia y desde chico en el comenzó a despertar una pasión por el cosmos, la cual lo llevó a formar parte de uno de los proyectos espaciales más importante de las últimas décadas: el telescopio espacial Hubble.

Egresado de la UBA, Golombek realizó una maestría en Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland. Allí, comenzó a trabajar en el equipo que estudia los hallazgos y descubrimientos que a diario se producen gracias al telescopio espacial más reconocido del mundo.

El autor del libro “El telescopio de las estrellas”, dialogó el último sábado en el programa Tormenta de Ideas (MDZ Radio) y contó algunos de los misterios que se han podido develar gracias a la puesta en órbita del Hubble.

“Es muy oportuna la llamada porque Mendoza está en la frontera de la investigación espacial. En Mendoza hace 10 años se inauguró el observatorio Pierre Auger, en Malargüe, un observatorio único que investiga los rayos cósmicos. Allí estudian emisiones de muy alta energía. Y hace pocos años se inauguró también una antena de la Agencia Espacial Europea, que forma parte de una red profunda de tres antenas de los europeos para comunicarse con sus satélites. Incluso, se utilizó con la misión Rosetta, la cual bajó en un cometa y los datos que envió llegaban a Argentina, Australia y España. Mendoza está muy presente en investigaciones espaciales”, comenzó

-¿Que tiene de particular esta zona de Malargüe que lo hace especial para mirar el espacio?

-Lo que tiene de especial, además de los científicos argentinos, es que es un lugar plano muy grande, donde se pudieron poner miles de tanques de agua con detectores para poder observar las partículas que llegan a la Tierra.

Eso es lo que hace la ciencia espacial desde la Tierra. Como ustedes dijeron pase 29 años trabajando con el telescopio espacial Hubble que revolucionó la astronomía, la manera en que nos vemos nosotros, la manera en la que se estudia y la manera en que sabemos que funciona el universo.

Me imagino que este telescopio hizo que todos los libros escritos sobre astronomía hayan quedado viejos.

-Sí. Si uno tiene un libro de astronomía de hace 10 años, no cuenta las cosas como sabemos que son. En el mío, que salió en junio, puedo describir las cosas como las descubrió el Hubble y cómo se están entendiendo en el 2015. También cuento que quedan muchas cosas por entender.

-¿Cómo se llama su libro?

-“El telescopio de las estrellas”. Es de la serie Ciencia que Ladra, de Siglo XXI

-¿Cuál es la ventaja de tener un telescopio como el Huble fuera de la atmósfera?

-La ventaja es que, con todo lo que nos ayuda como seres humanos la atmósfera, para observación astronómica no es muy buena porque no permite ver con absoluto detalle los objetos del cosmos. Tener un telescopio en órbita por encima del aire de la atmosfera permite ver muchismo más claro. No hay problemas de vientos y temperaturas, por lo que se puede controlar perfectamente lo que el telescopio tiene que hacer.

-Hace pocos meses pudimos entrevistar al astronauta Franklin Chang Díaz y nos comentaba que veía a los hombres como pequeños tripulantes de una nave espacial, que es la Tierra. Como personas que estudia el cosmos, ¿qué piensa de esta mínima porción de vida que somos en el universo?

-Uno se hace muy chiquito y humilde al ver todas estas maravillas del cosmos. Nosotros que trabajamos en eso, nunca perdemos el poder de asombro. A pesar de que al entrar al edificio podíamos ver las fotos del Hubble en las paredes, uno mismo se paraba a contemplarlas. En cuanto a lo que dijo el astronauta Díaz, tanto yo como otros colegas tenemos como fondo de pantalla las imágenes del Apolo 8, el primero en dar vueltas a la luna y en el cual se pudo ver por la ventana a la Tierra, esta bola celeste que describe Gagarin (Yuri). A pesar de todos los descubrimientos de Hubble y miles de millones de años de distancia, no hay que olvidarse que los que desarrollan las teorías y explican lo que está pasando son seres humanos. Eso es muy importante.

-Es muy difícil para alguien que no tiene preceptos místicos o creencias religiosas entender el mundo, comprender qué somos y a dónde vamos. Me imagino que a ustedes que están metidos allí, cada descubrimiento les moviliza sus creencias y convicciones.

-Esencialmente hay tres preguntas: ¿de dónde venimos? ¿A dónde vamos? Y la más grande de todas, que es la que movilizará a la astronomía espacial en los próximos años: ¿estamos solos? Eso es una síntesis en tres preguntas de lo que nos mueve a hacer lo que hacemos.

-¿Cómo surgió esta pasión por la astronomía?

-Siempre tuve una afición por las ciencias. Mi padre y mi tío eran químicos y siempre hubo una atmósfera científica. Estábamos siempre escuchando sobre laboratorios y experimentos. Me fui acercando a la parte de física y astronomía y de adolescente construí un telescopio con mi papá, usando un espejo de 20 centímetros y un tubo de PVC de plástico. Eso fue lo que conseguimos y así empecé a mirar el cielo con un poco más de detalle. Como me siguió gustando, estudie física en la UBA y mi tesis de licenciatura la hice en el Conicet sobre Astronomía. Después vine a estudiar una maestría en Hopkins y luego hice un doctorado en el observatorio de La Plata.

-¿Y Argentina cómo está a nivel de investigación espacial?

-La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) es muy activa. Creó el Arsat y está construyendo un satélite más. Está el Satélite Argentino Científico (SAC), que tuvieron que hacer dos porque el primero no funcionó bien. La industria aeroespacial en Argentina se está desarrollando con buenos trabajos, en colaboración con europeos y la NASA. Uno de los satélites argentinos se puso en órbita con un cohete de la Agencia Espacial Europea.

-Recién mencionaba que uno de los grandes misterios es si estamos solos en el universo. ¿Qué cree usted al respecto y cómo ha ayudado el Hubble para dilucidar este tema?

-Bueno, el Hubble es una de las herramientas que se están usando para observar los planetas extrasolares. Al día de hoy son cerca de 2.000 planetas alrededor de otros 500 sistemas solares. Incluso hay una nave de la NASA, la nave Kepler, que lo único que hace es descubrir esos planetas. El Hubble hizo observaciones de algunos y, cuando se descubren los candidatos, es una de las herramientas que se usan para tratar de ver si realmente existe un planeta. Como no se los puede ver, se observa la estrella bastante tiempo y si se nota una disminución de la luz quiere decir que algo paso por delante. Ese algo es un planeta, y depende de cuánto disminuya la luz, cuan grande es. Hubble hizo algunas de las observaciones cruciales en esto y pudo determinar la órbita de uno de estos planetas. Son miles, pero 12 están en la zona habitable, ni muy lejos ni muy cerca de una estrella, parecida al sol. Para que haya vida sabemos que eso es lo que tiene que pasar. Habiendo descubierto tantos planetas externos en una zona tan chiquita del cielo, como es la vía láctea, mi opinión personal es que debe haber vida en otro lado y no estamos solos.

-¿Qué es lo más curioso que han podido observar a través del Hubble?

-Hay dos cosas en las que Hubble pudo hacer contribuciones fundamentales. Pudo decir si que algo existe, aunque no lo puede explicar. Me refiero a este asunto de la materia oscura. Se sabe que está ahí y se ven los efectos que produce en la materia brillante de galaxias y estrellas. El Hubble lo que pudo hacer, junto a otros telescopios espaciales, fue observar objetos muy lejanos en el espacio y ver que se distorsionaban sin que nada se viera. Lo que pasa, es que hay algo entre nosotros y esos objetos que no se ve, pero que afecta la gravedad de los objetos y entonces distorsiona la luz. La otra cosa es la confirmación de este asunto, que fue revolucionario, que es la energía oscura. Y todo se llama oscuro porque no se ve. Científicamente fueron los impactos más grandes. Pero para mí, la satisfacción real es el impacto que tuvo el Hubble en la gente. No estaríamos hablando si no hubiera servido para aumentar la curiosidad de la gente. Las imágenes que Hubble está produciendo son de una belleza estética increíble, y eso es lo que está ahí afuera y así lo veríamos si viajáramos en naves como la de Star Trek.

Article source: http://www.mdzol.com/entrevista/626370-mendoza-esta-en-la-frontera-de-la-investigacion-espacial/

Share

Tecnología ‘underground’ en Cuba: la otra cara de una sociedad …

 Ciencia  Comentarios desactivados en Tecnología ‘underground’ en Cuba: la otra cara de una sociedad …
ago 312015
 


Más



La Habana

Un improvisado e informal mercado de tecnología “underground” se ha abierto paso en los últimos años en Cuba, mostrando la otra cara de uno de los países con menor acceso a Internet en el mundo y visto en la actualidad como un terreno promisorio por compañías extranjeras de telecomunicaciones.

Aplicaciones para sistemas operativos Android y Apple, soluciones informáticas y sitios de anuncios clasificados son algunos de los ejemplos de esa oferta que ha crecido al margen de las regulaciones estatales y en el que destaca particularmente un peculiar sistema de distribución “offline” de contenidos televisivos extranjeros, entre otros productos, conocido como “El Paquete”.

Se trata de una colección digital donde semanalmente se pueden encontrar nuevos capítulos de series norteamericanas y europeas, telenovelas, libros, revistas, “apps”, películas y hasta anuncios publicitarios de negocios privados, a precios que oscilan entre los dos y los diez dólares dependiendo del día de la semana en que se compre.

De gran popularidad entre los habitantes de la isla, “El Paquete” se ha convertido en imprescindible en muchos hogares cubanos y en alternativa a los contenidos de la televisión estatal.

Uno de sus creadores, Elio Héctor López, dijo a Efe que no ha tenido “ningún problema legal” y aseguró que muchos se le han acercado, incluso “funcionarios del Ministerio de Cultura y la Televisión Cubana”, para conocer más sobre ese trabajo.

Citado por la revista Forbes como uno de los “revolucionarios” en el incipiente ámbito tecnológico cubano, López advierte que el “Paquete” es un “eslabón principal” en este movimiento porque permite la distribución de productos que de otra manera no tendrían “ese papel tan importante que tienen hoy en la vida del cubano”.

A través de esta vía alternativa llegan semanalmente aplicaciones como la guía nacional “Isladentro” ; la versión “offline” de “Revolico”, un sitio de anuncios clasificados; o la premiada plataforma “Alamesa”, líder en la distribución de información sobre restaurantes y cultura culinaria en Cuba.

Distribuidas gratuitamente -aún no hay permisos de comercialización para ese tipo de productos- estas aplicaciones comenzaron a aflorar con mayor intensidad desde que en 2010 el Estado cubano amplió la iniciativa privada y comenzó el auge de sectores como la gastronomía, uno de los más pujantes en este ámbito emergente.

Uno de los fundadores de “Alamesa”, Yondainer Gutiérrez, aseguró a Efe que la situación que vive hoy la isla la convierte en un escenario “en el que se mueven las cosas a un ritmo al que no estamos acostumbrados”, lo que la hace un lugar idóneo “para hacer cosas”.

“En Cuba se está haciendo mucho en el tema de la tecnología, aunque no se vea”, aseguró por su parte Hiram Centelles, cofundador de “Revolico”, quien precisó a Efe que los impulsores de estas iniciativas independientes son casi siempre anónimos y se mueven por el instinto cubano de “resolver con lo que haya”.

“Hay muchas aplicaciones muy bien logradas. Se reacciona rápido a las necesidades de los usuarios”, explicó Centelles, quien puso como ejemplo varios productos diseñados por emprendedores independientes para facilitar la transferencia de saldo entre móviles, activada desde el pasado junio por la empresa estatal Etecsa.

“Revolico”, una de las primeras webs de anuncios hechos desde Cuba y en el que se puede comprar y vender desde un portátil hasta una obra de arte, fue censurado por el gobierno cubano en 2008, aunque según Centelles -que reside en España desde 2012- la mitad de las ocho millones de visitas que el sitio recibe al mes se realizan desde la isla.

Con el deshielo entre Cuba y Estados Unidos y frente a la posible avalancha de negocios e inversiones extranjeras, las opiniones de esta comunidad tecnológica “underground” se dividen entre el escepticismo, la cautela y la esperanza.

Para López se debe tener “cuidado y no regalar lo que se ha conseguido”, mientras que Gutiérrez confiesa ser de los escépticos aunque espera que las oportunidades “lleguen rápido”.

“Cuba está lista desde hace 10 años para Internet”, sostiene por su parte Centelles, quien señaló que si hubiera tenido un mayor acceso a la red, la isla sería un país” económicamente y científicamente más avanzado”.

Según datos oficiales, la isla superó los tres millones de usuarios de internet en 2014 y presenta una tasa de conectividad del 5% en un país donde aún no está permitida, salvo casos contados, la conexión a la red desde los hogares.

No obstante, en los últimos años han aumentado las posibilidades de acceso a internet con la creación de nuevas salas públicas de navegación y la apertura de 35 espacios wifi en toda la isla.

Article source: http://www.nacion.com/tecnologia/Tecnologia-underground-Cuba-sociedad-desconectada_0_1509049203.html

Share
 Posted by at 3:42 pm

Los inversores institucionales prolongan la racha alcista de Seúl

 Ciencia  Comentarios desactivados en Los inversores institucionales prolongan la racha alcista de Seúl
ago 312015
 

Seúl, 31 ago (EFE).- La Bolsa de Seúl prolongó hoy su racha de subidas gracias a las fuertes compras de los inversores institucionales, que compensaron las ventas de los extranjeros por las incertidumbres sobre los tipos en EE.UU, evaluaron analistas locales.

El índice referencial Kospi subió 3,82 puntos, el 0,2 por ciento, hasta 1.941,49 unidades en una sesión en la que se movieron 5.930 millones de dólares, mientras el tecnológico Kosdaq, por el contrario, bajó 0,85 puntos, el 0,12 por ciento, hasta los 687,11 enteros.

El principal indicador del mercado de valores surcoreano se vio hoy impulsado por las fuertes compras de los inversores institucionales, que dieron un nuevo impulso al Kospi y prolongaron la racha al alza por quinta jornada consecutiva.

Sin embargo, el índice permaneció en negativo durante casi toda la jornada debido a las ventas de los inversores extranjeros, que optaron por deshacerse de sus acciones por décimo octava sesión consecutiva debido a las incertidumbres sobre una posible subida de los tipos de interés en EE.UU. en septiembre.

En el sector de la tecnología el gigante Samsung Electronics, valor de referencia del mercado bursátil local, cerró la sesión de hoy un 0,74 por ciento al alza.

Cheil Industries, la empresa holding de facto del Grupo Samsung a punto de completar su fusión con la también subsidiaria Samsung CT, avanzó un 7,55 por ciento.

El principal fabricante de automóviles del país, Hyundai Motor, avanzó un 3,47 por ciento, su filial Kia Motors se revalorizó un 2,31 por ciento y el fabricante de autopartes del grupo, Hyundai Mobis, subió un 2,48 por ciento.

Entre los perdedores de hoy, KDB Daewoo Securities vio caer sus acciones un 3,88 por ciento y Samsung Securities bajó un 3,42 por ciento.

La moneda local perdió 8,9 unidades frente al dólar, que se intercambiaba en 1.182,5 wones al cierre de la sesión.

Article source: https://es.finance.yahoo.com/noticias/inversores-institucionales-prolongan-racha-alcista-se%C3%BAl-081855607--business.html

Share
 Posted by at 3:42 pm

Las carreras de ciencias, tecnología, ingenierías y matemáticas …

 Ciencia  Comentarios desactivados en Las carreras de ciencias, tecnología, ingenierías y matemáticas …
ago 312015
 

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

Las carreras universitarias de ciencias, tecnología, ingenierías y matemáticas cuentan con mejores perspectivas laborales, tanto en España como en otros países de Europa, según un estudio realizado por la empresa especializada en la selección de perfiles directivos, técnicos y de responsabilidad Randstad Professionals.

Asimismo, según la compañía, la demanda de trabajadores en estos ámbitos crecerá en Europa por encima de los dos dígitos hasta 2020. En concreto, cifra la variación en el 14% de incremento hasta el final de la década, mientras que el aumento de la demanda para el resto de titulados alcanza, de media, el 3%.

En España, actualmente, los profesionales de estas áreas representan el 1% del total de universitarios, por lo que, según Randstad, existe una brecha entre la oferta del mercado laboral y la demanda por parte de las empresas.

Concretamente, las carreras con mejores salidas profesionales son Medicina, Farmacia, Biología y Biomedicina en el área de ciencias, e Ingeniería Industrial, de Caminos, Informática y de Telecomunicaciones en titulaciones tecnológicas e ingenierías. Junto a estas, las titulaciones de Matemáticas o Física tendrán un aumento de demanda por compañías nacionales e internacionales.

Según Randstad, existen diferencias significativas en las posibilidades de acceder al empleo por parte de los profesionales en función de su especialización en un campo determinado. Por su parte, las Tecnologías de la Información y la comunicación continúan siendo el área que ofrece mayor volumen de oportunidades laborales.

Además, el sector industrial y el gran consumo están impulsando al recuperación de las contrataciones y la generación de nuevos puestos de trabajo entre los profesionales con un nivel formativo más elevado. De hecho, Administración y Dirección de empresas continúa siendo una de las titulaciones con mejor proyección en el mercado laboral.

Igualmente, según el estudio, las empresas demandan determinadas habilidades, como aptitudes comerciales o conocimiento de idiomas. Asimismo, en todas las especialidades, la incorporación de profesionales con formación académica elevada viene impulsada por organizaciones situadas en Madrid y Barcelona.

Article source: https://es.finance.yahoo.com/noticias/carreras-ciencias-tecnolog%C3%ADa-ingenier%C3%ADas-matem%C3%A1ticas-mejores-perspectivas-laborales-084905505.html

Share
 Posted by at 3:42 pm

Marina Oybin

 Ciencia  Comentarios desactivados en Marina Oybin
ago 312015
 

El viento golpea. No hay que perder tiempo. Es necesario trepar por una escalera de soga al rompehielos ruso Vasily Golovnin. Entre la bruma, la escalera que pende de la mole en movimiento se tambalea. Con las herramientas de trabajo al hombro, suben los peldaños de cuerda. Falta poco. Da vértigo.

Antes de decidir emprender este viaje al fin del mundo, los artistas sabían que quizá les pesaría el aislamiento: la señal de Internet es errática, a veces nula; el celular muere. Hay que cumplir rutinas y horarios militares de la base y estar preparado: son muchas las posibilidades de quedarse más tiempo del mes previsto inicialmente. No hay certezas: la vuelta a casa depende del clima.

Viaje al sur del sur para crear. Eso es lo que vivieron un grupo de artistas locales y extranjeros que participaron de las campañas a la Antártida, una residencia artística que organiza el Programa de Arte de la Dirección Nacional del Antártico (DNA), desde hace una década. Sur Polar VI, arte + ciencia en la Antártida, con curaduría de Andrea Juan, reúne obras de los artistas que participaron de las campañas en 2014 y 2015. Es una muestra multidisciplinaria e itinerante: una selección de las ediciones anteriores se exhibió, entre otros países, en China, Australia, Inglaterra y España.

Las bases de la Antártida son una especie de no lugar habitado sólo por residentes temporarios de distintas latitudes. El paisaje bellísimo y al tiempo hostil, y la experiencia compartida dejaron marca profunda en los artistas. Uno de los principales desafíos, cuentan los intrépidos viajeros, fue establecer una buena relación con militares y científicos, quebrar prejuicios. Se sumaron a las tareas diarias: hicieron turnos para la limpieza de habitaciones y baños, se convirtieron en ayudantes de cocina, amasaron pan y hasta colaboraron en la descarga de víveres. Se estableció un muy buen vínculo y hasta hubo una obra a dúo entre una de las artistas y una científica.

Hace más de cinco años que Erica Bohm trabaja en el proyecto “El cristal perfecto”, en base a un modelo matemático ideal. En la Antártida, creó cristales en forma sintética junto a Jéssica Chiarandini, bióloga marina de la DNA, que trabaja en la base con un equipo que analiza muestras de agua. Con un microscopio digital, Bohm tomó fotografías de cristales de cloruro de sodio y agua marina: para ella, un micromundo “de ciencia ficción”.

Proyecto luz: objeto-sujeto es una instalación que reúne una serie de registro de viaje, fotografías con luz plomiza tomadas por Pablo Mehanna, y una investigación de Pablo La Padula, artista y doctor en biología. En una mesa de trabajo como la de los laboratorios, La Padula, actualmente con muestra en La ira de Dios, desplegó su investigación de percepción cromática basada en encuestas a artistas, científicos y militares que convivieron en la expedición en la Base Carlini. Las fotos y los resultados de la investigación revelan una Antártida distinta de esa visión de postal que La Padula define como colonialismo ecológico. Una imagen que busca legitimar una postura política: “Responde a un concepto de ecología y de medio ambiente del primer mundo enfocado en que el tercer mundo sea una reserva natural para ellos”.

Pero, ¿qué ves cuando ves la Antártida? En la instalación es posible analizar gráficos y estudios colorimétricos, y confrontarlos con las fotos, todas tomas directas. Hibridación pura, la obra de La Padula y Mehanna es un mix entre abordaje racional y sensitivo. No encaja en ningún molde: en el laboratorio, la investigación recibiría críticas, al tiempo que para el arte contemporáneo –para el conceptual, claro– la obra no resulta amigable.

Las imágenes de las bases Carlini y Esperanza se suceden: camas cucheta, casitas de barrio utópico en el que todos se conocen y no hacen falta llaves, casino de militares como único lugar de reunión, capilla, ausencia de moneda. Y el paisaje de hielo cerúleo en todo su esplendor. En enero no hay noche. Esos días eternos resultan ideales para el urbanita workaholic. Algunos artistas cenaban y volvían a sacar fotos. La luz era perfecta. Salían aunque el viento diera miedo.

A diferencia de la Base Carlini con habitaciones con cuchetas, la Base Esperanza es un barrio pequeño con casas. No hay puertas con llaves: a modo de picaporte se usan manijas de las que tenían las heladeras antiguas. El sábado es “día de pizza”. Se turnan para cocinar y comparten velada en el casino con cumbia y cuarteto, acompañado con infaltables cerveza y fernet. Aunque racionalizado como todos los alimentos en la base, ese día el alcohol se saborea sin mayores limitaciones. En la Base Carlini, el sábado hay fiesta impostergable con bachata y tragos varios. Hay que atenerse a una regla: las damas sólo pueden bailar hasta dos temas con cada caballero. Es que hay casi cuatro veces más hombres que mujeres.

“Traslaciones sonoras” es una instalación con objetos, sonido y luz, de Mariana Corral y Guadalupe Pardo. Con una serie de cajas de plástico transparente muy resistente, que se usan para el traslado de víveres a la Antártida, las artistas crearon una obra que exhibe el mecanismo interno. En las bases, esos cajones sirven para guardar ropa, llevar objetos, se los ve en las casas apilados, en el casino. En ellas se trasladan también muestras que recolectan los científicos: es un mobiliario clave. Cuando el espectador pasa cerca de la instalación, se escucha el crujido de témpanos milenarios que se derriten en la costa, también el sonido del viento. Son registros capturados en la Antártida con un dispositivo piezoeléctrico, procesados y reconstruidos con softwares de programación. El viento es tan fuerte que a veces se lleva por delante cuerpos y cosas. Impide salir hasta que se amansa.

Desnuda, apenas cubierta con una manta, Natacha Voliakovsky permaneció a la intemperie en una performance supervisada por un médico de la base. El viento y el frío arremetió contra su cuerpo. Esa misma manta grisácea, precaria, que se usa para cubrir las cuchetas, está plantada en una de las paredes con la inscripción del gimnasio de la base: “Para realizar un gran cambio en tu cuerpo se necesita coraje”.

Hipnóticas, las fotografías de Nicolás Trombetta son escenas cinematográficas y al tiempo deslumbrantes pinturas. Es curioso: apenas uno ve sus fotos en sala recuerda paisajes del romanticismo nórdico. Si bien aquí no hay huellas de esa angustiante atracción del abismo, la potencia de la naturaleza es la misma. Esa magnificencia estremece.

Artista viajero, Trombetta, que está exponiendo en la galería parisina Fait Maison, arrancó con sus exuberantes retratos pop en Mar de Ajó. Con clima onírico, en las series “Ser Nube”, “Ser Tierra” y “Nueva Atlántida”, naturaleza y hombre se fusionan. En sus series posteriores, la naturaleza irrumpe amenazante. Siguió con viajeros imaginarios en el hotel Boquitas Pintadas cuando ya estaba deshabitado. Con luz cálida y envolvente, construye escenas que son enigmas. Les da vida a personajes que luego habitan sus obras.

Trombetta creó un personaje ficcional llamado el errante: en la Antártida, se caracterizó (con mameluco de vellón y guata, diseñado por él mismo) y encarnó a una criatura deshumanizada, impredecible. Deja rastros, desata remolinos de nieve, se arrastra como extraño animal, desaparece. Apenas se deja ver: su figura es difusa, siempre fuera de foco. En estas fabulosas fotos performáticas todo es verosímil. No hay artilugios técnicos.

Aun cuando el viento pegaba con furia, cámara en mano, Trombetta salía a recorrer la zona cercana a la base. Por cuestiones de seguridad, solo está permitido alejarse un kilómetro a la redonda: nunca solo. Es que perderse o sufrir un accidente puede devenir en final trágico. Hay un médico y un enfermero, sí, pero la vuelta fugaz a casa no es tarea sencilla. Además, hay que ser híper cuidadoso: se corre el riesgo de dañar fauna y flora. Entre el sonido del viento que aturde, Trombetta dispara su cámara. Sus fotos más documentales son frescas, eluden la precisión de la toma controlada. Uno teme toparse con el errante.

Ya sobre el final del viaje hubo cambio de rumbo para los artistas que hacían pie en Base Esperanza y tenían que regresar a nuestras pampas. Como el clima impidió anevizar, el rompehielos Vasily Golovnin, que reemplaza al Irízar, los llevó a la Base Marambio. Pero allí no había camas disponibles. Gentil, el capitán del buque les ofreció quedarse hasta que pudieran llevarlos nuevamente a la base.

Sin pausa, dos helicópteros del buque abastecían a las bases. Mariana Corral y Guadalupe Pardo hicieron un video donde registraron la vida en altamar, el trabajo de descarga de víveres y combustible, y carga de deshechos. Por las noches, el buque descansaba sobre el campo de hielo. No lo anclaban. Luego, avanzaba embistiendo monumentales témpanos. La cuarta noche de viento huracanado, el capitán argentino y el capitán ruso acordaron apagar las luces de proa. Hubo silencio. Desde la cubierta, las artistas proyectaron su video sobre el interminable campo de hielo. Durante dos horas, la tripulación se vio reflejada en los témpanos. Más tarde, en una ceremonia compartida, brindaron con vodka y fernet.

Sur Polar VI: Arte + Ciencia en la Antártida se puede ver en el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur, en el Espacio Memoria y Derechos Humanos (Ex ESMA), Avenida del Libertador 8151, de miércoles a viernes 9 a 17; sábados, domingos y feriados de 12 a 20 hasta el 27 de septiembre. Gratis. Las residencias para artistas se realizan en Base Marambio, Carlini o Esperanza, de enero a marzo. La convocatoria finaliza el 1 de octubre. Más información en www.dna.gov.ar/DIVULGAC/CULTURA/CON VART16.PDF

Article source: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-10871-2015-08-30.html

Share